Inicio / Predicas Cristianas / ¿Quién es la madre verdadera?

¿Quién es la madre verdadera?

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

1 Reyes 3:16-27

INTRODUCCIÓN:

Que bueno que hagamos una parada obligada todos los años para reconocer a nuestras preciosas madres y decirles cuánto significan para nosotros. Porque una madre será siempre una madre no importa cual sea su condición, como es el caso de esta historia. Estamos en presencia de dos madres que a lo mejor no son los mejores modelos para tocar de quién es la madre verdadera. Pero en efecto, es en este ejemplo donde vemos que la maternidad es un regalo divino indistintamente de la conducta de tal persona.

Anuncios

Esta historia va a mostrarnos la sabiduría con la que Salomón comenzó su ministerio, pero lo que nos llama la atención es que este tercer rey de Israel inicie su reinado con una escena donde dos madres se disputen la pertenencia de un hijo, demostrando con ello lo más grande que posee una mujer: amor por su hijo.

Es verdad que al final de esta historia se va a elogiar al rey Salomón por la manera cómo aplicó su sabiduría, pero no podemos dejar de mencionar como esta extraña historia nos deja lecciones que deben ser aplicadas al momento de encontrar a la madre verdadera y también a esas madres a quien este título les queda muy grande. Así que con esto en mente vamos a abordar este tema. La maternidad no fue dada a un hombre. El diseño de Dios ha sido perfecto desde el principio. Solo una madre sabe lo que es parir a su hijo, por eso ellos son su más grande amor. Entonces, dónde encontrar la madre verdadera.

I. LA CONDUCTA MORAL PONE EN EVIDENCIA A LA MADRE VERDADERA

1. Madres pecadoras vers. 16.

Anuncios

La presente historia nos muestra hasta dónde la conducta moral puede ser cambiada por alguna tendencia del corazón. Dos madres con una moral cuestionada, pues se nos dicen que eran prostitutas. Sin embargo lo que aquí resaltamos es que la mujer no escoge la maternidad, ella forma parte de su naturaleza, aun si su conducta no es la mejor delante de Dios y de los hombres. Así, pues, dos madres en conflicto acuden delante de un juez sabio a resolver una disputa extraña relacionada con su hijo.

No hay madres perfectas, pero eso no les quita a ellas la bendición con la que Dios le ha rodeado. En todo caso es la presencia del hijo lo que honra a ese nombre. Una prostituta no sabrá quien podrá ser el padre de su hijo, pero al final eso no será lo que importa, pues una madre será siempre una madre. Un hijo no escoge a su madre, sin embargo la madre lo reconocerá siempre. La imperfección de una madre no la hace ser menos. Dios le dio ese don. Su hijo es su más grande amor.

2. Madres que matan a sus hijos vers. 19.

Lo que da origen a esta escena conmovedora es la muerte de un bebé en circunstancias muy penosas. Los detalles de cómo se dio la muerte al final no importa, pero lo que si tomamos de esta historia es que hay madres que matan a sus hijos. Sin bien aquí no se ve el elemento de lo intencional, la verdad que sigue conmoviendo el corazón es como una mujer puede matar al hijo de sus entrañas. Y aquí es donde las leyes humanas entran en conflicto con las divinas. Así que, mientras se hacen las leyes para proteger los derechos de la mujer, esgrimiendo con esto que ellas tiene el derecho de elegir si da o no a luz al hijo, hace muchos años Dios legisló para proteger al bebé, diciendo: “No matarás”.

La maternidad sufre los estragos de aquellas mujeres egoístas que por salvar su reputación o porque no estaban preparadas para traer un hijo al mundo, le quitan la vida sin saber lo que ese hijo podría ser en el futuro. Hay otras formas cómo una madre puede “matar” a su hijo. Piense en la falta de corrección, la falta de vigilancia y la continua tolerancia de sus malos actos.

Anuncios

3. Madres conflictivas vers. 20.

Como hemos dicho, en la búsqueda de la madre verdadera nos encontramos algunas que son conflictivas. Observe lo que originó el pleito en estas dos madres. Si bien todo comienza con el sentimiento materno, la perversidad del corazón siempre revelará ese lado oscuro del alma. Hasta lo más insólito aparece en escena cuando hay algo relacionado en la defensa de un hijo. Se cuenta de una madre que entró en un ring de boxeo para ver pelear a su hijo.

Pero cuando vio como el contrincante golpeaba a su hijo, y siendo pequeña de estatura, se abrió paso en la multitud y esquivando a los guardias de seguridad, subió al cuadrilátero, agarró el tacón de su zapato y le propinó una golpiza en la cabeza al otro boxeador, abriéndole una brecha en la cabeza lo cual hizo que el réferi parara el combate. ¿Fue justo eso? ¡No! Pero hasta allí llega una madre por su hijo. Esta historia revela las dos cosas que puede hacer una madre cuando se trata de retener a un hijo: un lado bueno y otro malo.

II. LA ANGUSTIA DEL ALMA PONE EN EVIDENCIA A LA MADRE VERDADERA

1. Hay que traer la angustia delante del Juez vers. 16.

El conflicto de estas mujeres parecía sin solución. El texto revela que nadie vio lo que había pasado. En medio de dos madres de dudosa reputación, una de ella nos presenta su corazón sensible. Una de ellas sabe a quién le pertenece el hijo. Una de ellas sabe que la otra está mintiendo. Pero lo importante de esta historia es el juez ante quien van las dos para dirimir sus diferencias. Es un hecho que solo una de ellas tiene su corazón destrozado, angustiado y hasta ofendido. Pero han acudido ante la persona correcta para resolver el dilema del hijo muerto.

Mis amados, esta historia nos muestra cuánto sufre una madre por el hijo de sus entrañas. Nadie más puede comprender esto sino ellas. Pero también nos muestra la importancia que tiene venir al Juez de su causa. Si bien es cierto que Salomón se está “estrenado” como rey, es una hermosa figura que representa al Señor para resolver el conflicto de un corazón angustiado. Nada es más placentero para una madre que traer su corazón angustiado el Juez que puede juzgar su causa con la más pura sabiduría.

2. Hay que abrir el corazón delante del Juez verss. 17-21.

¡Tremendo lío tenían estas dos mujeres! Bueno, no era para menos. En ese momento estaba en juego la legalidad del hijo vivo. La madre verdadera sabe que fue lo realmente pasó. La madre verdadera no puede equivocarse respecto al hijo que parió. No importa si tiene a penas días de haber nacido, ellas saben por qué son sus hijos. Lo conmovedor de esta historia es cómo un corazón angustiado de la madre se abre delante del juez y expone el dolor que embarga el corazón por el destino final del hijo. Esto nos hace ponderar la diligencia de una madre para acudir a los jueces terrenales por la condición en la que pueda estar su hijo.

Observe el dolor de una madre en un hospital con su hijo, en una cárcel con su hijo, en el logro de sus metas, en la búsqueda de su felicidad. Una madre verdadera abrirá su corazón ante Aquel que es el único que puede dictar justicia. Y la verdad es que no se cansará, ni desistirá hasta lograr este propósito. En algunos casos, como el de esta historia, tendrá que pelear hasta el final. La madre verdadera abre su cause delante del Rey justo.

3. Hay que estar preparado para la decisión del Juez verss. 23-25.

Hemos dicho que esta historia es sorprendente. Su propósito es mostrarnos la sabiduría de Salomón. La manera cómo el rey solucionó este conflicto sorprendió no sólo a las madres que buscaban una salida, sino que a partir de allí todos comentarían y temerían al rey “porque vieron que había en él sabiduría de Dios para juzgar” vers. 28. Y es en esta parte donde se presenta una aplicación que luce extraordinaria al momento de ver la acción del rey Salomón pidiendo una espada para cortar el bebé vivo. Nos revela el uso de la “espada” al momento de escuchar al juez en su veredicto acerca de la causa de nuestros hijos.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Predicas Cristianas... Defiende la Fe

Defiende la Fe

Predicas Cristianas... Debemos defender a Dios y a Su palabra con argumentos firmes ya que Dios ha provisto razones legítimas para creer en Él, y nos ha mandado...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *