Inicio / Predicas Cristianas / Con Dios lo vamos a lograr

Con Dios lo vamos a lograr

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Texto: Efesios 3: 20-21

Introducción:

Si hay algo que a Dios le agrada es cuando tu lo importunas, es decir, a Dios no le molesta que golpees las puertas del cielo y te presentes a reclamar el cumplimiento de las promesas.

Anuncios

1. La buena importunidad

Ser inoportunos no deja buenos resultados, es mas a las personas no les gustan los inoportunos, inoportuno significa: Fuera de tiempo o de propósito, Dios no quiere que seas inoportuno, pero sí que tengas importunidad, la gente que esta fuera del tiempo, o del propósito siempre cae mal, siempre genera discordia, siempre produce rechazo, nadie llega muy lejos siendo inoportuno.

Dice (Lucas 11:5-8) Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos? Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite.

Si queremos algo en Dios, debemos mantener una convicción firme, a nosotros nos han hecho creer que Dios nos quiere complicar las cosas, que Dios no tiene ganas de darnos nada porque no lo merecemos, quiero enseñarles algo: Si Dios te da, si Él te responde, Él queda honrado, así que Dios quiere hacerlo, quiere darte, y para eso, yo debo estar dispuesto a que eso suceda.

Anuncios

(Mateo 11:12) (PDT) dice: Desde el tiempo de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de Dios avanza con poder y es de los valientes.

Si quiero tomar, si quiero poseer, debo avanzar, en el mismo lugar, no se alcanza nada, la sanidad no la alcanzas en el mismo lugar, la prosperidad no la alcanzas dando lo mismo, un buen matrimonio no lo logras quejándote siempre por lo mismo, tu presente no lo cambias en la misma posición, tienes que avanzar.

Dice la Biblia, que el reino avanza con poder, eso debo hacer, Avanzar, avanza pero no a los golpes, avanza con poder, así debemos avanzar, con poder, no pidiendo permiso, sino con la fuerza de Dios, el Reino es de los Valientes, pero Valientes no es un súper hombre, valiente para Dios es el que se atreve a creer, a tener Fe, a obedecer, en medio de tanta negatividad.

Hay que tener una buena importunidad, importunidad es una palabra fuerte, porque habla de desvergüenza, habla de persistir a pesar de todo lo que parece razonable, rehusando aceptar una negativa, en otras palabras, Jesús dice en Lucas: Aunque te parezca que no es el momento para pedir (medianoche) golpea igual. Aunque te encuentres con una negativa (no molestes, la puerta ya está cerrada) insistí. Porque tu bendita importunidad hará que se desate algo glorioso sobre tu vida.

Razonablemente hablando es imposible, pero para Dios nada es imposible, quítate la vergüenza, no le tengas miedo a Dios, resistí la negatividad que te rodea, o que quiere abrazar tu mente, Abel rompió la realidad del momento y se atrevió a dar lo que Caín no fue capaz, por estar acostumbrado, por tener sometida su mente a la maldición que existía en la tierra (Génesis 4:4) dice, Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda.

Anuncios

Luego, Lucas refleja unas palabras extraordinarias (Vs.9-10)(PDT), Entonces yo les digo: Pidan, y Dios les dará; busquen, y encontrarán; llamen a la puerta, y esta se abrirá. Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra, y al que llama a la puerta se le abrirá.

La buena importunidad, te permite ser más atrevido en el propósito, te permite saber que el acceso al Reino no está cerrado, está más abierto que nunca, el mejor tiempo es este, debemos comenzar a conquistar, sabiendo que a Dios no le molesta que golpees las puertas del cielo, es mas El está esperando que lo hagas, para soltarte los milagros más extraordinarios que jamás hayas imaginado.

2. No sobredimensiones las cosas

Cuando uno sobredimensiona, se sumerge en una corriente muy difícil de salir, porque queda atrapado por la situación que vive, quiero compartibles este principio que pienso nos dará dirección, y nos mostrara una manera diferente de ver la realidad que nos toca vivir, vivir con la justa realidad de las cosas.

(Eclesiastés 9:11-12) (PDT) dice: También fui testigo de otras injusticias que tiene esta vida: el que corre más rápido no siempre gana la carrera; el ejército más poderoso no siempre gana la batalla; el más sabio no siempre consigue dejar de ser pobre; el más astuto no siempre consigue hacerse rico y una persona educada no siempre recibe la recompensa que merece. Todos tienen sus buenos y malos tiempos. Nadie sabe qué le irá a pasar. Sucede como el pez que está atrapado en una red sin saber qué será de él, o como el pájaro que ha caído en una trampa sin saber qué va a pasar con él. Es lo mismo con la gente, queda atrapada en los momentos difíciles que le llegan de repente.

No sobredimensionar las situaciones, los problemas que se viven, te permitirá mantener el equilibrio, buscando la Presencia de Dios se puede encontrar una salida, cuando uno sobredimensiona, se sumerge en una corriente muy difícil de salir, porque queda atrapado por la situación que vive, no digo que no sea importante, ni difícil, lo que puedas vivir, digo que Dios te ha dado la autoridad para superarlo.

Sobredimensionar significa: Dar a algo dimensiones excesivas, Dar a algo más importancia de la que en realidad tiene, cuando nosotros sobredimensionamos, automáticamente quitamos a Dios de en medio y comenzamos a ocuparnos de cosas que no deberíamos, estoy hablando con un equilibrio, no digo que no sea importante que lo que te suceda, no digo que la situación no sea complicada, no digo que dejes de ocuparte del caso.

Digo que cada cosa debe estar en su lugar, porque cuando uno sobredimensiona algo, lo está poniendo arriba de otras cosas, le está dando demasiada trascendencia a algo y de esta manera se descuidan otras áreas que también son importantes, Salomón dice: Todos tenemos malos y buenos momentos.

Esto significa que la vida es así, digamos, no podemos sobredimensionar ni los malos ni los buenos momentos, los momentos, son momentos y debo sacar lo mejor de ellos, si estamos pasando un mal momento, ver cuál es la enseñanza que hay detrás, sacar provecho de la situación y madurar, dándole gracias a Dios.

Si estamos pasando buenos momentos, disfrutarlo, bendiciendo a otros y aprovechando la oportunidad del buen momento para planificar y ganar tiempo, pero no sobredimensiones los momentos, porque seguramente caeremos en el error, ni siempre quedaremos estancados en los malos momentos, ni tampoco viviremos alegrías todos los días.

2° Nadie sabe que le va a pasar: A menos que Dios quiera revelártelo, nadie puede saber que la va a suceder, sin embargo, el tema de lo que nos puede pasar, nosotros lo sobredimensionamos siempre, tenemos miedo de lo que nos pueda suceder, nos enfermamos sin estar enfermos, tenemos un accidente, sin haberlo tenido, etcétera, cuando sobredimensionamos y comenzamos a pensar en lo que nos puede pasar, empezamos a exagerar cosas que ni siquiera nos pasaron o quizás nunca nos lleguen a pasar.

Claves para dejar de sobredimensionar las cosas

Acerca Daniel Tomas

Mi nombre es Daniel Tomas y hace más de 35 años sirvo al Señor. He asumido el compromiso de serle fiel cada día de mi vida y de sembrar mi corazón y ministerio en Su presencia y así llevar mucho fruto. Junto con toda mi familia en enero del año 1994 vinimos a Bariloche a servir en la Iglesia Catedral Familiar, de la Unión de las Asambleas de Dios, ministerio el cual amamos y donde Dios nos trajo para así alcanzar Su sueño, que es ver a esta ciudad y pueblos aledaños rendidos a los pies de Jesús.

Revise también

Predicas Cristianas.. El Dios que cuenta tus cabellos

El Dios que cuenta tus cabellos

Predicas Cristianas.. Uno de los pasajes donde vemos a Jesús fungiendo como el gran Consolador antes que llegara el Espíritu Santo. La vida está llena de muchos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *