El Amor de Dios

La Biblia declara que…

Dios nos demostró su amor en que Cristo murió por nosotros aun cuando éramos pecadores.” (Romanos 5:8 PDT).

En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.” (1 Juan 4:9).

B. Dios te ama sin necesidad de máscaras

Para que Dios te ame, tú no necesitas aparentar otra cosa distinta a lo que eres. No necesitas aparentar piedad para que Dios te ame. No necesitas fingirte cristiano para que Dios te ame. La biblia dice que Dios descubre las intenciones del corazón (1 Corintios 4:5). Nada hay oculto a su presencia.

Dios no te ama por tus cualidades, o por tus virtudes, o por lo que aparentas ser. El te ama a ti. Su amor por ti no depende de cuantos aplausos recibas, ni cuan popular seas en el mundo o en la iglesia, ni de la cantidad que consagres de diezmos y ofrendas.

Dios te ama con tus cualidades y defectos, con tus virtudes e incompetencia. Dios no siempre aprueba lo que tú piensas ni lo que haces, pero en cambio El te ama a ti.

C. Dios te ama fielmente

En la veleta que señala la dirección de los vientos, un hombre quitó el gallito y en su lugar puso el siguiente letrero “Dios es amor”, queriendo decir que no importaba de donde soplaran los vientos, si había tempestad o calma, Él siempre nos ama.

No importan las dificultades y los cambios Dios siempre nos amará. Dios declara en su palabra: “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.” (Jeremías 31:3)

II. Dios te ama personalmente porque Él es tu Padre

A. Su amor es justo a la necesidad

La Biblia revela que Dios ama a todos los hombres  de manera personal, como cada uno necesita ser amado. Su amor se manifiesta en su divina gracia para salvar. “Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres,”  (Tito 2:11; Juan 3:16.)

Él conoce la medida de amor que necesitamos, porque todos no somos iguales. Nada escapa a su mirada omnisciente. Me anima y conforta saber que no soy uno más del montón, porque Dios me conoce personalmente. Él conoce mi nombre.

Dios no nos ama ni por lo que somos, ni por lo que hacemos, sino porque El es amor. El es nuestro Padre y conoce cuáles son nuestras necesidades más urgentes.

B. Su amor es paternal

La paternidad divina no es física, porque no es posible. Pero la Biblia nos enseña que Dios nos adoptó como sus hijos. El apóstol Pablo revela que recibimos el espíritu de adopción, por el cual podemos llamar a Dios “PADRE”. “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.” (Romanos 8:15, 16; cf. Gálatas 4:5, 6).

Cristo amplía el concepto que deben tener todos los que se acercan en oración a Dios, cuando enseñó que se debe orar al “Padre nuestro…” (Lucas 11:1).

El que ora a Dios, debe saber que es a un Padre a quien se acerca y esto implica que debe hacerlo con confianza, quietud y sin temor; en intimidad, con anhelo, afecto y emoción sincera.

C. Su amor es más que religión

La religión fría y calculada no es la que lleva a los hombres a experimentar el amor de Dios, sino una relación personal y de compromiso con Él. Ni los ritos, ni los sacramentos, ni las tradiciones religiosas son el medio establecido por Dios para que la gente disfrute de su amor.

Acerca David N. Zamora

David N. Zamora
Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva mas de 42 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo.

También Revise

Más fruto

Más fruto

Predicas Cristianas .. Nuestra misión es dar más fruto. El Señor no te llamó para ser un árbol o una rama seca y sin fruto; Él te eligió para llevar..

3 Comentarios

  1. Rebeca Medina Jiménez

    Dios le bendiga Pastor, muy bonito sermón. Saludos de Querétaro, iglesia Emmanuel de las Asambleas de Dios.

  2. Raida Gladys Montero Sánchez

    Dios le bendiga Pastor, muy bonito sermón. Le saluda su prima y la demás familia

  3. Increíble mensaje Pastor, mostrando claramente esos puntos que demuestran el gran amor de Dios y su diversidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *