La Ley de Moisés y la Ley de Cristo

Reflexiones Cristianas

Prédica de Hoy: La Ley de Moisés y la Ley de Cristo

La ley mosaica se enseñoreaba del hombre y podía darle muerte sin misericordia

Esta ley tomaba más fuerza por el pecado que impera en la naturaleza humana, por eso cuando una persona era encontrada en pecado, los hombres o mujeres no tenían misericordia y hacían que la persona que había infringído la ley, por haberla descubierto en el delito o pecado lo pagara con su vida y así los demás solo comentaban lo malo que dicha persona había hecho, haciéndose pasar ellos por «Santos».

Jesús nos evidencia un grave problema de la ley Mosaica aplicada en ese tiempo, y era que no tenia misericordia y por tanto no podía dar vida tampoco a los que estaban sin pecado manifiesto o sea que ellos pecaban pero nadie lo sabía, porque lo hacían desde su mente morbosa o mente enferma. Lo pensaban y lo imaginaban, pero no lo expresaban externamente porque les matarían según la ley.

Por eso cuando trajeron a la mujer encontrada en el pleno acto del Adulterio como se narra en el libro de Juan capítulo 8:

«Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, 4 le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. 5 Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres.(A) Tú, pues, ¿qué dices? 6 Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. 7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. 8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. 9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. 10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques másJuan 8:3-11

Aquí vemos que Jesús les conocía a todos y el libró a esa mujer y también puso en evidencia a todos que ellos habían cometido tal acto sin cometerlo físicamente y otros si y no habían sido declarados culpables para muerte porque nadie lo sabía, pero Jesús les dijo: «el que miraré y codiciaré a una mujer ya cometió adulterio en su corazón.»

Por eso Jesús pide que tengamos misericordia de las personas y podamos restaurarles en amor.

Gálatas 6:1-2 dice: “Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.” (LBLA).

«Pero yo os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazónMateo 5:28 (Ley de Cristo)

En nuestras orejas tenemos dos arcos que se forman de lo que anatómicamente sería parte del Anti Helix, anti trago y concha, y en las puertas de Jerusalén tanto la del oriente y occidente es igual dos arcos formados, por eso Jesús dijo: «….misericordia quiero y no sacrificios…» (Mateo 9:13).

Debemos ser misericordiosos con nuestro prójimo que nos pide perdón y no jueces sin argumentos y sin la autoridad requerida.

La ley de Cristo da vida en su misma muerte y resurrección a todo aquel que cree en el poder de su sangre preciosa, capaz de limpiar lo más sucio de cualquier persona que tan solo se acerca y cree con un corazón arrepentido y la misericordia de Jehová vendrá en su pronto auxilio.

Dios nos ayude a tener empatía y así ser más misericordiosos porque ya no es la ley mosaica en nosotros, sino la ley de Cristo en nosotros.

Si Él nos perdonó, ¿quien somos nosotros para no perdonar?

El que no perdona, tampoco será perdonado, según la ley de Cristo. (Mateo 6:14-15)

Dios les bendiga a todos.

© Dr. Mauricio Loredo. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Reflexiones Cristianas

Acerca Dr. Mauricio Loredo

Me convertí a Cristo en mi cuarto año de medicina. Decidí en ese año darle mi carrera al Señor todopoderoso. Soy otorrinolaringologo por la Gracia De Dios, y servimos con mi familia activamente en la actualidad en la iglesia Local Betania.

También Revise

Orar y ungir a los enfermos

Orar y ungir a los enfermos

Reflexiones Cristianas.. ¿Por qué ungir a los enfermos? Tratare de explicarlo como médico Cristiano y la autoridad que se me confiere para poder explicarlo.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.