Anuncios

Inicio / Predicas Cristianas / ¿Cómo debemos vestirnos y adornarnos?

¿Cómo debemos vestirnos y adornarnos?

Predicas Cristianas | Mensajes Cristianos

1° Corintios 10:31 dice: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.”

1° Juan 5:3 dice: “Pues éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.”

Romanos 12:2 dice: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.

Anuncios

Jerry Falk dice:

“Recuerdo una época en que la modestia era una virtud, es una pena que esos días hayan pasado”,

David Cox dice: “No hay sacrificio tan grande que no podamos hacer, y lo podamos hacer de buen gusto y con alegría aunque nos sea muy difícil.”

Tocar el tema de la ropa y adornos es tocar el corazón mismo de las personas, ya que se toca lo que la gente atesora más, su orgullo y vanidad.

“La ropa no hace a un cristiano, pero los cristianos revelan su identidad por medio de su ropa y apariencia”(Bacchiocchi)

Enlaces Patrocinados

Kathy Corle escribio:

“Las damas, necesitan la ayuda de Dios en el área de la apariencia porque su Palabra dice que somos “Epístolas vivientes” y que los inconversos nos miran para determinar su opinión sobre el cristianismo. Esto nos muestra que sí es importante cómo nos vestimos, y que está muy relacionado con lo que somos por adentro.

“El ser atractiva no viola principios Bíblicos; pero deben vestirse en una manera que muestre al mundo su feminidad y no su sexualidad. Algunas personas tienen la falsa noción que lo bello es malo, que las mujeres deben vestirse de ropa negra y grande, recogerse todo el cabello para no llamar la atención. ¡Pero Dios no hizo a las mujeres para que sean feas! La mujer fue un acto para coronar a la creación y Dios la hizo más bella que todos los paisajes de su creación o las obras hermosas de la naturaleza hecha por sus manos. Por esto, deseo que las damas sepan que nuestro propósito en normas de vestir no es para que las mujeres no sean atractivas, sino lo contrario.”

LA MUJER NO DEBE USAR ROPA DE HOMBRE, NI EL HOMBRE DEBE USAR ROPA DE MUJER

Ángel Manuel Rodríguez escribió:

Anuncios

“¿La pauta que aparece en Deuteronomio 22:5 es aplicable al actual estilo cristiano de vestir?

“El texto citado dice: “La mujer no debe usar ropa de hombre, ni el hombre debe usar ropa de mujer, porque al Señor le repugna cualquiera que hace estas cosas”. La mayor parte de los estudiosos interpretan esta disposición legal como resultado de las prácticas del travestismo que había entre los israelitas. Se cría que en los ritos a la fertilidad realizados por los cananeos don la finalidad de aumentar la fertilidad de la tierra se lograba dicha finalidad mediante el intercambio de vestimentas entre hombres y mujeres. Las evidencias para este tipo de intercambio son prácticamente inexistentes. Con todo, sabemos que la diosa Anat figura en los documentos actuando como un hombre y vistiéndose como uno de ellos.

“También encontramos evidencias claras relacionadas con el ritual ofrecido a la diosa a Ishtar por parte de los travestis de babilonia. Se creía que el ritual de cambio de sexo se producía como resultado de cambio de sexo y el cambio de ropa resultante en ocasión cuando los hombres eran castrados podría haberse practicado. Entre los hititas también hay evidencias de prácticas rituales por parte de travestis con exclusiva participación masculina cuya la finalidad era eliminar la femineidad en el hombre y la de restaurar su masculinidad. Otros encuentran en la legislación bíblica que estamos comentando un rechazo a los rituales homosexuales que se practicaban entre los paganos.

“Las situaciones que acabamos de describir fundamentan los antecedentes culturales que explican la orden que estamos comentando. Hay discrepancias entre los eruditos con relación a la práctica religiosa o cultural que el escritor tuvo en mente al registrar el mensaje. Esta situación puntualiza una vez más que al final lo que vale es el significado que tiene el texto en sí mismo. Considerémoslo.

“…El énfasis está en la vestidura que distingue a un hombre de una mujer. El término hebreo (simlah, manto, funda, envoltura”) hace referencia a una pieza de ropa de forma rectangular que se utiliza como envoltura. Dicha vestimenta también era utilizada por los hombres con la diferencia, de acuerdo a las autoridades que las utilizadas por el sexo femenino eran hechas de un material más fino y de colores más vistosos adornados con un bordado que las caracterizaba.”

Creo particularmente que una falda o un vestido son mucho más decentes y prudentes que unos pantalones, aunque el pantalón no sea apretado, no es más sabio usar un pantalón suelto que una falda o un vestido suelto.

Además las faldas son mucho más femeninas

David Cox dice:

“En todo el mundo, hay letreros que indican el baño de las mujeres y el baño de los hombres. Siempre es lo mismo, para la mujer se indica una figura con falda o vestido y cabello largo, y para el hombre se indica con una figura con pantalón y cabello corto. Si no fuera así, se confundirían las personas a donde ir para usar el baño. Pero ¿por qué peleamos con los pantalones que son para mujeres cuando el mundo secular y pagano ya resolvió esto sin duda? Los únicos que se confunden sobre si el pantalón es identificado con hombre o mujer son las cristianas rebeldes quienes quieren usar ropa de hombre. Los pantalones son la ropa se identifica con los hombres, y las faldas o vestidos son la ropa identificada con las mujeres. Si una mujer ve un hombre con falda, ¿Lo va a aceptar como una falda para hombres? No creo.

“En 1991 en una revista de modas del vestir, dice así sobre el uso de pantalones de las mujeres, es “para los rebeldes social, o para la tentadora quien usa el vestirse como hombre es para rebelarse en contra de su posición femenina impuesta por la sociedad.”(The Light, vol. 27, #5, p. 12)

LA BIBLIA IDENTIFICA A LAS PERSONAS POR SUS VESTIMENTAS

Para las viudas (Gen.38:14,19) Tamar era viuda y usaba la ropa de viuda. Había ropas que identificaban a las viudas.

Para las vírgenes (II Samuel 13:18) Las hijas vírgenes de los reyes su vestimenta eran de diversos colores, se identificaban las vírgenes con su vestuario.

Para las rameras (Prov.7:10; Génesis 38:15-16) Las rameras se diferenciaban de las demás mujeres decentes por su vestimenta.

Para las bodas (Mat.22:11-12) También habían vestidos para las bodas.

Edward O. Bragwell escribió:

“El vestuario de uno puede reflejar la actitud de uno hacia cierta ocasión. Cuando José estaba por aparecer ante Faraón, él “se afeitó, y mudó sus vestidos, y vino a Faraón” (Gen.41:14). La princesa Esther quiso una audiencia con el rey, de modo que ella, “se vistió su vestido real ” (Esther 5:1). Un invitado a las bodas era expulsado de la fiesta de la boda del rey por su hijo por no llevar el vestido de bodas (el cual nos es dicho era una costumbre suplida por el anfitrión), (Mat.22:11-12). Todo esto apunta al hecho que las ocasiones especiales requieren la atención especial siendo está enfocada en el vestuario de uno. Como uno se viste para la ocasión, reflejará la actitud hacia esa ocasión.

“Cuándo nos reunimos para participar de la Cena del Señor y así conmemorar el gran sacrificio de nuestro Salvador y en términos generales, adorarle, ¿No es esta una ocasión muy especial?, ¿Es esto un evento casual?. Sin embargo, algunas veces algunos hermanos que tienen buena ropa que se acomoda para otras ocasiones especiales, y que son cuidadosos para arreglar su apariencia para esas ocasiones; asisten a los servicios de adoración luciendo como ellos se verían al venir o haber estado encabezando la matanza de animales. Las ocasiones casuales requieren la apariencia casual; la adoración pública al Señor no es una ocasión casual!”

El vestuario de uno puede reflejar el nivel socio económico (Stg.2:1-4).

El cristiano (I Tim.2:9) La vestimenta de los hijos de Dios es con decoro, pudor y modestia.

Edward O. Bragwell, escribió:

“El vestuario de uno puede reflejar la actitud de uno hacia cierta ocasión. Cuando José estaba por aparecer ante Faraón, él “se afeitó, y mudó sus vestidos, y vino a Faraón” (Gen.41:14). La princesa Esther quiso una audiencia con el rey, de modo que ella, “se vistió su vestido real ” (Esther 5:1). Un invitado a las bodas era expulsado de la fiesta de la boda del rey por su hijo por no llevar el vestido de bodas (el cual nos es dicho era una costumbre suplida por el anfitrión), (Mat.22:11-12). Todo esto apunta al hecho que las ocasiones especiales requieren la atención especial siendo está enfocada en el vestuario de uno. Como uno se viste para la ocasión, reflejará la actitud hacia esa ocasión.

“Cuándo nos reunimos para participar de la Cena del Señor y así conmemorar el gran sacrificio de nuestro Salvador y en términos generales, adorarle, ¿No es esta una ocasión muy especial?, ¿Es esto un evento casual?. Sin embargo, algunas veces algunos hermanos que tienen buena ropa que se acomoda para otras ocasiones especiales, y que son cuidadosos para arreglar su apariencia para esas ocasiones; asisten a los servicios de adoración luciendo como ellos se verían al venir o haber estado encabezando la matanza de animales. Las ocasiones casuales requieren la apariencia casual; la adoración pública al Señor no es una ocasión casual!”

Edward O. Bragwell, escribió: “El vestuario de uno pude reflejar las rasgos del carácter personal de uno. Por ejemplo, si alguien, con los medios para vestir de otra manera, habitualmente aparece en público con ropa y cabello desarreglado. Esto es una buena indicación de pereza y falta de cuidado de su parte.”

LA DESNUDEZ

En la Biblia esta palabra tiene varios significados:

1. Sin ropa. Gen.2:25. Adán y Eva estaban desnudos.
2. Escasa o pobremente vestidos (Gn. 3:7; Job.21:6; Mat.25:36, 43-44; Hechos.19:16)

Edward O. Bragwell escribió:

“Escuché a un hermano decir que si él pudiera encontrar algo del fruto que Adán y Eva comieron, él se lo daría a las hermanas en grandes cantidades, de modo que pudieran abrir sus ojos y saber que estaban desnudas (Gen.3:7). Pudiera añadir que muchas estarían todavía cociendo algo menos que hojas de higuera y todavía considerarse debidamente vestidas.”

Jaime Restrepo, escribió

“Adán y Eva se hicieron “delantales” (Gn. 3:7). Esta palabra castellana viene del vocablo hebreo HAGORAH, la cual quiere decir “un cinto, delantal, o faja que cubría la sección de en medio del cuerpo”. Por tanto, sus cuerpos por encima y debajo de la sección de en medio no estaban tapados por esta prenda improvisada. No sería una exageración decir que el bañador moderno que usan los varones hoy en día en la playa o en las piscinas públicas tapa, más o menos, lo que tapaba el HAGORAH de los hebreos. Quedan descubiertos su pecho, vientre y muslos, tal como en el caso de Adán y Eva.

“Hay 4 cosas que indican que, aunque llevaban delantales, Adán y Eva no estaban vestidos como Dios quería:

“se escondieron de la presencia de Jehová…” (Gn. 3:8). “No había razón de por qué Adán hubiera de esconderse entre los árboles, excepto que no quería que el Señor lo viera en su condición desnuda. De otra manera, (desde esta perspectiva) podría haber prevenido al Señor de saber que había sido desobediente por medio de simplemente aparecer ante Él desnudo como era usual, como si nada hubiera pasado. Su ocultamiento (aún con su delantal de hojas de higuera), entonces, solamente puede ser explicado por una implantación del conocimiento en su mente por parte de Dios que, aun con su delantal de hojas de higuera, [todavía] estaba desnudo. Además, si Dios no hubiera implantado también en su mente el concepto de que su desnudez era impropia, no habría sido movido a esconderse. Por tanto, la forma en que Adán reaccionó a su desnudez es efectivamente una revelación de la mente de Dios sobre el asunto” (J. Restrepo).

“Adán dijo que se había escondido porque “estaba desnudo” (Gn. 3:10). El “delantal” no era suficiente para cubrir su desnudez. De esto aprendemos que la desnudez según Dios no siempre significa la desnudez absoluta. En otras palabras, es posible ponerse algo de ropa y aún estar “desnudo” a los ojos de Dios. (El varón que se pone un bañador en la playa o en otro sitio público diría que está vestido para la ocasión, pero Dios dice que está desnudo.)

“Dios no dijo nada para negar que estaban desnudos sino que le preguntó al hombre: “¿Quién te enseñó que estabas desnudo?” (Gn. 3:11).

Acerca Danny Totocayo

Revise también

Predicas Cristianas.. No todo es lo que parece

No todo es lo que parece

Predicaciones cristianas.. Los aspectos mienten, tengamos suprema cautela que no nos estemos mintiendo a nosotros mismos.  Tenemos que examinarnos a nosotros..

Un comentario

  1. ezequiel Dominguez

    Es una bendición poder acceder a estas temas que son de gran edificacion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *