Deseables son mas que el oro

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

«…La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. 8 Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos. 9 El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová son verdad, todos justos. 10 Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal…» Salmos 19:7-10

Introducción:

Había un predicador, que constantemente, no preparaba sus sermones, él decía que Dios le indicaba que debería de predicar al momento de la predicación, un día, abrió su Biblia ante la congregación y lo primero que hay fue el texto que dice, «que quieres que yo haga», no le gusto y abrió por segunda vez, «entonces fue y se ahorco», tampoco le gusto, y por tercera vez abrió su Biblia, ahí halló «lo que has de hacer, hazlo pronto»…. Es indudable que debemos de conocer la Biblia, es necesario que entendamos, que nuestro alimento espiritual es tan importante como el físico, tener un tiempo devocional, hacer una lectura diaria, nos ayuda a conocer más a nuestro Dios. Y Jesús mismo nos refirió «escudriñan Las Escrituras»

Anuncios

1. Deseable es «La ley de Jehová es perfecta que convierte el alma»

En la naturaleza encontramos leyes, estas leyes que Dios mismo proveyó para que el universo, girara por si solo, y cada estación cumpla un ciclo elemental en la vida. Dios el creador y sustentador de todo cuanto existe, así como le dio la facultad a una oruga de convertirse en una hermosa mariposa mediante la metamorfosis, instituyó leyes escritas que nos pueden transformar, una transformación interna la del alma.

Este salmo también nos habla del carácter de la Biblia. Es perfecta. La palabra hebrea significa completa, integral, lo abarca todo. Entonces el salmista nos dice lo que la Biblia hace. Convierte el ama, transformando todo el ser interior de la persona. Son palabras que cambian vidas.

La ley de Dios, tal como está contenida en la Biblia, es el medio principal por el cual Dios revela que el pecado es pecado y el pecador es un pecador, y esta revelación es el propósito principal de la ley. la ley no esta hecha para enseñarnos cómo ser buenos.

Anuncios

El propósito de la ley es convencernos de que somos pecadores y que tenemos necesidad de un Salvador. Una necesidad de vida o de muerte.

La ley ha sido dada para acabar con la hipocresía del corazón humano, Pablo escribe: «Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; ….(Ro. 7:7). Y también escribe: «… a fin de que por el mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso» (Ro. 7:13).

Si examináramos cada uno de los mandamientos dados a moisés, caeríamos en la cuenta de que hemos quebrantada mas de uno, la mentira constantemente va ligada al robo, y el adulterio a la fornicación y al desear a la mujer de nuestro prójimo.

Así como un padre no se deleita en que su hijo desobedezca una orden, que en la mayoría de las veces es dada para su propia protección, y no nos alegramos por una herida producida por dicha desobediencia, así Dios no se deleita en que intrigamos su ley, si no que nos demos cuenta por esa ley, cuan rebeldes somos. Incluso cuando se revela el pecado hay otro propósito que resulta evidente: que habiendo descubierto su pecado las personas puedan volverse a Cristo para que las limpie de todo mal. La función del espejo es que la persona pueda verse la mugre que tiene en la cara, para poder después dejar el espejo, y tomar el jabón, el agua, y poder así lavársela. Por eso las leyes de Jehová son:

«Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.» (vs. 10)

Anuncios

2. Deseable es: «El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.»

Testimonio («prueba del hecho».)

El testimonio de su existencia, va más allá de un racionamiento simple de alguien que no cree, «dice el necio en su corazón, no hay Dios».

Un verso en el libro de Salmos dice, «El cielo proclama la gloria de Dios; y el firmamento anuncia la obra de sus manos.» Los hombres viviendo en los tiempos antiguos miraban al cielo, y veían un testimonio indubitable de la gloria de Dios y de Su poder ilimitado. De día, el sol magistral, otorgando su calor y luz; la negra cúpula de la noche, con su luna misteriosa, y con millones de estrellas y planetas; todo comprobaba la presencia de Dios. Sabios razonaban que estas cosas no se generan de si mismo, pero que un Ser de capacidades infinitas, asombrosas, las creó. Pero no todos se convencen con esta lógica. A pesar de la certidumbre manifiesta, algunos niegan al Creador. Dios le dio testimonio de su existencia a David, pero también de su sabiduría, el pueblo d Israel conoce a Dios que abrió el mar rojo, a quien los libro de los egipcios, quien los sostuvo en el desierto por 40 años, quien los llevo a una tierra prometida, quien escribió la ley en tablas de piedra, etc. Aparte de sus palabras Dios las sustenta por su obra. Y aun Jesús dice:

«Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin» (Mateo 24:14).

Es muy importante hablar de Cristo, pero el verdadero poder de su evangelio dista de solo palabras, e implica un testimonio fiel de quien lo proclama.

El testimonio en las iglesias, sobre todo en aquellas que predican un evangelio, adulterado, donde la justicia de Dios queda a un lado, y se le da cabida al pecado con la excusa de que Dios es un Dios de amor y que el perdona todo. Menospreciando a Cristo y haciendo de su cruz un lugar de vituperio.

Salmo 119:46 – Hablaré de tus testimonios delante de los reyes, Y no me avergonzaré

1 Juan 5:12 – El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

Hay más sabiduría en seguir el bien, que en la insensatez de hacer el mal.

3. Deseables son «Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón»

A veces los hijos piensan de los padres, que son insensibles, irritables, y restrictivos, que a todo dicen «no», que se deleitan en negarles todo, según ellos, a veces pensamos de Dios lo mismo, que el esta sentado, y que a cada petición el nos dice «no», por que le gusta vernos sufrir, y que en cada mandamiento, se reitera la palabra no, no y no. Cuando entendamos que el guardarlos, nos da libertad, Salmo. 119:45 Y andaré en libertad, Porque busqué tus mandamientos.
Deuteronomio,. 10:12 Ahora, pues, Israel, ¿qué pide Jehová tu Dios de ti, sino que temas a Jehová tu Dios, que andes en todos sus caminos, y que lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma; 10:13 que guardes los mandamientos de Jehová y sus estatutos, que yo te prescribo hoy, para que tengas prosperidad?

¿Qué te ha alegrado el corazón en tu vida? Hay algo que valga la pena.

A mi le alegraba escuchar en el vientre de mi esposa a mis hijos. Me alegra saber que han pasado un examen, me alegra saber que han salido de una enfermedad, me alegra salir a pasear, me alegra cuando se acuerdan de mi cumpleaños, cuando alguien me dice te quiero. Etc.
La alegría también proviene de la satisfacción de hacer lo que debemos de hacer, la obediencia trae paz al corazón, un hijo que obedece a su padre, tiene alegría, por que ha su vez sabe que su padre esta satisfecho con el.

4. Deseable es: «Precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.»

(Instrucciones)

Por excelencia la Biblia cuyo autor es nuestro creador, nos da instrucciones para vivir de la manera que Dios estableció, buscando nuestra felicidad, y nuestro seguro futuro en él.

La palabra de Dios nos da claridad para la vida, cuando baja uno a una mina, donde no hay luz, existe una oscuridad total, aunque esperemos que nuestros ojos se acostumbren a ella, no se ve absolutamente nada, y algo pasa, estamos expuestos a peligros, porque? Porque nos falta la vista, quien nos alerta del peligro, con ella evadimos algún peligro en el terreno, percibimos cuando debemos de pasar una calle, reconocemos a nuestros seres queridos, elegimos que llevarnos a la boca, podemos contemplar lo bello que es nuestro mundo.

«He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová» (Amós 8:11).

5. Deseable es: El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre

El temor a Dios, lo podemos definir como, el profundo respeto del poder de Dios, quien puede hacer todas las cosas.

Cuando era pequeño, a mis hermanos y a mi, nos enseñaron a tener un profundo respeto a nuestros padres y abuelos, de tal forma que lo mostrábamos por medio de un beso en sus manos al saludarlos. Teniendo yo amor a mi padre entendía perfectamente también el temor a el, ya que al hacer algo que mereciera su reprimenda, había un deseo de verle, y al mismo tiempo temor de recibir su castigo. Aprendí que se puede amar a alguien y al mismo tiempo temerle. Quizás no represente en toda la extensión el carácter de Dios, y quiero obedecerle mas por quien es, que por lo que puede hacerme.

En fin, el temor de Dios es una frase que significa reconocer que soy responsable ante Dios por mi vida, mis acciones, y mis pensamientos.

6. Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.

De Dios no podemos esperar una injusticia, por el contrario, su juicio es verdadero, no podemos esperar que Dios pase por alto, la maldad del mundo, todos daremos cuenta de nuestros actos. Y esperar justicia por parte de el.

7. Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.

Si usted no ve a Biblia como el tesoro más grande que usted posee no sé qué decirle. Es irónico que haya gente que ve a su cartera con alegría y a su Biblia con desdén, ¡que se entristecen cuando ven un a cartera vacía mientras su Biblia sigue estando llena de promesas!
Debería invertir en la Palabra de Dios también.

Me gusta saber que Dios escribió sus leyes en tablas de piedra y no de oro, para que como hombres entendamos que es más valiosa es su palabra, que la tabla que la contiene, y que no debemos adorar ídolos aunque fueran de Dios mismo hecha de oro, su palabra y su naturaleza son nuestra mayor riqueza.

Y aun mas amarla es lo mejor que podemos hacer, es una gran carta a la humanidad, es Dios mismo dictando la sentencia sobre el pecado a través de la muerte de su hijo, y darlo a conocer. Son palabra tremendamente difíciles de decir, y de acciones que tomar, para darnos salvación, si eso no la hace deseable, no se que lo hará, porque la dolorosa decisión de Dios, es miel para nosotros, y mas valiosa que el oro.

Acerca Juan Benítez Pérez

También Revise

Bosquejos Biblicos... Una Gracia Prometida

¿Qué es la gracia de nuestro Señor Jesucristo?

Predica cristiana, para que la gracia de Dios esté en nuestra vida debemos aprender a vivir haciendo Su voluntad, cumpliendo con Sus mandamientos y sirviendo..

Un comentario

  1. Poderosa y sabía palabra. Cada vez veo mejor su mensaje, yo que cantaba este Salmo y hoy lo «comí» y lo canto con entendimiento. Gracias.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.