La encuesta

Reflexiones Cristianas

Un hombre solo, pescaba desde la orilla del río. Se le vio allí, sin moverse por muchas horas sin que pescara algo. Al preguntársele cómo podía permanecer tanto tiempo en ese lugar en vano. Su respuesta fue: -No me interesa pescar, sino pasar horas tras horas pensando en nada hasta que transcurriera el día.

A otro hombre se le vio en una estación de ferrocarril con la vista fija en el último carro del tren que se alejaba, y al perderlo de vista, hacía lo mismo con el siguiente tren que salía, y al preguntársele qué era lo observaba, respondió: -No veo ni quiero ver nada en el tren, sólo hago esto para pasar el tiempo todo el día sin pensar en algo.

Un tercer hombre vimos en el puerto con la vista en el horizonte. Al situarnos a su lado, pudimos ver que un barco venía y que él no le perdió de vista hasta que entrara al puerto.

Entonces ponía su vista otra vez en el horizonte para recibir un nuevo barco. Se le preguntó si esperaba alguno en particular, y esto fue lo que respondió: -No, ninguno me interesa para nada, todo lo hago para dejar pasar el día sin pensar en las cosas que pudiera hacer.

Indiscutiblemente que cada uno de estos hombres pasaban por una terrible depresión y que enfrentar la realidad era su mayor temor. Pero algo común se pudo conocer que había en ellos: cuando se les preguntó si conocían a Jesucristo, dijo el primero de una manera seca y determinante: -He oído mucho; pero no me interesa nada.

El segundo no fue tan áspero; aunque muy pesimista: -Dicen que hace milagros; pero no lo he sentido en mi vida. Mientras tanto, el tercero, respondió un tanto a lo moderno y con mucho resentimiento: -Es el medio que tiene la iglesia para ganarse la vida.

Otros tres hombres en actividades diferentes a los tres primeros fueron escogidos. Uno, en una parada de ómnibus entre la caída de la tarde y el anochecer, silbaba alegremente.

Al preguntársele debido a qué era la alegría, respondió: -Regreso a casa con la familia, luego los motivos para estar feliz me sobran.

Otro fue visto cuando se dirigía a su automóvil a temprana hora en la mañana. Cantaba una alabanza dando gracias a Dios. Se le preguntó por qué hacía eso: -Dejo a mi familia en paz en la casa, tengo un medio para ir a trabajar y tengo trabajo, y todo esto, gracia a Dios.

Por último, el tercero se le vio pintando su casa. Con extrema agilidad subía y bajaba corriendo las escaleras con el recipiente de pintura en la mano izquierda y con la brocha en la derecha, a duras penas podía sujetarse.

Se le preguntó por qué le hacía tan feliz pintar la casa. No le dio importancia al trabajo que le daba pintar y sólo se centró en la casa: ¿Que si soy feliz por tener una casa? Claro que sí, muy feliz.

Lo común entre estos tres hombres consiste en el parecido de sus respuestas al preguntárseles a cada uno: -¿Sabes quién es Jesucristo?

El primero: -La razón de mi vida.

El segundo fue muy explícito: -Él me dijo una vez “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al padre, sino es por mí”. Juan 14:6. Yo escogí ese camino y nunca me ha faltado. Mi compromiso ha sido no dejarle de alabar.

El tercero no fue menos elocuente. Al preguntársele si conocía a Jesucristo, nos dijo: -Tengo ya cincuenta y siete años, ¿y por qué creen que tengo tantas energías y fuerzas? –él mismo se preguntó y se respondió –Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. Filipenses 4:13.

Mi querido lector, la vida sin Cristo se vuelve depresión, tristeza, ansiedad y vanidad. Algo que se busca y nunca se encuentra. En cambio, en Él es paz y llenura, las mismas, que sólo el Señor te puede dar.

© Antonio J. Fernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca 030922@msn.com

Mi nombre es Antonio Fernandez, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

También Revise

Soportemos las adversidades y dificultades

Soportemos las dificultades

Reflexiones Cristianas; Necesitamos poner nuestra mirada el Jesús en medio de las adversidades, y aflicciones debemos confiar que Él no nos dejara y que lo..

Un comentario

  1. Antonio Fernandez Arias

    Tocayo, hermano Antonio J. Fernández me goze con la encuesta y estoy de acuerdo con usted de que solo Jesucristo es paz y llenura y solo Él nos la puede dar mi nombre es Antonio A. Fernández, que Dios le bendiga abundantemente.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.