Honrando a tu padre

Mensajes Cristianos… Devocionales Cristianos

Quiero comenzar con una experiencia que tuve en Cuba hace apenas un par de semanas. Se trata de un joven –llamémosle HG- proveniente de una gran familia y muy amiga a la nuestra. Sus padres que viven en Estados Unidos, me encargaron que lo visitara y le entregara algunas cosas que ellos le enviaban.

No fue necesario que le visitara, el propio HG en cuanto supo que yo me encontraba de visita en Cuba, fue a verme; Pero pronto pude darme cuenta que está siendo afectado grandemente por el alcoholismo. Aunque se veía sobrio en ese momento, sus manos temblaban y articulaba con dificultad. Le entregué sus cosas y charlamos largo rato acerca de lo preocupado que sus padres estaban por él.

Tres días después HG regresa por una segunda visita, pero esta vez, aunque no borracho, se le notaba que había bebido una pequeña cantidad de alcohol. No obstante continuamos la conversación que habíamos dejado, y es aquí que nos deja la oportunidad de ministrarle. Mi esposa y yo le hablamos de lo mucho que el Señor podía hacer por él, si accedía a que entrase en su vida. Rehusaba a todo y evadía todo con bromas hacia la iglesia y hacia el Señor. Entonces el Señor me dejó ver que usara la relación de padre a hijo que sería efectiva.

Pues bien, le pedí que me diera la opinión que él tenía de sus padres, y no se hizo esperar: -¡Maravillosos! –Me respondió sin titubeos –son los mejores del mundo. Me lo han dado todo.

Entonces procedí a la siguiente pregunta: -¿Y tú no crees que tus hijos también sean merecedores de un padre como el tuyo ha sido contigo? –Sí, yo lo soy con ellos. –Pero, ¿hasta cuándo?, volví a preguntar, porque con ese estilo de vida que llevas, pronto les faltará.

HG profundamente preocupado bajó la cabeza y por primera vez comenzó a tomar las cosas en serio. Finalmente permitió que oráramos por él, y el resto se lo dejamos al Señor.

De manera que el señor sabe cuan grade es el papel del padre en la familia y quiere que lo tengamos presente a fin de que a través de ello conozcamos cuanto más nos ama él, que es el mejor de los padres.

Hoy con esta predicación, quiero recordar, un día que a veces pasamos por alto, y es el tercer domingo de junio, que es EL DIA DE LOS PADRES, que como el día de las madres, sin desdorar a ésta, debemos celebrarlo con júbilo y admiración a nuestro padre.

Lucas 15:11-32Y dijo: Un hombre tenía dos hijos; 12 Y el menor de ellos dijo á su padre: Padre, dame la parte de la hacienda que me pertenece: y les repartió la hacienda. 13 Y no muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, partió lejos á una provincia apartada; y allí desperdició su hacienda viviendo perdidamente. 14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una grande hambre en aquella provincia, y comenzóle á faltar. 15 Y fué y se llegó á uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió á su hacienda para que apacentase los puercos. 16 Y deseaba henchir su vientre de las algarrobas que comían los puercos; mas nadie se las daba. 17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! 18 Me levantaré, é iré á mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; 19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como á uno de tus jornaleros. 20 Y levantándose, vino á su padre. Y como aun estuviese lejos, viólo su padre, y fué movido á misericordia, y corrió, y echóse sobre su cuello, y besóle. 21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo, y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. 22 Mas el padre dijo á sus siervos: Sacad el principal vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y zapatos en sus pies. 23 Y traed el becerro grueso, y matadlo, y comamos, y hagamos fiesta: 24 Porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; habíase perdido, y es hallado. Y comenzaron á regocijarse. 25 Y su hijo el mayor estaba en el campo; el cual como vino, y llegó cerca de casa, oyó la sinfonía y las danzas; 26 Y llamando á uno de los criados, preguntóle qué era aquello. 27 Y él le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha muerto el becerro grueso, por haberle recibido salvo. 28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase. 29 Mas él respondiendo, dijo al padre: He aquí tantos años te sirvo, no habiendo traspasado jamás tu mandamiento, y nunca me has dado un cabrito para gozarme con mis amigos: 30 Mas cuando vino éste tu hijo, que ha consumido tu hacienda con rameras, has matado para él el becerro grueso. 31 El entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas. 32 Mas era menester hacer fiesta y holgar nos, porque este tu hermano muerto era, y ha revivido; habíase perdido, y es hallado.

Un verdadero padre siempre está abierto a perdonar su hijo, siempre que éste haya venido al arrepentimiento, pero este mismo padre tiene que estar en la posición de corregir al hijo para hacerle comprender su falta, aunque para esto tengamos que ser un poco duros. En los versos anteriores el padre perdonó sin vacilación; pero primero el hijo vino al arrepentimiento.

Es increíble lo que un padre es capaz de hacer por un hijo. En una ocasión, un amigo conversaba conmigo mientras su pequeña hija de sólo tres años jugaba a nuestro alrededor. De pronto a alguien se le cayó de la mano una botella que contenía un líquido irritante salpicándole sus ojitos. El grito de la niña fue estremecedor; pero el auxilio del padre fue realmente novedoso, lo que yo vi es verdaderamente indescriptible; pero trataré de describirlo.

El padre saltó sobre la niña y con su propia lengua lamía sus ojitos mientras ella gritaba desconsoladamente, pero el padre continuaba despejando los ojos de la niña con su lengua hasta que al fin se escuchó: -estoy bien papá – entonces el padre irrumpió en llanto de emoción, al tiempo que abrazaba la hija. Yo me había quedado perplejo sin poder hacer nada, y sólo él tuvo esos reflejos por una sola razón, ERA SU PADRE.

La tarea de la madre, en la vida del hijo, es tan grandiosa, y el amor de ella por éste es tan probadamente insuperable, que muchas veces no reconocemos el del padre; pero los padres que llevan con honor su función, son importantes y necesarios hasta cuando están separados por grandes distancias. Los hijos debemos reconocer esto honrando a nuestro padre.

Conclusión

Éxodo 20:12 «Honra a tu padre y a tu madre para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da

Este es el primero de los mandamientos en que se hace una promesa, Jehová tu Dios, te alargará la vida por honrar a tus padres. De modo que Dios siendo el padre por excelencia, aspira a que los hijos honren en todo momento a los padres.

Que el tercer domingo de junio sea el día, no de honrar al padre, sino de festejar por todos los días que se le ha honrado.

© Antonio J. Fernández. Todos los derechos reservados.

Acerca 030922@msn.com

Mi nombre es Antonio Fernandez, soy profesor universitario de matemática, y hace más de 20 años que sirvo al Señor. Mi esposa y yo asumimos el compromiso de serle fiel cada día de nuestras vidas, y de predicar Su palabra para cumplir con la misión que Él nos entrego.

También Revise

Soportemos las adversidades y dificultades

Soportemos las dificultades

Reflexiones Cristianas; Necesitamos poner nuestra mirada el Jesús en medio de las adversidades, y aflicciones debemos confiar que Él no nos dejara y que lo..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.