Encontrar a Cristo

Reflexiones Cristianas

Reflexiones Cristianas.. Lectura Biblica: Lucas 2: 8-20

INTRODUCCIÓN

No es sólo la principal misión de nuestra vida, sino también una necesidad existencial: queremos encontrar a Cristo, queremos tener la certeza de que Dios existe, queremos encontrar el sentido de la vida. Porque en el fondo sabemos que nuestra mente aspira a conocer la verdad absoluta y nuestro corazón no se contenta con cualquier bien finito; nuestro corazón está hecho para alcanzar a Dios, el único bien infinito y eterno.

Lo reconozcamos o no, todos llevamos en el corazón ese profundo vacío que nada ni nadie puede llenar, sólo Dios. Claro que en muchas ocasiones preferimos acallar ese grito sordo de nuestro corazón y lo silenciamos con “comida chatarra”: buscamos opacar ese clamor existencial con fiesta, con diversión, con un afán desmedido por comprar y conseguir la última versión del teléfono, del Smart watch, de los lentes o de los zapatos de moda.

Anuncios

Quizás tratamos de ocultar nuestro vacío rodeándonos de amistades o de diversión y amores mundanos… Posiblemente, almas pagadas de sí mismas, soberbias y pseudointelectuales, se llenan la boca con las teorías y suposiciones científicas que niegan la existencia de Dios “porque no es científicamente comprobable”.

Pero en el fondo, tarde o temprano, nos damos cuenta de una realidad: no hay nada ni nadie en el mundo que pueda llenar esa ansia de infinito y nada ni nadie puede callar esa pregunta, esa búsqueda de Dios y esa necesidad existencial de reconocer al Creador.

QUIERO VER UNA SEÑAL

Los pastores que fueron testigos del nacimiento de Cristo también tenían esa misma sed de infinito, esperaban un salvador que los liberara de la opresión. Aunque sus aspiraciones eran muy mundanas, Cristo mismo viene a hacerles ver que no necesitaban un salvador de los romanos, sino alguien que los libere de las tinieblas y de la esclavitud del pecado (Romanos 8:2).

Ellos no sabrían por dónde empezar a buscar, por eso Dios les envió a su ángel para hacerles saber que el Salvador les acababa de nacer. Sin embargo, los pastores querían un salvador guerrero, que aplastara con brazo poderoso a los poderes paganos de los romanos (Salmos 89: 10).

Anuncios

Igual que muchas veces los incrédulos están esperando un Dios como si fuera una máquina expendedora a la que le echas unas monedas (quizás algunas obras buenas o unas oraciones) y a cambio te da lo que quieres. Como si Dios fuera el genio de la lámpara y le tuviéramos que ordenar cuáles son nuestros deseos.

Por eso un buen padre, no le da a escoger a su hijo pequeño si prefiere comer dulces y comida chatarra o frutas, verduras y pescado; porque ya sabe la respuesta y sabe muy bien qué es lo que lo hará crecer sano y fuerte. De igual manera, Dios nos da, no lo que creemos que necesitamos, sino lo que realmente es bueno para nosotros.

Dios sabe que los pastores no lo van a entender, así que les da una señal inequívoca de que Cristo ha llegado para salvarnos: “Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre” (Lucas 2:12).

No está Dios en los grandes rugidos, en las manifestaciones soberbias de poder, no está en el estruendo, ni en el fuego, ni en el terremoto, sino en un susurro apacible y delicado (1 Reyes: 11-13). Tan delicado como un recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre.

La única señal que recibiremos de la presencia de Dios en nuestra vida, será una señal suave, delicada, casi imperceptible y si traemos los audífonos puestos no la escucharemos de ninguna manera. Si no hacemos silencio en nuestra vida, pasará desapercibida. Hay que esperar el anuncio de Dios que puede llegar por la lectura en el silencio de nuestro corazón (Mateo 6:6) de la Sagrada Escritura; por una reflexión de un hombre de Dios; por ese grito sordo de la naturaleza que con su belleza y su imponencia manifiesta el poder de Dios; por la belleza de una inocente alma infantil que nos dice que Dios existe.

Anuncios

Pero también podría llegarnos por una situación crítica como el dolor, un fracaso estrepitoso, la muerte de un ser querido, una grave dificultad que nos hace sentirnos como realmente somos: indigentes, pequeños, débiles; y que sólo en Dios somos fuertes (Salmos 89:26; 94:22; 95:1)…

Dios escogerá el momento y la hora de revelarse en nuestra vida; sin duda nos sorprenderá, como a los pastores, pero al mismo tiempo nos llenará de paz. Encontraremos a Cristo si lo buscamos, lo veremos llegar si lo esperamos, estaremos listos para recibirlo si nos preparamos.

Pero siempre tenemos que estar ciertos que buscamos a Cristo porque Él nos buscó primero y que lo amamos porque Él nos amó primero (1 Juan 4:19) y murió por nosotros no por ser buenos, sino por ser pecadores (Romanos 5:8); porque no vino a llamar a los justos sino a los pecadores (Lucas 5:32).

© Miguel Angel Prado. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Reflexiones Cristianas

Acerca Miguel Angel Prado

Fiel seguidor de Jesucristo y amante de la palabra de Dios.

También Revise

Reflexion Cristiana | Gozo del Señor |

Gozo del Señor

Reflexiones Cristianas. En este tiempo de pandemia debemos asegurarnos tener ese gozo del Señor en nosotros al tener a Su Hijo como nuestro Señor y Salvador...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.