¿Quien es un ladrón?

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas – Texto Biblico: «No juzguéis, para que no seáis juzgados. 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medidoMateo 7:1-2

Habían al final de la vida de Jesús en la cruz del calvario dos ladrones, me llama la atención que eran dos (Mateo 27:38; Marcos 15:27).

Ambos estaban allí para ser ajusticiados por ser ladrones, y tenían la dicha de estar al final de sus días a la par de Jesús, como una gran oportunidad en sus vidas.

Anuncios

Uno de ellos se creía más justo que el otro y comenzó a insultar a Jesús, el que había supuestamente robado más le dijo a Jesús que se acordará de él cuando viniese en Su reino y Jesús al ver su arrepentimiento le dijo: Hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso (Lucas 23:40-43).

El otro que al parecer había robado menos no le quitaba el ser ladrón, pero solo se dedicó a insultar a Jesús (Lucas 23:39). Había algo dentro de el que se sentía más justo que el otro, y se perdió en las tinieblas y llamas del infierno.

Las personas que se creen justas

Casi siempre las personas que se creen justas miran de menos a los que ellos consideran pecadores, y eso aleja aún más a los pecadores del perdón.

Los verdaderamente justos sienten mucha carga por los perdidos que más bien interceden por ellos, y buscan el momento para poder compartir del verdadero evangelio, ya que también se estuvo en las mismas filas de la perdición y pueden entender a los perdidos que así como ellos. También ellos eran duros de corazón y alguien estaba intercediendo por ellos para que llegaran al conocimiento de Jesús.

Anuncios

Recuerda algo, el ladrón es ladrón por robar un centavo, y no se diferencia del que roba millones, ambos están pedidos y ambos requieren acercarse a Jesús para conocerle de verdad.

Ahora analiza bien y te preguntaré: ¿has robado algo que valga un centavo o un poco más?

Pues déjame decirte que eres un ladrón o ladrona, y no eres diferente al que roba millones. Ambos necesitan el perdón y cambiar el corazón corrupto.

Los que juzgaban a la mujer adúltera fueron sorprendidos en que ellos también eran igual que ella, y no se habían dado cuenta hasta que Jesús los delató y los evidenció en sus corazones, y no pudieron contra sus propias conciencia (Juan 8:3-10).

Recuerda si eres un hijo o hija de Dios muéstralo siendo compasivo y no justiciero, pues lo primero te eleva a hijo o hija de Dios, y lo segundo te reduce a un miserable hijo o hija de Satanás

No juzgues para que no seas juzgado. Juzga con justo juicio y ese justo juicio te llevará a saber que tu eras antes así también.

Anuncios

© Dr Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

También Revise

Devocionales Cristianos - Nuestra Cita

La Fe y La medicina

Esta corta palabra Fe, muchas veces no se le combina en la mezcla de la medicina por parte del Impartidor o administrador de salud sea médico, enfermera o...

5 comentarios

  1. Muy linda reflexion… Es de mucha pero mucha bendición!!! Gloria a Dios!!! Desde Argentina 🙋‍♂️

  2. blank
    María de los Santos Cahuich Sánchez

    Dios bendiga su vida Pastor muy bueno el mensaje, que nos indica que no juzguemos a nadie, porque también nosotros cometemos algunos que otros pecados

  3. blank
    william zambrano

    Gracias pastor por enseñarnos la Palabra de Dios y edificar nuestras vidas. Bendiciones, william Zambrano de Bogota Colombia.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.