Inicio / Predicas Cristianas / Estoy listo para lo grande de Dios

Estoy listo para lo grande de Dios

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Texto: Marcos 11:20-24

Introducción:

Creo que este es un tiempo de ver a Dios obrando de una manera poderosa en cada una de nuestras vidas, con gozo, con bendición y en abundancia extrema.

Anuncios


1. Fe para mover montañas

Cuando hablamos de montañas o la biblia habla acerca de montañas, habla acerca de problemas ¿Cuántos tienen una montaña en sus vidas o una cordillera? A veces cuando pastoreamos nos frustramos porque queremos resolver las situaciones a nuestras ovejas, pero es imposible, lo que si podemos es predicar y enseñar la palabra para que a través de ellas encuentren la solución de sus problemas.

Tal vez la montaña que estás experimentando, es un matrimonio que no está funcionando, o tal vez es un tema financiero, estás endeudado, o tal vez es un problema de salud, el médico no te dio una buena noticia, pero cualquiera que sea tu montaña esa montaña se tiene que mover si tienes la Fe, muchas veces lloramos la montaña, oramos la montaña, pero necesitamos estar haciendo lo que Jesús dijo.

(Marcos 11:23) “…Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho…” En este versículo está tres veces el verbo decir cuando hay una misma frase en una porción corta de las escrituras es porque Dios quería hacer un énfasis especial, en un solo versículo, Jesús nos dio la llave, la clave para que se mueva la montaña, ¡hablarle!

Lo que tienes que estar haciendo con la montaña es ordenándole, deberías estar diciendo: Te vas temor, no tienes autoridad para estar aquí, a la enfermedad: Te vas de mi cuerpo en el nombre de Jesús, deberíamos estar ejerciendo autoridad sobre las cosas que Jesús nos dijo que le ejerciéramos, no me puedes decir que eres una persona con Fe para mover montañas pero eres mudo.

Anuncios


La característica número uno de la persona de Fe, es que le habla a la montaña, no te quedes sentado esperando que la montaña te hable, háblale de regreso, no es una coincidencia que Dios escogió una montaña para representar nuestros problemas, porque ellas son grandes y parecen permanentes, han sido tanto los años de padecer con lo mismo que parece una montaña, pero cuando le hablas empieza a retroceder y a desintegrarse por dentro.

Cuando hablas palabra de Fe, sobre tu situación o problema, entonces tú aparentemente no ves nada, pero hay un reino invisible, lo hecho fue hecho de lo que no vemos, creemos que existe un reino invisible, pero este reino es muy movido, cuando hablas la palabra de Dios, estás dando órdenes a esa montaña, todo el reino de Dios comienza a ponerse a tu favor, comienzan a ordenarse para que tu cumplas tu propósito divino.

El reino de Dios se mueve a favor de aquellos que hablan como Él, Dios se mueve cuando te ve en posición de Fe, tú no vas solo, vas en la autoridad del hijo de Dios, el poder de Jesús te respalda, su sangre, todo el reino de Dios se pone a tu favor para respaldarte, el diablo comienza a temblar ¿Cuánto tiempo pasara? No sé pero si te puedo
decir que se moverá y se echara al fondo del mar.

Recordemos cuando Jesús le habló a la higuera y dijo: Nunca nadie coma de ti frutos, al día siguiente los discípulos se dieron cuenta que la higuera estaba seca, Jesús les dijo, cuando yo hablo mis palabras aparentemente, no está pasando nada, pero cuando Jesús habla o cuando tú hablas las palabras de Dios, los problemas son tratados desde la raíz.

Anuncios


Cuando hablas a la montaña aparentemente no está pasando nada, pero todo el reino espiritual se está alineando, la palabra de Dios en la boca de Dios tiene la misma autoridad de la palabra de Dios en tu boca, si va a funcionar, porque cuando Jesús habla el problema es atacado de raíz, si tu no le hablas a la montaña ella te hablará a ti, en la mañana, en la noche, en sueños, ella no se va a quedar callada y cada vez se hace más grande.

Deja de estar contando a todo el mundo de tu montaña, háblale a la montaña, ordénale que se quite, que se vaya, los ángeles de Dios están peleando a tu favor, hay un tiempo para orar pero hay un tiempo para hablarle a la montaña, decreta, ordena, y esa montaña se tiene que mover, la única voz que tu montaña reconoce es la tuya, ella no se mueve con mi voz sino con tu voz.

Tal vez tu digas: Mis problemas no tienen voz, no tienen oído, si tienen porque te hablan todo el tiempo, vas a fracasar, no vas a tener con que pagar, tu familia se va a acabar, pero es tiempo que tú le hables a ellos, no voy a morir sino que voy a vivir, seremos una familia constituida en la palabra de Dios, la Fe tiene que salir por nuestra boca, proviene del corazón pero se desata con la boca.

Tienes que hablarlo para que lo puedas ver, si quieres saber cómo va a ser tu vida en cinco años, mira lo que estás hablando hoy ¿Qué estás hablando?, ¿enfermedad, angustia? ¡No! yo voy a ver la bendición, percibo que va a ser un año de bendición, voy a tener que contratar más empleados, no me voy a enfermar ningún día, la gente quiere vivir bien pero habla mal.

¿Le vas a empezar a hablar a la montaña? ¿O quiere que hagamos una fiesta con las montañas y todos hablamos de las montañas?, ¿O empezamos a ordenarles que se muevan y que nos dejen pasar a nuestro propósito divino? Yo soy un conquistador no un perdedor, soy más que vencedor no un vencido, háblele a sus montañas, háblele a las cosas que quiere comprar, la casa que quiero comprar tiene que tener oídos, quien me dijo que le hablara a las montañas fue Jesús.

Si El dijo yo lo hago y tiene que funcionar, nos van a tratar como trataron a Jesús de loco, quizá te dirán: Mira este y dice que tiene auto y llega mojado porque lo agarro la lluvia, usted diga: ¡Si pero es que no me lo han entregado todavía! Las cosas que usted quiere tienen oídos, yo le hablo a muchas cosas y he visto cómo funciona.

Recuerde la historia de David y Goliat, Goliat era un gigante, los hermanos de David eran guerreros habían sido convocados y estaban en la orden de batalla, David fue a llevarles comida a sus hermanos, y se encontró un campamento lleno de dudas, todo el mundo hablando del problema: Es un gigante, tiene un escudo, una jabalina, pero David se paró y dijo: Quien es este incircunciso, él no tiene el favor de Dios yo tengo el favor de Dios, le decían que no podía porque era pequeño.

Pero él decía: Tengo la autoridad en el nombre del Señor, si el Señor está conmigo ¿quién podrá estar en contra mía?, esta es un guerra de argumentos, aquí gana el que más argumentos tenga, y nuestro argumento es la palabra de Dios, así que vamos a ganar esta guerra, las mujeres vamos a ganar esta guerra, porque ustedes hablan, y hablan, pero no hable lo que no tiene que hablar, hable sobre sus hijos, su esposo, empiece a hablar la bendición que son, sobre su trabajo, sobre su futuro.

Si quieres derrotar a tus gigantes antes tienes que hablarles, en la creación del mundo Dios no pensó, las cosas cambiaron cuando Dios empezó a decir: Hágase la luz, y dijo Dios, y dijo Dios, tienes que empezar a hacer lo que hizo Dios cuando todo estaba oscuro y vacío, habla tal cual como Dios lo hizo para que las cosas empiezan a surgir, si tienes una montaña hoy, no hay nada más poderoso que declarar tu victoria

Anuncios


2. Debo amar y hablar la Palabra

Dios nunca te va a hablar si no lees la Biblia, todos los dones crecen en la medida que conozcas la Palabra y sus principios, no venimos a la iglesia a estudiar historia, ni geografía ni ver tradiciones, venimos a oír la Palabra del Señor, no venimos a oír a hablar de Dios sino a Dios hablar de nosotros, no venimos a aprender de Dios sino a que nos hable, ministre, enseñe y capacite.

En la medida que más conozcamos la Palabra, más sabiduría y ciencia tendremos en nuestro corazón, Salomón dijo en (Proverbios 2:4-5) …Si la buscas como a la plata, Y la procuras como a tesoros escondidos, 5 Entonces entenderás el temor del Señor Y descubrirás el conocimiento de Dios…” El problema es que la gente no quiere pagar precio por obtener revelación, cuando estamos muy graves pedimos milagros, pero cuando tenemos hambre por las cosas del Señor decimos: Señor te busco como al dinero…

Acerca Daniel Tomas

Mi nombre es Daniel Tomas y hace más de 35 años sirvo al Señor. He asumido el compromiso de serle fiel cada día de mi vida y de sembrar mi corazón y ministerio en Su presencia y así llevar mucho fruto. Junto con toda mi familia en enero del año 1994 vinimos a Bariloche a servir en la Iglesia Catedral Familiar, de la Unión de las Asambleas de Dios, ministerio el cual amamos y donde Dios nos trajo para así alcanzar Su sueño, que es ver a esta ciudad y pueblos aledaños rendidos a los pies de Jesús.

Revise también

Sermones Cristianos - ¿Qué tienes en tu mano? Usalo

¡El ángel del Señor ya está aquí!

Predicas Cristianas - La oración concertada y unida desbarata al enemigo, porque la oración no es el ejercicio de los más débiles ni minusválidos, es la acción de los generales de Dios...

Un comentario

  1. Dios bendiga este minsterio y le siga áyudando a espandir el evangelio de nuestro señor Jesucristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *