Inicio / Predicas Cristianas / Se busca a Ese Hombre

Se busca a Ese Hombre

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Proverbios 20:6; Ezequiel 22:30; Josué 24:15

INTRODUCCIÓN:

Hay una pregunta en la Biblia que tiene que ver con el tema de hoy: “Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará?”. Bueno, hoy queremos conseguirlo.

Esa búsqueda comenzó en el mismo momento cuando el hombre cayó de su estado de gracia a uno de maldición. Después que el hombre pecó, Dios hizo la pregunta: “¿Dónde estás tú?”. A través de los siglos esa búsqueda no ha cesado. Dios creó a un hombre de verdad y lo sigue buscando. Él buscó a ese hombre en Sodoma para no destruirla y no encontró a ninguno. Años después Ezequiel seguiría hablándonos de esa búsqueda en el contexto que dio origen al cautiverio de Israel en su capitulo 22:30.

Dios buscó a un hombre que hiciese “vallado” y que se pusiera “delante de la brecha” para que no viniera el juicio divino, y no lo halló. ¿Qué había pasado? ¿Dónde estaba ese hombre? Cuando uno lee Ezequiel 22 pareciera tener delante las noticias del periódico de cualquiera de nuestras ciudades. La vida no vale nada. Al parecer valen más sus adornos y sus lujos que la vida misma. Al igual que los tiempos previos a la destrucción y deportación de Jerusalén, los profetas describían que el placer sensual era lo más importante.

El estado de indolencia en que había caído la sociedad era un terreno propicio para una intervención divina, por cuanto Dios no encontró a un hombre que se parara en la brecha e intercediera. Pero quiero pensar que Dios si tiene a esos hombres.

Hablamos de aquellos que temen y aman a Dios de verdad. Que funcionan como un hombre de verdad, que asumen la responsabilidad como un hombre de verdad, que piensan como un hombre de verdad, que actúan como un hombre de verdad, que trabajan como un hombre de verdad. Si usted tiene estos requisitos entonces usted ese hombre que Dios busca, usted es ese padre que finalmente Dios busca. ¿Dónde está ese hombre? ¿Dónde encontrarlo? Veamos algunos ejemplos de ellos.

I. ESE HOMBRE LO ENCONTRAMOS EN AQUELLOS QUE EJERCEN LA FE COMO ABRAHAM

a. En creer solamente la promesa (Génesis 12:1).

Abraham no tenía necesidad de salir de su “tierra y de su parentela”. No había problemas económicos en su país, ni tampoco guerras o persecuciones políticas. Vea su condición. Era un hombre joven con solo 70 años. Estaba casado con una esposa inteligente y bellísima. Además, era un hombre muy rico, lo cual nos hace pensar que era un hombre próspero en todos sus negocios.

¿Tenía necesidad Abraham de dejar a su gente por una simple promesa? ¿Se mudaría usted a un lugar sin saber a dónde vivir? Se dice que el simple hecho de que un hombre dejara a sus parientes y se fuera a vivir lejos era de por sí una terrible desgracia. Algunos lo consideraban incluso peor que la muerte. Estudios arqueológicos han descubierto que Ur de los Caldeos, la tierra de Abraham, era de familias ricas y pudientes, con grandes e innumerables habitaciones.

¿Qué impulsó a Abraham a dejar a su gente, basado en una sola promesa? ¿Por qué él es un hombre de verdad? Porque le creyó a Dios, aunque no sabía a dónde iba (Hebreos 11:8-10). Una de las cosas que impactará más la vida de nuestros hijos es ver a su padre que le cree a Dios y sus promesas. Eso hará un hijo seguro.

b. En creer que Dios proveerá (Génesis 22:8).

Las dos grandes razones que califican a Abraham como el “padre de la fe” están enmarcadas en la experiencia de salir de su tierra conocida, para caminar en la tierra prometida y luego el ofrecer a su hijo Isaac en sacrificio por el pedido de Dios. Se ha dicho que la prueba más grande del amor que tenemos por Dios es cuando él nos pide sacrificar lo que más valoramos. Si no pasamos esa prueba, el amor por Dios está en déficit.

Definitivamente la fe de Abraham escaló toda la montaña donde Dios le pidió sacrificar a su hijo, su único. Su corazón se partía en pedazos cuando pensaba en levantar el cuchillo que había servido para degollar los corderos para el sacrifico del altar a Dios, y ahora tener que usarlo para degollar a su propio hijo. Y la cumbre de todo su dolor llegó cuando el hijo nacido en la vejez, y él más esperado por Sara y él, le preguntó por el cordero para el holocausto (vers. 7). Pero la respuesta llena de fe del padre acongojado, a la larga será la profecía cumplida en Cristo (vers. 8). El padre de verdad alentará a su hijo a través de su fe en la provisión divina, en medio de la prueba.

II. ESE HOMBRE LO ENCONTRAMOS EN AQUELLOS QUE AMAN A DIOS COMO DAVID

a. El dulce cantor de Israel (2 Samuel 23:1).

David tuvo muchos nombres, gracias a su carácter y por el especial amor que dispensó hacia Dios. Si bien es cierto que cometió graves pecados, y tuvo muchas debilidades, nadie podrá negar que él aparece entre la galería de aquellos mortales que dijo: “Amo a Jehová, fortaleza mía…” (Salmos 18:1). La calificación que se hizo de él, llamándolo “el dulce cantor de Israel”, nos dice tanto del poeta que supo expresar a través de los salmos los más encumbrados himnos de adoración y alabanza al Dios eterno.

Quién puede negar que hay un deleite en los salmos de David que los hacen tan universalmente amados y de tanta edificación para el alma. No importa cuál sea nuestro estado de ánimo, incluyendo el gozo o la depresión, David pareciera describir en cada salmo nuestras cambiantes emociones. Quién no podrá ver cómo David expresa su amor a Dios cuando compuso salmos como el 23 o el 51. Tan grande era su amor a Dios que lo anhelaba como el siervo que clama por las aguas (Salmos 42:1). Que como padres encontremos en el ejemplo de David el especial amor que tuvo por Dios como un desafío que nos lleve a decir también: “Amo a Jehová, fortaleza mía”.

b. Conforme al corazón de Dios (Hechos 13:22).

¿Qué cualidades tuvo David para ser calificado de esta manera sobre todo cuando su vida estuvo llena de debilidades? ¿Por qué no se dijo eso de un José o de un Daniel, quienes con sus modelos de pureza podían haber encarnado mejor esa calificación? ¿A caso no fue David un hombre que reveló ese lado oscuro de la naturaleza humana, cometiendo dos pecados para los cuales no había ningún tipo de sacrificio?

Entonces, ¿por qué Dios descubrió que el corazón de este hombre era parecido al suyo? ¿Cuáles fueron las características que lo calificaron para este reconocimiento? Porque desde su juventud comenzó amar a Dios y a confiar en él.

Él mismo nos va a decir que siendo pastor se enfrentó a leones y osos, y los venció. Solo alguien que tenga una relación especial con Dios pudo vencer esas fieras del campo. Lo fue porque mientras los hombres escogieron a Saúl como su rey, Dios lo escogió como su ungido. Lo fue al demostrar su gran valor y derrotar al gigante que desafió a los ejércitos de Israel, venciéndole en el nombre de Dios. Nada es imposible para un corazón que ama a Dios. El amor que el padre tenga por Dios será el amor que el hijo tendrá también por él.

III. ESE HOMBRE LO ENCONTRAMOS EN AQUELLOS QUE SIRVEN A DIOS COMO JOSUÉ

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Mensajes Cristianos... La uncion

Busca la uncion

Predicas Cristianas. busca esa unción que desciende de cielo; mientras adoras deja que esta vez el llene el templo, tu templo, el templo donde el Espíritu Santo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *