El amor al mundo

Devocionales cristianos – Mensajes Cristianos

“…No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él…” 1 Juan 2:15

El Apóstol Pablo nos dice en unas de sus cartas que ahora en Cristo nueva criatura somos, las cosas viejas pasaron he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17) los cristianos son nuevas criaturas desde su interior. El Espíritu Santo les da vida nueva y ya no serán los mismos jamás.

O hemos sido reformados, rehabilitados, reeducados; somos una nueva creación, viviendo en vital unión con Cristo. Convertirnos en cristiano no es meramente dar vuelta a una hoja nueva, sino empezar una vida nueva bajo un nuevo maestro.

Anuncios

Juan en este versículo concuerda con Pablo, primeramente que nada desde que aceptamos a Cristo en nuestro corazón el Espíritu nos aparta del mundo y nos une a Dios, quiere decir que ya no le perteneces al mundo sino a Dios, cambiaste ya de dueño, mientras estábamos en el mundo eras propiedad de Satanás, ahora estas en Cristo él es tu dueño.  Pero Satanás no dejará que fácilmente te vayas así no más.

Él intentará siempre seducirte y enseñarte cosas nuevas que te estás perdiendo, no améis al mundo, el mundo natural a pesar que es creación de Dios ha dejado a Dios, las personas no les interesa Dios ni que se les predique, Juan nos dice que si andamos con Cristo y amamos a Dios y si el Espíritu Santo mora en nosotros, no amemos al mundo porque lo que hay en el mundo no es de Dios: fiestas, parrandas, alcohol, Drogas, prostitución, delincuencia, nada de eso pertenece a Dios sino al mundo y los que han puesto la mano en el arado no deben desear eso, el deseo del cristiano es otro alabar a Dios, orar, ayunar y servirle.

El mundo se caracteriza por tres actitudes:

(1) Deseos de la carne: afán por la satisfacción de deseo físico, la carne siempre le va a pedir al hombre su vieja naturaleza, es una guerra interior, Jesús en una ocasión dijo el Espíritu a la verdad está dispuesto pero la carne es débil. Estamos dispuestos a escuchar la palabra pero la carne nos hace resistencia en guardarla.

Anuncios

(2) Deseos de los ojos: acumulación de las cosas materiales. Se dice que nos llenamos primero los ojos antes de comprar. Siempre queremos más y mas nunca nos saciamos, queremos todo lo que el otro hermano tiene.

(3) Vanagloria de la vida: obsesión con el nivel social o la importancia de uno. «Yo soy más que cualquiera», «sé más que tu», «tengo más dinero», «no eres nadie»; las personas se mueren por el dinero, gastan más de lo que tienen, viven una vida endeudada para aparentar tener y al final los bancos te acosan para que les pagues, se pasan todo un mes ahorrando para comprar un celular de último modelo, para después tenerlo sin saldo para llamar.

Al final de todo Dios no te va a pedir tus logros universitarios, ni cuentas bancarias, ni diplomas. Solo te preguntará «¿qué hiciste con mi hijo Jesús?»; no amemos al mundo, el mundo no da nada bueno solo tristeza, sufrimiento y dolor, Cristo da vida y vida en abundancia.

Acerca Juan Carlos Jimenez

Mi mayor deseo es predicar la sana doctrina, presentar a Jesucristo como único medio de salvación, nuestra doctrina es, Jesús Salva, Jesús Sana, Jesús Bautiza, Jesús viene pronto. no hay otro medio (Hech 4:12) . Soy un siervo de Jesucristo, no me atribuyo nombres solo siervo de Jesucristo.

También Revise

Central de Sermones... Mensajes Cristianos

¿A quien iré sino a Ti?

Reflexiones Cristianas, ¿Sabías que yo ordeno tus pensamientos para realizar tan acertadas determinaciones, de las cuales ahora te jactas que eres tú? Nunca ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *