La soberbia

Devocionales Cristianos… Mensajes Cristianos

Con el avance de la ciencia y la técnica, las personas se han visto obligadas a andar de pueblo en pueblo y a veces de país en país por razones de estudio o trabajo. En todas las ciudades del mundo hay un constante mover.

Unos que vienen para la ciudad y otros que la abandonan por lo que casi nadie se conoce y mucho menos se establecen relaciones amistosas, aún ni con los propios vecinos. Las viejas costumbres van desapareciendo en la medida que la revolucionaria nueva era trae los cambios.

Sin embargo, esto no fue siempre así; hubo una etapa de la vida en que en todos los pueblos, y sobre todo si estos eran pequeños, que todo el mundo se conocía, porque todos trabajábamos y estudiábamos en la misma ciudad y raras veces alguien se ausentaba de ella.

En estos pequeños pueblos generalmente existía un personaje fuerte, abusador, intimidador y guapetón al que llamaban el guapo del barrio. Este individuo dominaba todo el barrio y, cuando no, gran parte del propio pueblo.

No gustaba trabajar; pero sí vestía bien y pasaba la mayor parte del día de bares y cantinas donde siempre encontraba un grupo de temerosos aduladores que le pagaban sus tragos y le reían sus chistes. Yo conocí uno que le decían «El Bravucón» que era impetuoso; pero veamos qué pasó con este sujeto.

El Bravucón medía más de seis pies de alto y pesaba unas doscientas cincuenta libras en pura musculatura. Cuando hablaba -o mejor cuando gritaba, porque no sabía hablar- parecía como que estaba tronando y a todos le llamaba la atención ver de dónde salía aquel torrente de voz tan potente; ocasión que aprovechaba nuestro protagonista para poner las reglas de su juego. Él mismo se identificaba, no necesitaba presentador y aunque todos lo conocían; pero por si en el bar alguno de los presentes no era del pueblo y estaba sólo de paso, decía: -Aquí llegó El Bravucón y trae hambre y sed-

Aquel día llegó El Bravucón al bar de Tata Cuñengue que estaba localizado en el barrio llamado Tubela de este pequeño pueblín. Al hacer su entrada, gritó como siempre: -Aquí llegó El Bravucón y trae hambre y sed-. Monguito que era uno de sus principales aduladores, no le hizo esperar y de inmediato le trajo un bocadillo acompañado con un trago de aguardiente que era su bebida predilecta.

El Bravucón no daba las gracias, acostumbraba agradecer al fiel servidor con un ligero golpecito en las costillas que lo doblaba a un lado y después mirando para el dueño del bar gritaba: -Tata, ya tú no puedes-. De esta manera continuaba una ronda de servidores y cada uno iba pagándole tragos y poniéndole un bolero en el traganickel del bar de acuerdo a su deseo para ser recompensado con el golpecito en las costillas y aquello de Tata ya tú no puedes.

Por fin, entra al bar, un desconocido. Se trataba de un alfeñique que no pesaba más de 115 libras. El Bravucón al ver el diminuto hombrecillo, se cegó por sus impulsos de abusador, caminó unos pasos y de un salto cayó sentado en la barra del bar y comenzó a observarlo.

El hombrecillo pidió un vaso de leche y tranquilamente bebía en medio de la jauría, cuando tronó la voz de El Bravucón: -Hoy voy a hacer todo al revés que de costumbre. Oye Monguito, ponme un disco de Orlando Contreras; cualquiera, el que te parezca. Y tú, siete mesino, págame un vaso de aguardiente para que empieces a aprender que yo me llamo Cándido; pero me dicen El Bravucón-

El humilde personajillo se volvió hacia él, poniendo a un lado el vaso de leche y le dijo -No me han enseñado a pagar lo que no debo y mucho menos a un grandulón como tú-.

El Bravucón saltó de la barra lleno de ira para hacerle tragar las palabras al pequeñín; pero al caer se torció un tobillo y su dolor era tan intenso que a penas podía caminar. Entonces el hombrecillo se adelantó y cogiéndolo por el cabello obligaba a caminar a El Bravucón, quien entre quejidos por el horrible dolor, se dejaba llevar, caminando con mucha dificultad por causa de su tobillo y muy encorvado para estar a la par con su oponente.

El pequeñín halándolo por el pelo con la mano izquierda, aprovechaba la derecha para de cuando en cuando pegarle unos golpecitos por las costillas al tiempo que le decía -Toma Candito, toma Candito-.

Finalmente, lo sacó del bar y lo dejó tirado en la acera. Posteriormente se dirigió al dueño y le dijo: -Tata o como usted se llame, cierre este bar por el día de hoy, y el resto de la gente, ¡fuera todo el mundo de aquí!-.Nadie se atrevió a contradecir lo dicho por el vencedor. Todos salieron y el bar empezó a cerrarse.

La pequeña figura del hombrín se iba ya, cuando Tata Cuñengue lo interrumpió: -Oiga, por favor, tengo una curiosidad. ¿Cómo se llama usted?-. A lo que él respondió: -Mi nombre es Amoroso Noble; pero me dicen Amansaguapo-.

De esta manera la soberbia de El Brabucón fue echada a tierra por la sencillez de un hombre insignificante por su estatura; pero grande de corazón. En este mundo existen muchos soberbios; mas no faltará el día que serán puestos en su lugar. Por eso usted amigo que lee este artículo, si es todavía uno de ellos, reflexione en esto antes de continuar: …Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Santiago 4:6

© Antonio J. Fernández. Todos los derechos reservados. 

Acerca 030922@msn.com

Mi nombre es Antonio Fernandez, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

También Revise

Reflexiones Cristianas.. Una ciudad sin enfermedad

Una ciudad sin enfermedad

Reflexiones Cristianas. Le pido perdón a Dios por haber abierto mucho la boca y no se cuantas personas pude haber dañado más que ayudado, realmente la lengua..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *