Inicio / Predicas Cristianas / La gracia salvadora de Dios

La gracia salvadora de Dios

Quiero decirte algo, el panorama ilustrado en esta enseñanza, no era muy halagador, era muy deprimente, un montón de personas golpeadas por diversas enfermedades, un grupo de indigentes, impotentes e imposibilitados, paralizados ante las circunstancias de la vida, yo quiero que mires alrededor y , además, mírate a ti mismo, si tu vida se asemeja o parece a la historia de estos hombres, ¡si andas enfermo, ciego, cojo o paralítico, espiritualmente hablando!, ¡te tengo maravillosas noticias, hoy El Espíritu Santo, te trae un mensaje esperanzador, un mensaje renovado, te trae las buenas nuevas de su evangelio!, hoy te da la mano que durante mucho tiempo el hombre no te dio, ¡Jamás por mis misericordias alguien ha sido consumido, dice el Señor, por el contrario, yo las renuevo cada mañana y hoy quiero entregártelas, mi gracia mi Espíritu Santo lo coloco sobre ti, recibe mi palabra para que la prediques, recibe mi palabra que venda tu corazón quebrantados, recibe mi palabra que te libera del cautiverio , recibe mi palabra que derriba toda venda de ceguera espiritual recibe mi palabra cojo y paralítico, salta de regocijo de alegría sabiendo que ahora eres un árbol de justicia y un plantío del Señor Jesús!, porque mi gracia representada por mi Santo Espíritu está sobre ti¡ ¡Aleluya!

V4. La otra verdad revelada en esta Palabra lo constituye la superstición que envolvía a este grupo de personas, la versión Bíblica Dios Habla Hoy, elimina completamente este versículo, fundamentada en que según los estudiosos de la Palabra tienen serias evidencias, que no era un ángel el que descendía al pozo y movía el agua, sino que era un riachuelo subterráneo que por momentos drenaba al fondo del pozo y esto hacía que burbujas de aire subieran a la superficie y agitaran las aguas, aspecto muy convincente, pues no creo que Dios en su infinita misericordia, apelara a tal método para sanar a los enfermos, ¡ por eso en esta noche quiero que abras tus oídos espirituales, no es el azar, no es la suerte, no es la cinta roja, la mata de sábila o la herradura del caballo tras la puerta, la que te va a dar la sanidad de tu cuerpo y de tu alma, déjame decirte que el único que lo puede hacer en esta noche y ahora, es el Señor Jesucristo, el Dios de la gloria, el Rey de reyes, el Señor de señores y su gracia salvadora y sanadora, recíbela!, recíbela!, recíbela ¡, Aleluya!

Anuncios

V5-V7. Noten ustedes que Jesús se dirigió a solo un hombre, el colocó su gracia en una persona, un hombre postrado, paralítico, con 38 años bajo esta circunstancia que limitaba su vida, seguramente este hombre había recorrido todos los médicos de la época, quizá este hombre acudió a los mas renombrados, brujos, hechiceros y espiritistas, a lo mejor los parasicólogos y metafísicos, le sacaron mucho dinero, pero ninguno de ellos impidió, que el hombre pasara 38 años postrado en una esterilla, dependiendo de alguien, de la misericordia y voluntad de otro hombre, había perdido inclusive, su propia voluntad. Escúchame bien, hoy día muchas personas han perdido, su voluntad para actuar, porque les parece mejor depender de la voluntad de otros, muchas personas, como aquel paralítico, incapaces de caminar en la voluntad de Dios, le encomiendan su voluntad, su familia, su trabajo, sus negocios a brujos y hechiceros, espiritistas, a cualquier persona que valiéndose de la postración paralizante de la persona, lo hace sumir en las profundidades mas oscuras de la naturaleza espiritual de maldad.

El Maestro, conociendo la voluntad del Padre y el papel que vino a desempeñar en la tierra y en ese lugar, le preguntó ¿Quieres ser sano? Parece una pregunta de más, parece inclusive cruel, burlona, preguntarle a alguien que ha pasado 38 años paralítico, si quiere ser sanado, como cuando el novio después de tres años de noviazgo, cada día mas enamorados, le pregunta su novia si quiere casarse con él , o cuando una persona le pregunta a otra que tiene tres días sin dormir, si tiene sueño. Escucha, en la vida hay muchas preguntas como estas, que todavía están esperando respuesta, por que las han considerado tan obvias, que la gente cree que no merecen respuestas, pero que en el fondo, representan la etapa inicial de un proceso de restauración.

La respuesta afirmativa de la novia conduce al matrimonio, la del hombre trasnochado, conduce al sueño, así mismo las preguntas que Dios hoy te está haciendo, conducen a la restauración de las áreas de tu vida que deseas que sean restauradas, solo necesitas la Gracia divina de Dios. Jesucristo hoy te dice ¿quieres ser salvo? ¿Quieres que tu y tu casa sean salvos? ¡Pues ten doy la respuesta deja que mi Gracia, Que mi Espíritu Santo, que mi Hijo Jesucristo llegue a tu corazón, para que comiences el caminar de la victoria, de la conquista, del triunfo que yo obtuve para ti en la cruz del calvario! ¡Aleluya!

Este hombre evadió la pregunta, pues conceptos y argumentos habían tomado su mente y su corazón y no le dejaban avanzar, así se encontraba el paralítico del pozo de Betesda, el ni siquiera afirmó, que quería ser sanado, sino que quiso mostrarle al Señor su impotencia, en su respuesta se reflejaba, que dependía de los demás, ¿Señor, no tengo quien me meta al estanque cuando se agita el agua, mientras yo trato de llegar allí, otro desciende antes que yo. Este hombre no estaba enfocado en la solución de su problema, los conceptos, las tradiciones en las que estaba envuelto, le impedían ver la solución, por el contrario, estaba mas pendiente de los demás, de quién podía llevarlo a las aguas y al ver que por si solo no pudo, delegó es responsabilidad en los demás, buscaba en el resto de las personas, allí presentes, quien le ayudará a llegar al agua.. Una gran enseñanza nos deja este versículo, Dios no quiere que tu dependas de ti mismo, ni siquiera que dependas de los demás, pues su Palabra condena tal dependencia ( Is 31:1 , 30:1-3, Jm 17:5-6) ¿Dios quiere que tu dependas de él, ” Bendito el hombre que confía en el Señor….”, Dios te ofrece su Pan de vida para saciar tu hambre espiritual, Dios te da agua viva, para que saltes para vida eterna, Dios te brinda su luz para que camines en su claridad y en su bendición, Jesucristo es el camino, la verdad y la vida ¡ ¿Aleluya!

Anuncios

V8-V9. Fíjense que ni siquiera por fe, este hombre recibió sanidad, solo obedeció, reconoció la autoridad del hijo de Dios, y es que la Gracia del Padre en el Hijo, la misma gracia que Dios derrama hoy en este lugar, es la que te ordena ¡Levántate! ¡toma tu camilla y anda!, el hombre obedeció la Palabra de Jesús y caminó, Dios pudo sanarlos a todos, pero prefirió mostrar su misericordia con aquel que estaba mas desvalido, fue su decisión incuestionable la que decidió por aquel hombre. Hoy te digo ¡Levántate, Levántate, Levántate!, recoge tu camilla y comienza a andar, te lo ordeno en el nombre de Jesús. Así lo hizo Lázaro cuando Jesús lo resucitó, así lo hizo el ciego Bartimeo cuando Jesús se lo ordenó, fue su palabra, fue su gracia divina, la que lo hizo posible. Aleluya!

V10-V18. Tres aspectos importantes encierra esta enseñanza, el hombre está mas pendiente de las tradiciones que de la gracia salvadora de Jesús, los fariseos, lo único que le importaba era que durante el sábado había reposo, no se podía llevar nada a cuestas, les importó poco el milagro de aquel hombre, como que si Dios, en el día de reposo parara su obra, las plantas dejan de crecer, las personas dejan de salvarse, etc. Fanatismo, religiosidad, Dios no quiere fanáticos religiosos, Dios quiere hombres y mujeres llenos de su Gracia salvadora.

El segundo aspecto relevante, lo constituye, la expresión del verso 13, “..Mira , has sido sanado, no peques mas, para que no te suceda algo peor”, la sanidad física era lo menos importante para Jesús, lo mas importante es la sanidad espiritual, Jesús muestra que la enfermedad de este hombre era producto del pecado y que debía abandonar su vida pecaminosa, para la completa restauración de su vida. Tal vez tu vida pasada, esté llena de errores, pecado, que te ha conducido a un estado postrer que no deseas, pero hoy Jesús te dice , si confiesas tu pecado, yo soy fiel y justo para perdonarlos y limpiarte de toda maldad, por que mi gracia salvadora, esta en este lugar. Para finalizar, la decisión de Jesús, al retar las tradiciones del pueblo Judío y sanar en sábado, a la postre le costó la vida, pero sabes por qué lo hizo, para salvar la tuya y la mía, no le importo sufrir por nosotros……

CONCLUSIÓN.

Dios hoy siente regocijo y mudó su habitación para este sector de la ciudad.

Anuncios

Jesús ha derramado su gracia, su misericordia salvadora sobre nosotros.

El Señor no quiere que dependamos de nosotros mismos, mucho menos de la voluntad de los demás. Él quiere plena dependencia de su Santo Espíritu.

Levántate pueblo del mundo, toma tu camilla y camina en la libertad plena de Cristo Jesús olvida las tradiciones del fanatismo religioso, del legalismo, comienza a caminar en la Gracia salvadora de Dios.

Acerca Pedro Araujo Lemus

Pedro Araujo Lemus. Comunidad Cristiana Luz y Vida. Mérida Venezuela

Revise también

Predicas Cristianas... Defiende la Fe

Defiende la Fe

Predicas Cristianas... Debemos defender a Dios y a Su palabra con argumentos firmes ya que Dios ha provisto razones legítimas para creer en Él, y nos ha mandado...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *