Preparándonos para el final

Génesis 7

No siempre el fin es la culminación de todo. Puede ser el final de una etapa brillante para comenzar otra mejor.

Muchas personas muy buenas consiguen grandes logros, alcanzan sus metas pero muy difícilmente las sostienen.

Anuncios

En algunas ocasiones llegar a la cúspide es fácil, lo difícil es sostenerse en ese lugar.

Por lo general los seres humanos siempre nos preparamos para conseguir metas, no para mantenerlas.

La justicia y la santidad no es asunto de un día, es una lucha continua. V 1 “Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación.”

No siempre el fin es la culminación de todo. Puede ser el final de una etapa brillante para comenzar otra mejor.

Anuncios

Muchas personas muy buenas consiguen grandes logros, alcanzan sus metas pero muy difícilmente las sostienen.

En algunas ocasiones llegar a la cúspide es fácil, lo difícil es sostenerse en ese lugar.

Por lo general los seres humanos siempre nos preparamos para conseguir metas, no para mantenerlas.

Siempre debemos saber que por cada siete cosas buenas solo hay una mala. El problema es que siempre preferimos ver lo malo más que las cosas buenas. V 2 “Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación.” Tu esposo(a), tus hijos, tienen muchas cosas buenas, disfrútalas y no te amargues solo mirando lo malo de ellos.

Dios es bueno y en su misericordia nos da tiempo para organizarnos, no desperdicies ese tiempo en cosas inservibles. V 4 “Porque pasados aún siete días, yo haré llover sobre la tierra cuarenta días y cuarenta noches; y raeré de sobre la faz de la tierra a todo ser viviente que hice.”

Anuncios

Las necesidades deben servirnos para acercarnos a Dios y para buscar la forma de superarnos día a día. Por el diluvio Noé tuvo la necesidad de entrar en el arca. V 7 “Y por causa de las aguas del diluvio entró Noé al arca, y con él sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos.”

Todos nos preparamos para el nacimiento y muy pocos lo hacen para la muerte. Prepararnos para la muerte no significa resignarnos a ella, significa preparar nuestra vida para que nuestra muerte no se convierta en carga para los demás.

La biblia nos registra ejemplos de siervo de Dios desorganizados, que después de su muerte dejaron a su familia con deudas y con muchos problemas. 2 Reyes 4: 1 “Una mujer, de las mujeres de los hijos de los profetas, clamó a Eliseo, diciendo: Tu siervo mi marido ha muerto; y tú sabes que tu siervo era temeroso de Jehová; y ha venido el acreedor para tomarse dos hijos míos por siervos.”

Dios nos manda a poner nuestra vida en orden. 2 reyes 20: 1 “En aquellos días Ezequías cayó enfermo de muerte. Y vino a él el profeta Isaías hijo de Amoz, y le dijo: Jehová dice así: Ordena tu casa, porque morirás, y no vivirás.”

Prepárate el final de cada etapa de nuestra vida termina pronto. La etapa en que tus hijos son niños, jóvenes o están solteros terminará pronto, disfrútalos mientras están contigo.

Nuestra vida en el matrimonio será siempre una luna de miel, si aprendemos a prepararnos para el final de cada una de las etapas que lo conforman, los 20, los 40, los 50 o cualquiera que sea tu edad es una etapa maravillosa si la sabes disfrutar.

Toda etapa de nuestra vida sea buena o mala pronto terminará prepárate para comenzar la que sigue.

Acerca Pastor: Jose Luis Dejoy Solarte

También Revise

Devocionales Cristianos - Nuestra Cita

La Fe y La medicina

Esta corta palabra Fe, muchas veces no se le combina en la mezcla de la medicina por parte del Impartidor o administrador de salud sea médico, enfermera o...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.