Las bodas del Cordero

Predicas Cristianas

Predicaciones Cristianas Texto Bíblico: Apocalipsis 19:7–9

I. La boda del Cordero

Esta tarde no habremos de hablar de los deberes del matrimonio, pero si hablaremos de una boda que se llevará a cabo un día, y esa boda es la del Cordero, de Jesucristo nuestro Salvador con su novia, la Iglesia. Y esa novia la formamos nosotros.

En el medio oriente, en los tiempos bíblicos, las bodas eran un poco diferentes a lo que nosotros practicamos hoy. Las costumbres eran diferentes, por lo tanto, para entender la importancia de este glorioso evento espiritual, como son las bodas del cordero, entendamos primero lo que se hacía entonces y podremos ver lo bello, hermoso y glorioso de nuestras bodas con Cristo.

Para empezar, las bodas eran «arregladas» entre otras personas, una persona las había introducido y llevado a cabo los arreglos y planes para la boda; había más «voluntad’ que «romance». Los jóvenes no decidían con quien se casaban.

El novio tenía la obligación de pagar una «dote» a la familia de la novia. Si no había la capacidad económica entonces se hacían otros arreglos. [Jacob, servicio]

Una vez que la novia era desposada, lista para el matrimonio ella estaba separada para su futuro marido. Una vez que esto sucedía ella ya no era considerada soltera. Y el futuro esposo no podía retroceder en su decisión. En el caso de que algún otro hombre la violara, por ejemplo, ella no podía ser la mujer de ese hombre, porque ya estaba dada en matrimonio para su futuro marido.

Cuando se llegaba el día de la boda esta en sí estaba compuesta de varias partes:

a) Se preparaba y los desposados aceptaban un acuerdo o contrato

b) El día de la boda daba comienzo, la novia se vestía y adornaba como una reina. Se le vestía de buenas telas y se preparaba con trenzas especiales a las que se les agregaba joyas, piedras preciosas y toda clase de adornos. El novio, también vestía sus mejores ropas. Ambos lucían como un rey y una reina.

c) Otro elemento importante de la boda, era la procesión que se llevaba a cabo al final del día. El novio salía de su casa a buscar a la novia a la casa de sus padres. Ella llevaba un velo que cubría su cara. Luego el novio removía el velo y se lo colocaba sobre su hombro y decía las siguientes palabras: » Y su gobierno estará sobre sus hombros» Esto indicaba que ahora él sería el que tenía la autoridad sobre la novia. Que su cuidado, su protección ahora dependía de él.

d) La boda continuaba y una vez que el novio llegaba a buscar a la novia, entonces se llevaba a cabo una procesión que partía de la casa de la novia hacia la casa de la nueva pareja.

Al comenzar a caer la noche, se hacía necesario que los invitados portaran con ellos lámparas llenas de aceite para alumbrar el camino hacia la nueva casa. Solo aquellos que habían traído una reserva de aceite con ellos podían rellenar sus lámparas cuando se les acabara el aceite, el que no traía aceite tenía que regresarse a buscarlo y al hacerlo se perdía los festejos. Por todo el camino había música, se cantaba con alegría y algunas veces la novia danzaba con los invitados.

e) Luego seguía la fiesta. Los novios llegaban a su nueva casa y se sentaban debajo de una especie de toldo adornado. Se sentaban como un rey y una reina. Luego ambos presidían en los festejos y buena parte del tiempo se dedicaba a comer, y a beber.

Las festividades generalmente duraban siete días o muchos más dependiendo del estado financiero del novio, en algunos casos a los invitados se les proveía ropas para que las usaran durante la celebración. Los invitados se quedaban allí hasta que el matrimonio era consumado. Luego se mostraba a los invitados la sábana llena de sangre que demostraba que la novia había llegado pura y limpia al matrimonio.

II. Las bodas del Cordero con nosotros su Iglesia

Ya que hemos examinado el ambiente en que la ceremonia de matrimonio se llevaba a cabo en aquellos tiempos, usaremos esta para ilustrar el tema de las bodas del Cordero con nosotros su Iglesia:

a) La boda del cordero con la Iglesia es una boda «preparada» desde antes de la fundación del mundo. Es una boda en la que Cristo somete su voluntad a la del Padre. «Porque he bajado del cielo no para hacer mi voluntad, sino la del que me envió.» [Juan 6:38].

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Predicas Cristianas.. Mirando el buen orden

Mujer y madre ejemplar

Predicas Cristianas.. Los cristianos evangélicos hemos sido criticados, cuestionados, o acusados de que no queremos o no respetamos a María, lo cual es falso..

Un comentario

  1. Muy acertada la palabra expuesta por ustedes muy clara y verdadera gracias que Dios los bendiga

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.