Inicio / Predicas Cristianas / Debes tener amistad con Él

Debes tener amistad con Él

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Texto: Lucas 1:30-35 y 38

Introducción:

Hay algo importante que la Palabra de Dios nos va a revelar y es entender que el Espíritu Santo es una persona, muchos de nosotros lo identificamos con las lenguas, o con un fuego que sentimos, tal vez con el poder que nos capacita para hacer algo, pero lo cierto es que Él es en realidad una persona.

1. El Espíritu Santo es una persona

a) Jesús les dijo a sus discípulos (en Juan Cap. 16) A ustedes les conviene que yo me vaya, porque cuando sea quitado, vendrá el Paracletos, el consolador, esta palabra griega que significa el que camina a mi lado; aquel que aboga por mí, el que está constantemente conmigo.

b) Por supuesto que Jesús era el Hijo de Dios, sin embargo, no tenía la facultad de ser omnipresente, es decir estar en todos lados, podía estar en diferentes regiones, pero no podía estar en todos lados al mismo tiempo, entonces les dijo: Cuando yo me fuere, estaré con ustedes todo el tiempo, a cada momento, desde ahora hasta el fin del mundo.

c) Ahora… ¿Cómo viene El Espíritu Santo? ¿Por qué viene? ¿A quiénes visita? Cuando uno lee la historia de María (Lucas 1:30-35 y 38), el instrumento que Dios usó para concebir a la persona de Jesús, puede ver que en el versículo 38 está la clave: Entonces María dijo: Aquí está la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.

d) No se había equivocado El Señor al elegir a María, esta joven, a causa de ese embarazo, iba a sufrir un montón de problemas, imagínese lo que iba a decir el barrio: Mira esta chica como se desvió, vea lo que le está pasando, está embarazada y todavía no consumo su matrimonio.

e) Soporto los comentarios, el ridículo, ella al recibir esa impartición, esa unción, estaba poniendo en riesgo su vida, testimonio y reputación, sin embargo, era algo que ella anhelaba más ese poder del Altísimo que la iba a cubrir más que cualquier otra cosa, por eso, ella dijo: He aquí, la sierva del Señor.

f) Algunos de nosotros, en estos días presentes le hubiéramos dicho al ángel: No podemos negociar un algo que no nos afecte tanto; yo quiero que El Señor me cubra pero mira los problemas que voy a tener, siempre estamos queriendo rendirnos a Él, pero parcialmente, lo primero que tenemos que entender, es que para ser amigos de Dios, de Su Espíritu.

g) Tenemos que estar dispuestos a decirle: Señor, lo que a mí más me apasiona es conocer esa sombra, eso que cubrió a María hace 2000 años atrás, yo siento decirles que hoy puede suceder exactamente lo mismo, diferente clase de ministerio, actividad, dones; pero algo te va a cubrir e impartir Dios, si lo quieres.

h) Hay un manto de poder, hay una palabra de Dios que se tiene que cumplir en tu vida. ¡Hay un propósito y un destino! ¡Él te señaló! ¡Dale gracias por eso! Ella tenía las características de vida, emocionales, espirituales para poder insertar en su cuerpo el Santo ser que iba a salvar al hombre del pecado, esa cobertura, esa presencia del Espíritu Santo es lo que de alguna manera es lo que se manifiesta en cada uno de nosotros.

i) Pero tenemos que entender que debemos pasar por esa misma experiencia de decirle: Señor, he aquí tu siervo, algunos dicen: Yo quiero de Dios, pero que sea a mi manera ¡No, no, no! El siervo de Dios dice: Todo esto es tuyo, todo te pertenece; aquí está mi vida; no importa el costo que tenga que pagar para ser amigo del Espíritu, yo lo quiero ¡Hermano, si Dios te da algo realmente, ya no serás la misma persona! ¡Tendrás algo sobrenatural en tu vida! Va a tener que cuidarlo, alimentarlo, permitir que se desarrolle y sea de bendición para otros, eso es lo que El Espíritu Santo quiere hacer hoy.

j) Hoy en día, nosotros tenemos que identificarnos con Él, hacer como dice en el libro de Corintios, tenemos que mirar a cara descubierta la gloria del Señor, porque al mirar, somos transformados y cada vez nos parecemos más a esa persona que admiramos, eso pasa en el mundo, cuando uno ve a uno de esos fanáticos de Elvis Presley, los Beatles o cualquiera de esos hombres de arte o del deporte, se puede observar que se van mimetizando.

k) Lo comienza a copiar, a identificarse con su manera de ser, de caminar de vestirse, hace todo lo que ese referente hace, pero la Biblia nos habla de no levantar ídolos, ni terrenales, ni los que están edificado por manos de hombre. El (Salmo 115) dice: Para que vas a hacerte ídolos, tiene oído pero no oye, ojos pero no ve, tiene manos pero no hace milagros.

