Por fe levantamos nuestra iglesia

Devocionales Cristianos… Mensajes Cristianos

¿A qué vamos a la iglesia? ¿Qué nos darán en ella? ¿Cómo nos ayudaría a mejorar nuestras vidas? Sin dudas que estas son las primeras preguntas que nos hacemos cuando somos invitados a asistir, por primera vez, a alguna iglesia.

Nadie se pregunta cómo estos hermanos levantaron esta iglesia y cuánto trabajo tuvieron que pasar.

Para empezar, una iglesia no es el local donde se celebra el servicio o donde vamos simplemente a oír un sermón. La iglesia, en el sentido amplio de la palabra, es mucho más que eso. Es uno mismo, es la unión de todos los hermanos formando un solo cuerpo, que es el cuerpo de Cristo. Donde todos estamos llamados a practicar el amor al prójimo y adorar y alabar a Dios.

El comienzo de muchas iglesias tienen un denominador común, las células. Éstas consisten en pequeños grupos de hermanos reunidos en una casa para nutrirse de la palabra de Dios y levantar líderes capaces de llevar la palabra en un futuro no muy lejano. Después que estas células han crecido y han alcanzado cierto grado de madurez, las unimos para formar la iglesia. Este período de tiempo lleva mucha dedicación, amor y preparación; pero por encima de todo mucha fe.

En el levantamiento de nuestra iglesia, tuvimos que jugar certeramente con todos los elementos antes mencionados; pero naturalmente, en el que más tuvimos que afianzarnos fue en la fe. Es curioso, porque nosotros estábamos seguros que tendríamos la iglesia, sin embargo, a la hora de rentar el local donde habríamos de comenzar, vacilamos un poco en cuanto a si lo podíamos pagar.

Nos reunimos para llevar a votación el lugar escogido, a mí personalmente me pareció muy caro para empezar y por lo poco que éramos, no creía que podíamos -con los diezmos y ofrendas- pagar los gastos del inmueble. En cambio, nuestro un querido hermano dijo: –Si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a ese monte: Pásate de aquí para allá, y se pasará; y nada os será imposible, Mateo 17:20– y continuó diciendo: -Si somos siervos del Señor y uno de nuestros fines es hacer que los demás también tengan fe en Dios, debemos predicar con nuestro ejemplo.

Aquellas sabias palabras del hermano y su fe que lo habrían hecho vencedor de tantos embates en su vida, me tocaron muy fuerte. Rápidamente me di cuenta que el hermano estaba claro y que sin fe es imposible agradar a Dios. Mi respuesta no se hizo esperar, levanté mi mano positivamente y todos coincidimos que en dicho local estaría el templo de nuestra iglesia.

Si negamos que hemos tenido que pasar por pruebas, no estaríamos siendo honrados; pero en medio de todas ellas, el Señor nos ha guiado y para su gloria, las hemos vencido. Si negamos que en algunos momentos han existido pequeñas diferencias entre hermanos, tampoco estaríamos siendo honrados, porque lo verdaderamente importante es que todas las hemos superado y cada día seremos más sabios para superar todos los obstáculos que el enemigo ponga entre nosotros y Dios, porque todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

El levantamiento de nuestra iglesia ha estado sujeto a una prueba de fe y amor donde todos los hermanos nos esforzamos por mantener allí un lugar santo para que nos gocemos de la presencia del Señor que nos ha colmado de bendiciones y está permitiendo un crecimiento progresivo de la membresía y una notable expansión de los ministerios.

Ahora usted hermano, que ha entrado a estas páginas tal vez sin saber cómo; pero que algo le ha hecho detenerse en ellas, te puedo decir que nada es por casualidad. Usted puede tener paz y fe porque Cristo lo ama como a mí.

Él sólo quiere que le entregue su corazón y que se abra a recibirlo. Si no tiene donde ir, la iglesia El Nuevo Pacto, la que se levantó por fe, tiene a Jesucristo que lo espera para darle amor y bendiciones. Allí lo esperamos.

© Antonio Fernandez. Todos los derechos reservados.

Mi nombre es Antonio Fernandez, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

También Revise

Reflexiones Cristianas.. ¿Quieres prolongar tu vida

¿Quieres prolongar tu vida

Reflexiones Cristianas, lo espiritual puede llevar a la enfermedad física. Por eso Jesús sana primero lo espiritual, en caso de ser endemoniado debe limpiar..

Un comentario

  1. LEONARDO ANTONIO BRITO

    Saludos a todos, la Palabra Mt 16 16-20 nos dice sobre la Iglesia del Señor no son» menbresias ni redes de templos Cristianos», construida en la persona de Pedro. Dios les bendice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *