El que quiera salvar su vida…un relato de tu historia

Reflexiones Cristianas

Introducción

La medicina, una área de la ciencia de mucha bendición sobre la faz de la tierra, donde se nos enseñó sobre el poder qué hay en la relación médico – paciente, donde hay mucha información que aprender, donde se nos enseñaba la clave para poder ayudar a sanar las diferentes dolencias, con el sólo hecho de la confianza, respeto y el interés en ver sano a un paciente.

La empatía la cual encabezaba esa relación médico paciente, para poder empezar el fluir de la sanidad a través del personal de salud.

En la experiencia personal, como médico, puedo ver esa gran verdad que nuestros antecesores, quienes escribieron esos tomos de la ciencia médica, algunos con una fe en Jesucristo, otros no, pero ese legado lo creemos los que fuimos llamados a esta carrera de la vida, así como no podemos ignorar que fuimos llamados a formar parte de las filas del Médico de médicos y Rey de Reyes, Señor de señores, y debemos estar conscientes de ello.

Anuncios

No podemos practicar la medicina sin esa plena conciencia y entrega de Dios obrando a través de nosotros.

Las diferentes enfermedades algunas muy contagiosas, otras medianamente contagiosas y otras levemente contagiosas, que han sido tomadas en la historia de una manera discriminatoria otras no contagiosas pero muy mortales.

En todos los tiempos Dios ha preparado y entrenado personas en cuerpo y alma para poder hacerle frente a estos males.

El escoge su personal de salud y así como en cada área, pero en este caso, su personal de salud específicamente, escoge los más entrenados y capacitados para seguir dando esa confianza, sanidad y la semilla de la palabra.

Actualmente se ha volcado todos esos conceptos inherentes de la medicina o se han extremado de una forma que ya la medicina, no es la misma. Nace otro sistema de manera sutil, que nada tiene que ver con la confianza al contrario, marca la desconfianza, nada que ver con la empatía, sino el “yo soy limpio de ese mal y tu estás mal».

Anuncios

Donde estar sano será considerado un privilegio de ciertas castas y la salud un arma para poder solicitar de las personas su lealtad, su servicio y su sometimiento total.

¿No me cree? Ahora verá por qué la desconfianza en la medicina: no es lo mismo aquel médico que llega de paciente ante sus colegas y al llegar a la consulta como un paciente normal y está frente a su supuesto sanador o el que tiene los secretos médicos para devolverle la salud, está cubierto su rostro desde su cráneo, rostro, y todo el cuerpo, el médico comienza a observar la medicina como algo que genera desconfianza, lo ven como un sospechoso y las preguntas que le hacen son tan hirientes como que tiene o querer encontrarle lo que todos sospechan aún sin ser así.

Pero ese traje de distanciamiento lo dice todo y sin ver los rostros de sus tratantes, ese médico comienza a despertar que ya no está en los tiempos de antes, sino que el sistema de la medicina es ahora otro, aún sin fundamento, pero el terror y pánico ha paralizado aún a aquellos que practican dicha ciencia, la cual por eso en el jardín del Edén se le llamó El árbol de la ciencia del bien y del mal.

Ahora está frase coge un tremendo significado, en el libro de Daniel capítulo 12 :4 dice que la ciencia se aumentará, no se nos explica si la del bien o la del mal, porque eso depende de quien la esté manipulando y practicando.

El médico ahora al ver cómo le toman su muestra y lo infructuoso que resulta desde el lado del miedo tomar una muestra de sangre o lo traumático que es una extracción de muestras de sus fosas nasales y causando sangrado algunas veces, con el rompimiento de toda regla médica que es uno de los mayores principios de la Bioetica que todo estudiante y profesional de la salud debe guardar y practicar: Primum non nocere (Lo primero es no causar daño).

Anuncios

Todo lo que esté violentando este principio mundial de la medicina entonces significa que ya todo ha cambiado.

Ahora el médico sentado en la silla del paciente puede saber que no existe lo que él siempre practicó: la empatía, el amor al prójimo como su principio bíblico fundamental.

Al salir aquel galeno con su ropa de paciente ahora puede entender una palabra que la escuchaba de diferentes personas pero no la había llegado a entender o percibir con esa dimensión y es la misma: Discriminación por su supuesta condición de salud.

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

También Revise

Devocionales Cristianos - Nuestra Cita

La Fe y La medicina

Esta corta palabra Fe, muchas veces no se le combina en la mezcla de la medicina por parte del Impartidor o administrador de salud sea médico, enfermera o...

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.