L) Tenemos que amar y seguir al Espíritu Santo, a eso es a lo realmente hemos sido llamados de parte de Dios a vivir, este es el llamado de nuestro espíritu. En (Romanos 8:16) dice que él clama con gemidos indecibles, que expresan: Yo quiero conocer a Dios; Abba Padre. Clama dentro nuestro por lo que está en el cielo, a esto es a lo que tenemos que darles cada día más lugar, debemos ser como Él es, parecernos a Jesús.

2. Las buenas amistades

a) Para llegar a ser como Él, debemos llevar a cabo una amistad, una alianza, imagínese, un hombre llamado David, un ungido de Dios, que huyo de las manos de la violencia y el horror de Saúl, que lo perseguía porque el pueblo lo amaba, por envidia, lo corrió a David, y él se escondió en una cueva, en ese mismo lugar, se encontró con unos hombres que estaban e deudas, en agonía de espíritu.

b) Estaban fundidos, pero la amistad y el contacto con un hombre de Dios, los transformó, esos mismos hombres, que huyeron y se escondieron, después de ese encuentro con David, terminaron siendo hombres valientes que ayudaron al rey en su conquista, dice la Escritura, que terminaron algunos de ellos siendo tan fuertes, que vencieron a miles en una solo batalla, uno de ellos, venció a 800 hombres.

c) Lo que yo quiero resaltar, es que la influencia y la amistad los cambió, si lo que estaba en David se impartió y ministró de tal manera a esos 400 hombres, cuanto más, si nosotros hacemos una amistad con El Espíritu Santo directo, nos va a transformar a nosotros, a través nuestro a los que viven alrededor de nosotros.

d) ¿Sabes que El Espíritu está contigo, en ti y a través de ti? Recuerde, estos hombres confiaron en David, establecieron un puente de confianza que los transformó, necesitamos esa comunión con Dios, no podemos vivir sin buenas amistades, el profeta Daniel, dice la escritura, que tuvo buenos amigos, que juntamente con él, se decidieron en su corazón el no contaminarse con la comida que nos daban dedicada a los ídolos.

e) En ese nuevo imperio donde Israel había sido transportado, a causa de la invasión que sufrió, Daniel se junto con gente que tenía otro espíritu, necesitamos de la amistad, de buenos amigos, y cuanto más necesitamos tener comunión con el Espíritu Santo, necesitamos amistades fieles, sanas, Jesús le dijo a sus discípulos: No solamente son mis siervos, no solamente son mis discípulos; yo quiero que sean mis amigos, el Hijo tuvo sus amigos, el Padre llamó a Abraham su amigo, y el Espíritu Santo está buscando un amigo, ese amigo esta aquí. ¡Yo quiero ser amigo del Señor!

f) No nos tenemos que juntar con malas amistades, así como vemos los beneficios de las buenas, vemos los horrores de malas, Salomón lo hizo, de hecho con mujeres que no pertenecían al pueblo de Israel, lo desviaron, el era bendecido, rico, tenía el poder delegado por Dios, la herencia.

g) Pero todo lo perdió por dejarse engañar con malas amistades que lo sedujeron llevándoles detrás de la idolatría, aceptando otras costumbres, el no había sido llamado a ser idolatra, pero lo aprendió de otros que se le acercaron para desviarlo del camino de Dios, si le paso a Salomón, a Sansón y a tantos hombres en la Biblia, es un llamado de atención, el Señor nos llama a tener cuidado con quienes son nuestros amigos.

Acerca Daniel Tomas

Mi nombre es Daniel Tomas y hace más de 35 años sirvo al Señor. He asumido el compromiso de serle fiel cada día de mi vida y de sembrar mi corazón y ministerio en Su presencia y así llevar mucho fruto. Junto con toda mi familia en enero del año 1994 vinimos a Bariloche a servir en la Iglesia Catedral Familiar, de la Unión de las Asambleas de Dios, ministerio el cual amamos y donde Dios nos trajo para así alcanzar Su sueño, que es ver a esta ciudad y pueblos aledaños rendidos a los pies de Jesús.

Revise también

Cuando el silencio de Dios te cura - Central de Sermones

Legado del padre ante la oportunidad de su hijo hacer grandes cosas.

Predicaciones Cristianas... Cuando vas a guiar a tus hijos en el camino de la vida, este es el precepto que has de seguir: Dios está en primer lugar. Si Él no..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *