Inicio / Predicas Cristianas / Atravesando el día malo

Atravesando el día malo

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Texto: Salmos 27:4-5

Introducción:

El apóstol Pablo les dice a los Efesios que se armen de la armadura de Dios, para que puedan resistir contra las asechanzas del diablo en el día del mal, quiere decir que hay un Día Malo, no ha habido, no hay, y no habrá ningún hombre o mujer sobre la tierra, que no tengan un día malo.

Anuncios


Todos tenemos un día malo, David entendiendo de que había un día malo, decide refugiarse bajo el abrigo de aquel Único, que podría librarlo en ese día, porque que triste es para los seres humanos, cuando el día malo llega y no tienen quien los proteja, no hay una mano amiga que los cuide.

1. ¿Usted ya tiene quien lo proteja en el día malo?

a) Qué lindo es estar seguro, sabiendo que aunque venga el día malo, tenemos quien nos proteja, a David le llego el día malo, llegaron momentos para David en que sintió tan cerca, pero tan cerca la muerte, que en (Sal. 18:4) David dice: Porque lazos de muerte me han rodeado. Pero después, el mismo dice en (Salmos 124:7) Mi alma escapo cual ave de la mano de los cazadores. Se rompió el lazo, dijo, y escapamos nosotros.

b) Entonces quiere decir que es glorioso saber que puede haber un día malo para nosotros, pero que en ese día malo, habrá quien pueda protegernos, todos tenemos un día malo, todos tenemos gigantes que enfrentar, y cuando ese día malo viene, hay veces que nosotros queremos evadir el problema no enfrentarlo, yo te voy a dar un consejo: Gigante que hoy no enfrentes, situación que no confrontas, tendrás que enfrentarlo mañana.

c) El grave problema es que tal vez ahora no te iba ir tan mal como te vaya a ir mañana, fíjese que la Biblia nos enseña que cuando Israel salió de Egipto, y anduvieron peregrinando por el desierto, cuando llegaron a un lugar que se llama Cades-barnea, dice la Biblia que Moisés envió doce espías para que reconocieran la tierra.

Anuncios


d) Fueron y reconocieron la tierra, estuvieron allí 40 días, anduvieron en la tierra investigando, conociendo, analizando, viendo cual era la situación, volvieron después, trajeron uvas y trajeron higos y granados, y cuando el pueblo miro el fruto de la tierra, dijeron: Verdaderamente el fruto de la tierra es bueno, entonces dijeron: Pues que esperamos, vayamos y poseamos esa tierra.

e) Entonces dijeron unos: ¡No!, porque ahí hay gigantes, esa es tierra que traga sus moradores, nosotros no podremos conquistarla, no podremos pelear contra ellos porque son grandes, nosotros cuando los vimos a ellos, parecíamos langostas y así les parecíamos a ellos, y evadieron la responsabilidad de enfrentar a Amalec en ese tiempo.

f) Decidieron regresar y se fueron 40 años al desierto, según ellos para que Amalec se muriera, y después regresar, pero ¿qué paso cuando ellos regresan? Ya no era solo Amalec al que tenían que enfrentar, sino a sus tres hijos, a Iman, Sesay, y Talmai, que eran gigantes, amado o lo que tienes que enfrentar, lo haces hoy, de lo contrario crecerá mucho más para mañana.

g) No sigas dando más vueltas al asunto, confronta tus adversarios hoy, porque Caleb y Josué sabían que ellos si podían derrotarlos, ahora, ¿cuál era el secreto de Josué y de Caleb? La Biblia dice que el joven Josué no se apartaba ni de día ni de noche delante del tabernáculo, entonces quiere decir que el sabia que aunque aquellos eran gigantes, aquel que lo protegía a él, era mucho más grande.

Anuncios


h) El problema es grande, el gigante es grande, la crisis es tremenda, no des más vueltas, hay que enfrentarlo de una vez ¡Enfréntalo!.., Atácalo! Caleb dijo: Subamos, que el amparo de ellos se ha apartado, y Josué dijo: Subamos que los vamos a comer, como pan, los demás dijeron: ¡No!, no podremos ellos son gigantes, nosotros no tenemos la capacidad para enfrentarlos, y evadieron la responsabilidad de enfrentarlos en el día que tenían que hacerlo.

i) Hay un día malo, si no te ha llegado te va llegar, y cuando te llegue, tienes que instrumentar como será la estrategia para derrotarlos, yo creo que los 40 años que se fueron a peregrinar al desierto, Caleb y Josué andaban con aquello en sus cabezas, ¿por qué no los atacamos de una vez? Bien que los hubiéramos podido vencer de una vez por todas.

j) 40 años y volvieron, Moisés muere, Dios le habla a Josué y le dice: Levántate y pasa este Jordán y este pueblo, contigo a la tierra que yo les doy, y pasaron, la Biblia dice que ya al otro lado, después que conquistan Jericó, Josué reúne al pueblo y reparte la tierra, Caleb, no pidió otra tierra más que el monte de Gabaón, y ahí estaban, Iman, Sesay, y Talmai.

2. No permitas que tus adversarios crezcan

a) Yo creo que Caleb le dijo a Josué: Es que yo tengo una espinita con esa raza de gigantes, Caleb, pero ya estas viejo, hermano mío, ya estas viejo, Josué, yo quiero que te acuerdes que cuando Moisés siervo de Jehová estaba vivo, me prometió a mí que él me daría la tierra que piso mi pie, ¡yo quiero ese monte! Pero ahí están los gigantes Caleb, hay Josué, cuando yo vine contigo a reconocer la tierra, yo tenía 40 años.

b) Jehová me ha hecho vivir estos otros 45 años, y soy hombre viejo de 85 años, pero como era mi fuerza en aquel tiempo, todavía es mi fuerza ahora para ir a la guerra, ¿qué le estaba diciendo Caleb a Josué? Entiende esto Josué: A esos gigantes yo los tenía que haber peleado hace 45 años, pero por la rebelión del pueblo yo no pelee con ellos.

c) El hecho de que ya este viejo, no quiere decir que yo los voy a evadir ¡No! Jehová me ha dado esta tierra, yo la voy a conquistar, Dios ha prometido bendición para tu vida, Dios ha prometido prosperidad para tu vida, Dios ha prometido sanidad para tu vida, Dios ha prometido grandes cosas a tu vida.

d) Y de repente el gigante se te pone por el camino y tú ves que el problema está muy grave, y tú ves que la situación está muy grave, y tratas de evadir la responsabilidad de enfrentar la situación en ese momento, no lo rehúyas, porque todo lo que harás es que le permitirás a tu enemigo que crezca, remátalo de una vez.

e) Los problemas hay que cortarles desde que comienzan porque después que crecen, problemitas pequeños dicen, no, eso no me afecta a mí, los que comienzan a tomar dicen, no, eso no me afecta a mí, yo lo puedo dejar cuando yo quiera, a mi el vicio no me domina, y le van permitiendo a su enemigo crecer en su propia vida.

Anuncios


f) Cuando lo quieren echar fuera ya no tienen la capacidad, porque usted solo no va poder, usted necesita hacer lo que David decía: Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura
de Jehová, y para inquirir en su templo.

g) Algunos dicen: No he podido venir a la iglesia porque hay algunos problemas que no he podido solucionar, tú no puedes permitirle a tu enemigo que crezca en tu vida, porque después no podrás controlarlo, después no podrás dominarlo, acabalo desde ahora, atácalo, desde ahora, no le permitas que crezca y se desarrolle en tu vida.

h) Caleb tenía que enfrentar a los gigantes cuando tenía 40 años, pero no los enfrento, tuvo que enfrentarlos cuando tenía 85 años, si tu no lo confrontas, tarde o temprano, tendrás que enfrentarlo, tal vez entonces será peor, tal vez entonces no podrás controlar la situación en tu vida.

Acerca Daniel Tomas

Mi nombre es Daniel Tomas y hace más de 35 años sirvo al Señor. He asumido el compromiso de serle fiel cada día de mi vida y de sembrar mi corazón y ministerio en Su presencia y así llevar mucho fruto. Junto con toda mi familia en enero del año 1994 vinimos a Bariloche a servir en la Iglesia Catedral Familiar, de la Unión de las Asambleas de Dios, ministerio el cual amamos y donde Dios nos trajo para así alcanzar Su sueño, que es ver a esta ciudad y pueblos aledaños rendidos a los pies de Jesús.

Revise también

Estudios Biblicos.. Las diez virgenes

Levántate y arregla tu lampara

Predicas Cristianas.. Esta parábola nos habla de diez vírgenes y estas vírgenes representan la iglesia de Cristo que somos nosotros los que hemos creído en Él. ¿Estas listo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *