La invitación del Rey

Devocionales Cristianos | Mensajes Cristianos

Texto Bíblico: Mateo 22:1-14

¿Entendió lo que acaba de leer? ¿Le habló Dios a su corazón?, deseo y espero que haya sido así.  Nuestro Señor Jesús usaba parábolas para explicar de forma más sencilla algo que podría ser complejo, pero aún así hay quienes leen y no pueden entender, así mismo en esta parábola, había quienes fueron invitados por EL REY y rechazaron la invitación tal vez porque no entendieron la importancia de la misma.

Note que al comenzar la parábola dice que el reino de los cielos es semejante o parecido a un Rey que hace una fiesta para su hijo y llama a los invitados. Aunque todavía no he preparado la boda de ninguna hija mía supongo que las invitaciones serán selectivas, por una u otra razón tendremos que escoger a los invitados, y los llamaremos para recordarles la invitación; así mismo nosotros somos invitados al reino de los cielos y el Rey nos envía sus siervos para recordarnos la invitación.

A través de los versículos que siguen Dios trajo a mi mente momentos en los que alguien me habló de Jesucristo y yo presente mis excusas, tenía que estudiar o trabajar o cualquier cosa que podía inventar, la verdad no me interesaba, sin embargo El Rey volvió a enviar a otros siervos y una de esas veces acepte la invitación.

Ahora me pongo a pensar en aquellos que no solo rechazan la invitación del Rey sino que además matan a sus siervos, ¿sabe cómo? Ignorando y alejándose de aquellas personas que les hablan de Jesús, a veces hasta dejando de frecuentar amistades de años por el solo hecho de ser Cristianas, matan a los siervos del Rey, a veces menospreciando la importancia del evangelio.

Sabe, esta parábola la había leído antes pero esta vez resaltó a mis sentidos el versículo 11 donde el Rey ve a los convidados y se da cuenta que había un hombre que no estaba vestido de boda, pero si vemos los versículos anteriores después de que los primeros invitados rechazaron la invitación, el Rey había enviado a sus siervos a invitar a «buenos y malos» y no dice nada de que estaban vestidos apropiadamente, como es que el Rey se da cuenta que había un hombre que no había estado vestido de Boda? Pues déjeme decirle lo que el Señor me hizo entender, si recibimos la invitación y la aceptamos entonces debemos vestirnos adecuadamente, es decir si creo en mi corazón y confieso con mi boca que Jesucristo murió por mis pecados y resucitó y que por su gracia ahora soy salvo entonces acepte la invitación, y al aceptarla mis vestiduras cambian y no hablo de la ropa que usaremos para ir a la iglesia el domingo, sino del vestido que usaremos diariamente y que se refleja en la actitud de nuestros corazones que están sujetos a las reglas del Rey, porque si fui invitada y acepte la invitación entonces debo acatar y sujetarme a las indicaciones del Rey que me invito.

En Colosenses 3:10 nos habla claramente de cómo debe ser nuestra nueva vestidura,» 5 Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría. 6 Por estas cosas viene el castigo de Dios. 7 Ustedes las practicaron en otro tiempo, cuando vivían en ellas. 8 Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno. 9 Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios, 10 y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador». Se dio cuenta, el Rey puede distinguir entre sus invitados porque se comportan de diferente manera, sus vestidos fueron cambiados, poco a poco y se van pareciendo a su creador. Así mismo distinguirá a aquellos quienes entraron a la boda pero se guían por sus propias reglas y cambian sus vestiduras de acuerdo a su parecer, ellos dice la palabra serán echados.

He sido invitada a esa Boda; sé que estoy entre los muchos llamados, pero quiero estar entre los pocos escogidos, necesito cambiar mis vestidos y la mejor manera de hacerlo es siguiendo diariamente las indicaciones del Rey a través de su palabra, «la Biblia».

Y usted, ¿fue invitado? Tal vez recién se da cuenta de que fue invitado y rechazó la invitación, no se preocupe El REY volverá a enviar a sus siervos solo asegúrese de no «matarlos», acepte la invitación y cambie sus vestiduras.

La invitación está hecha y la Boda espera por Usted. Lo invito a que visite una iglesia en su área o converse con ese amigo que usted sabe conoce al Señor. Si desea escríbame un mensaje con gusto contestare.

Acerca Mariaelena Cruz Castro

También Revise

Soportemos las adversidades y dificultades

Soportemos las dificultades

Reflexiones Cristianas; Necesitamos poner nuestra mirada el Jesús en medio de las adversidades, y aflicciones debemos confiar que Él no nos dejara y que lo..

Un comentario

  1. Gracias por sus devocionales son muy edificantes Dios Los bendiga.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.