Inicio / Predicas Cristianas / Mayordomía pactual

Mayordomía pactual

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Génesis 1:24-31

Y dijo Dios: «¡Que produzca la tierra seres vivientes: animales domésticos, animales salvajes, y reptiles, según su especie!» Y sucedió así. 25 Dios hizo los animales domésticos, los animales salvajes, y todos los reptiles, según su especie. Y Dios consideró que esto era bueno, 26 y dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Que tenga dominio sobre los peces del mar, y sobre las aves del cielo; sobre los animales domésticos, sobre los animales salvajes, y sobre todos los reptiles que se arrastran por el suelo.» 27 Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó, 28 y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.» 29 También les dijo: «Yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla y todos los árboles que dan fruto con semilla; todo esto les servirá de alimento. 30 Y doy la hierba verde como alimento a todas las fieras de la tierra, a todas las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se arrastran por la tierra.» Y así sucedió. 31 Dios miró todo lo que había hecho, y consideró que era muy bueno. Y vino la noche, y llegó la mañana: ése fue el sexto día

Creemos y afirmamos que somos la Iglesia del Pacto, Dios en su misericordia ha establecido con su pueblo una pacto de gracia y todas las Sagradas Escrituras dan testimonio de él y por lo tanto, “El Pacto” es el marco en donde se desarrolla la relación entre Dios y el hombre, así que la mayordomía cristiana, es decir, la administración de todas las cosas que son de Dios tiene que tener como marco de referencia la doctrina del pacto.

Anuncios

No podemos abordar la una sin considerar la otra y el mejor punto de arranca es el relato de la creación. Si usted lee cuidadosamente todo el capitulo 1 vera que en el proceso creativo Dios afirma que “todo era bueno en gran manera”, pero al terminar su obra en el sexto día afirma “consideró que era muy bueno.”

En el sexto día de la creación vemos como Dios creó a los animales y al hombre dándole a este una distinción especial, única y personal, lo hizo a “imagen y semejanza de Dios” y por lo tanto, lo dejo a cargo de toda su creación.”

El significado del pasaje evidentemente es que el hombre fue creado parecido a Dios en algunos aspectos importantes”. En esta sección del sexto día de la creación nos interesan los versos 27 al 29 porque representan lo que muchos teólogos han llamado “El Mandato Cultural”. ¿Por qué le llaman el “mandato cultural”?

Es muy claro que parte del plan original de Dios es que toda la creación rinda adoración a Dios en cada una de sus manifestaciones y que nuestra tarea era dirigir a la creación para que esto fuera posible.

Anuncios

Al caer el hombre en pecado, la creación misma cayó con él y por lo tanto, en lugar de hacer que la creación le rindiera adoración a Dios nuestro pecado nos ha llevado a adorarnos a nosotros mismos y adorador todo lo creado, sin darle a Dios merito alguno. Pero ahora, en Cristo hemos sido redimidos y este mandato sigue vigente para todas nuestras relaciones con la creación misma.

Siendo que en Cristo hemos sido restaurados a la imagen de él, nosotros debemos ser administradores pactuales de su gracia en la creación.

Ser administradores pactuales de Dios en la creación implica:

1. Reconocer el diseño original. Génesis 1:26ª. “y dijo: «Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza.” Dios nos hizo únicos, nada en la creación de Dios es hecho a “imagen y semejanza” de Dios, así que no podemos compararnos con otra especia de la creación porque esto no es posible desde el punto de vista bíblica. Así que la pregunta es “¿Qué es la imagen de Dios en el hombre?

El punto de vista común sobre la imagen de Dios, se relaciona con la moral, lo ético y las habilidades intelectuales, pero una opinión más reciente, basada en la gramática hebrea y el conocimiento del antiguo Cercano Oriente, interpreta esta frase como: «Hagamos al hombre como nuestra semejanza» (en hebreo la preposición se puede traducir como).

En tiempos ancestrales, un emperador podía dar la orden de alzar estatuas de sí mismo hasta el lugar más remoto de su imperio, así se sabría que esa área estaba bajo su poder y gobierno. Así, Dios situó al ser humano como símbolo de sí mismo en la tierra para representar su Reino”.

Anuncios

Sin embargo, a causa del pecado no podemos reconocer que estamos en este mundo para administrar y gobernar la creación de Dios y hemos explorado a este misma con consecuencias desastrosas para nosotros y nuestros hijos, no tenemos control ni siquiera de nosotros mismos, pero aun así, aunque oscurecida esta imagen y semejanza está ahí.

Ahora bien, Cristo vino a restaurar en nosotros la imagen misma de Dios y por lo tanto, ahora siendo lavados en la sangre del cordero podemos reconocer el “diseño original”. “Puesto que Dios es Espíritu (Jn 4.24), en un sentido normal de la palabra, no podría existir «imagen» ni «semejanza» de Él. Aun más, el hacerse imagen o semejanza está estrictamente prohibido, debido a la idolatría (Éx 20.4-6). No nos debemos hacer imágenes de Dios, porque Él ya lo hizo.

Nosotros somos su imagen; nosotros somos su semejanza. Esta es la razón por la que Dios valora tanto a la humanidad, porque somos testimonio de su majestad en la tierra. y señoree: Gobernar como virrey de Dios.

Así es, la humanidad está para reinar como Dios lo haría (sabia y prudentemente) sobre toda su creación (peces, aves, ganado, y otras cosas). ” ¿Qué implicaciones tiene esto en nuestra mayordomía?

Y la respuesta es “todas las implicaciones”, pues mi vida, tiempo, salud, talentos naturales, dones espirituales y finanzas son de Dios y son obsequiadas a nosotros para administrarlas y gobernarlas a fin de que se rindan ante él en adoración, pero de igual manera podríamos hablar de los hijos, el trabajo, las bienes materiales que tenemos.

La idea de “mi carro, mi casa, mis hijos” debería desaparecer de nuestros vocabulario, son dones de Dios dados a nosotros para gobernar según sus propósitos.

Siendo que en Cristo hemos sido restaurados a la imagen de él, nosotros debemos ser administradores pactuales de su gracia en la creación.

Ser administradores pactuales de Dios en la creación implica

2. Reconocer el propósito original. Génesis 1:28ª. “y los bendijo con estas palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense” La administración y gobierno que Dios ha dado al hombre, no es algo que este desligado de la comunidad pactual y este verso es un ejemplo maravilloso.

Dios le da el mandato al hombre y a la mujer de fructificar y multiplicarse, es decir, esto debe hacer en pareja. La sexualidad y las relaciones interpersonales implícitas (esposo, padres, hijos, etc.) son por lo tanto fruto de esta bendición.

Por favor circule y los bendijo. El sentido de esto es: “La sonrisa de Dios, la calidez de su beneplácito (1.22; 2.3; 9.1; 12.2, 3). Se deleita con lo que ha creado ” Es evidente que Dios ha creado todo para su propia gloria y permite que el hombre administre su creación y esta administración tiene que ser bajo sus términos, no bajo los suyos, es claro que el pecado ha distorsionado esto y que todas las depravaciones sexuales que conocemos y que surgirán por causa del pecado no son el propósito original de Dios.

El propósito que el hombre en comunidad, siendo el matrimonio y todo lo que este implica el primer lugar donde debería mostrarse este gobierno de Dios. Que el hombre al reconocer que es imagen y semejanza de Dios y al reconocer su propósito en la tierra, es decir, manifestar y representar a Dios en cada rincón de esta creación con cualquier manifestación.

Acerca Esaú Reyes De La Cruz

Revise también

Predicas Cristianas... Más allá de lo que ves

Más allá de lo que ves

Predicas Cristianas.. ¿Qué sucede cuando vivimos las circunstancias desde nuestro espíritu? Mares se abren en dos para que pasemos intacto. Una columna de fuego..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *