Inicio / Predicas Cristianas / Fe Radical Serie «Nuevo Comienzo»

Fe Radical Serie «Nuevo Comienzo»

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Fe Radical – Serie «Nuevo Comienzo»

«…»Les aseguro que quien presta atención a lo que yo digo y cree en el que me envió, tiene vida eterna; y no será condenado, pues ya ha pasado de la muerte a la vida. 25 Les aseguro que viene la hora, y es ahora mismo, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios; y los que la oigan, vivirán…» Juan 5:24-25 (DHH)

La semana pasada leímos Romanos 10:7-13. Dice algo sumamente poderoso, habla de “La fe por la justicia en el corazón y la fe que declaramos con la boca”.

Anuncios

La palabra hace un énfasis poderoso en la importancia de lo que creemos y lo que confesamos. «Para ser radical en nuestra fe tenemos que ser radical en nuestras convicciones, nadie puede abrirle camino a un milagro o un sueño sino está convencido de que lo recibirá».

Para tener una fe radical es importante tener un oído radical no solo que escuche sino que preste atención. «Hoy tenemos muchas voces pero necesitamos desarrollar oídos selectivos» considerando siempre Romanos 10:17 «…Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo…»

La fe radical es creer que no importa cuán buenas las cosas sean, lo mejor aún está por venir. Es una fe radical que dice: “Por mucho que soñemos y hagamos grandes cosas para el reino de Dios, Su visión es siempre más grande”. ¿Por qué?

Porque nuestra fe esta puesta radicalmente en su obra, terminada en su palabra que no miente, y en la declaración de nuestras bocas alineadas con Su propósito.

Anuncios

Hay que venir a la casa de Dios expectantes no por cumplimiento, sino por anhelo de escuchar su voz, con anhelo de recibir de Él. Dispuestos a dejar morir nuestras dudas de hambre para llenarnos de expectativas sobrenaturales de un Dios que es sobrenatural, yo no lo entiendo todo pero lo que Él dice lo creo, porque Él mismo me dio fe para creerle.

Romanos 12:3 «…Porque en virtud de la gracia que me ha sido dada, digo a cada uno de vosotros que no piense más alto de sí que lo que debe pensar, sino que piense con buen juicio, según la medida de fe que Dios ha distribuido a cada uno…» Dígale a alguien: administra bien la fe que te fue entregada. Dios no solo nos dio un auto Él nos lleno el tanque. Dígale a alguien: yo no tengo todo lo que quiero pero tengo Fe.

Expandir:

Al que cree, todo le es posible. La Palabra dice: “…Si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra para pedir algo en oración, mi Padre que está en el cielo se lo dará…” Mateo 18:19 (DHH). No es complicado. Creo que las cosas más grandes están aún por venir, que Dios no esta en el trono complaciendo peticiones, sino honrado tu fe, tus convicciones y tus declaraciones alineadas a su propósito.

Escuche bien dije alineadas a Su propósito. Muchas veces nosotros le pedimos a Dios que nos ayude a resolver el problema de la necesidad por la que estamos pasando. Nos acercamos para pedirle que nos resuelva ese problema y a nuestra manera. Que lo resuelva a como nos conviene, pero lo que tenemos que aprender de la fe radical, es que lo que Dios quiere es darnos una vida nueva, y ayudarnos a resolver no solo una cosa sino todos los problemas.

Anuncios

Cuando viene a nuestras vidas, no sólo va a resolver el problema inmediato, sino que nos va a sacar para resolver todo. Tenemos que estar a la expectativa de ver qué es lo que Dios quiere hacer en nosotros.

Un ejemplo muy clásico de la escritura es Hechos 3:1-3: «…Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración. 2 Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo. 3 Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna…»

El cojo fue buscando su bienestar propio sin entender, él pedía dinero, cualquier parecido a los tiempos que vivimos no es casualidad, mendigar no es el deseo del corazón de nuestro Rey Jesucristo para sus hijos. Dios vio que la necesidad del cojo no era pedir, sino caminar.

Podemos poner la fe en las cosas, en las personas, en las circunstancias, pero la fe radical la pone en Dios, que es el que gobierna sobre las cosas.

Me gusta la respuesta radical de Pedro, dije de Pedro el mismo que le negó tres veces, a hora revestido de poder del Espíritu Santo le dice radicalmente al cojo mírame a los ojos. Hechos 3:4-5: «…Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. 5 Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo…»

My God, my God, diga conmigo: él estuvo atento esperando recibir de ellos. Pregúntale a alguien ¿qué tu viniste a buscar hoy? El Espíritu Santo quiere llamar tu atención hoy para darte lo que tú necesitas, y no lo que tú quieres. Dígale a alguien: saca tus pies de la tierra y móntate en la ola sobrenatural. Recibe lo que Dios tiene para ti.

No se puede ser radical con una actitud pasiva, necesitamos volver al tiempo que la gente corra en la iglesia por sus milagros, dancen sobre su milagro y adoren por el cumplimiento. Necesitamos Bartimeos que en medio de la algarabía puedan gritar por su necesidad, sea llorando o gritando «..!!Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!..» (Marcos 10:46-47).

Gente como la mujer del flujo, con todas las de perder arriesgarse a tocar el manto del Maestro (Mateo 9:20-22), necesitamos gente que vean la necesidad de un hermano incapacitado, que estén dispuestos a subirte al techo romper el techo y bajarte por fe al altar (Marcos 2:3-5).

¿Donde está la fe de los guerreros del Reino?, dígale alguien: se radical. Ser radical es tener totalmente convicción de que Cristo esta en control de nuestras vidas, y mi fe está depositada en Él. Es entender que mi cercanía a Él me garantiza galardones.

Hebreos 11:6 «…Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan…»

Alguien se atreve adorarlo sabiendo que Él está en control; dígale a alguien: suelta el control de tu vida. Dios no sólo estará superando nuestras expectativas, sino que nos estará mostrando cuáles son Sus expectativas, y nos deja perplejos cada día; creo que las cosas más grandes están aún por venir.

Terminando

La provisión de Dios para los hombres fue dada en Cristo, y nos apropiamos de ella mediante la fe. La fe es la mente de Dios revelada al hombre.

Nota: Es necesario renovar nuestra mente y conocer la mente de Dios, sus planes, su diseño, su provisión en la cruz.

Romanos 12:2 «…No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta…»

La fe radical no es solo la que espera lo que se desea, sino la fe que recibe la voluntad de Él.

Jesús describe al que tiene vida eterna y que no será condenado como «el que esta atento oye y cree». Oye = akouon, de akuo y cree pisteuon, son participios de presente que destacan acción continua. En otras palabras gente que constantemente está oyendo y creyendo. Por lo tanto oír y creer no son actos de un solo momento, sino acciones que deben continuar.

El que tiene fe siempre le sobran las oportunidades. El viernes les dije algo poderoso en el mensaje «No pierdas tu ola».

“Nunca cambiarás lo que tú crees hasta que tu sistema de creencias no pueda producir algo que tú quieres”. Tenemos que ser intolerantes hacia nuestro presente para crear un futuro.

Muchas veces se nos presentan las oportunidades de montarte en la ola que sueñas para alcanzar el propósito, pero no estamos prestando atención a la palabra que es la que incrementa nuestra fe.

  • Romanos 10:17 «…Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios…»
  • Romanos 10:11 «…Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado…»
  • Hebreos 11:1 «…Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve…»
  • 2 Corintio 5:17 «…Vivimos por fe, no por vista…»
  • 1 Juan 5:4 «...Porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Ésta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe…»

Jesús nos refirió la palabra de la viuda y el juez injusto para enseñarnos que debemos ser persistentes. Lucas 18:1–8; léalo luego en su casa.

No perder el ánimo y no perder la fe es algo necesario en el cristiano, en medio de un mundo en el que no se pueden evitar los problemas, tribulaciones y aflicciones.

© 2016, Luis M. Cintron

Acerca Pastor Luis Cintron

Senior Pastor Ministerio Guerreros del Reino.

También Revise

Luchando con Dios - Predicas Cristianas

Alcen la mirada y reciban creyendo

Predicas Cristianas.. Atrévete a alabar Dios con todo tu corazón, alábale a cambio de nada, exprésate con un corazón lleno de gratitud, y sorprendentemente..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *