Anuncios

Inicio / Predicas Cristianas / Renacimiento por la fe

Renacimiento por la fe

Predicas cristianas – Predicaciones cristianas

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió las cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 12:1-2)

En este pasaje de las Escrituras, la palabra de Dios compara a los creyentes con los atletas que corrían en un Estadio olímpico, rodeado de muchos testigos que están como espectadores de esta “carrera” del servicio cristiano.

Entonces por intermedio de esta carta, el Apóstol al igual que un entrenador recomienda a sus deportistas que si tienen exceso de peso, deben despojarse de él, en vista que les impide correr como corresponde, los creyentes como los deportistas que son deben correr en esta carrera.

Tomemos en cuenta que el “peso” es todo tipo de pecados que el hombre muchas veces lleva a cuestas en su vida, pecados que le impiden vivir una vida cristiana fructífera y eficaz, y lo peor de todo es que les impide avanzar, siendo necesario muchas veces que sean disciplinados por el “entrenador” Dios, que quiere que sus hijos lleven una vida de victoria.

Anuncios

La carrera por la vida a la mayoría nos causa angustia por no sentirnos capaces de alcanzar la meta, y es entonces cuando hacemos alto en el camino y nos dedicamos a “ingerir” todo lo que encontramos a lo largo del trayecto, algunas veces son cosas “nutritivas” la mayoría de las veces es “alimento chatarra”el cual solo nos confiere un sobrepeso que nos hace mas difícil continuar con este maratón.

Tal vez nos desmotivamos o nos perdemos en el camino porque no tenemos clara la meta ni el premio, nuestra meta es llegar a Cristo y recibir el premio que nos tiene preparado que es la vida eterna, esa vida que a lo largo de nuestra carrera podemos ir asegurando si nos dejamos guiar disciplinadamente por el más perfecto de los entrenadores, Dios.

Tu carrera puede ser o un campo árido y accidentado o un camino en cuesta arriba pero fácil de llevar porque los obstáculos hemos sabido superarlos por medio de una vida de entrenamiento en la fe y la observancia de la ley Divina.

Cuantos charlatanes no hay que siempre ofrecen obtener resultados por medio de trampas y caminos aparentemente más fáciles, si, es verdad que los resultados funcionan en el momento, pero nunca son duraderos, porque todo aquello con valor verdadero implica esfuerzo y dedicación.

Dejémonos pues de formulas fáciles y trampas, para que perder más tiempo, lleguemos a esa meta que nos está esperando y fortalezcámonos con el mejor ejercicio perseverando en el amor, el amor nos da todo y por amor todo lo logramos, una vida sin amor, es como las obras sin fe.

Enlaces Patrocinados

Para que vivir entonces sobre una base falsa, vivamos mejor dando pasos seguros en la vida, dejemos atrás todo aquello que nos desvía de la carrera y rechacemos a los que nos ofrecen un premio que es falso y solo nos llevará a la tristeza y desolación; corramos alegremente por la vida sintiendo en los pulmones el aire puro y revitalizador del renacimiento por la fe y así estaremos seguros que siempre llegaremos a la meta.

Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprendas a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en tí quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones delante de tí”. (Deuteronomio 18:9-12)

Hoy es un día especial ya que tenemos la oportunidad de pensar en nuestra vida haciendo un balance sobre lo que consideramos bueno y malo en ella, ¿Por qué será que las más de las veces vivimos anclados más bien en lo malo que hemos vivido que en lo bello y feliz?

Bien, es porque seguramente comprendemos que hemos trasgredido una ley por lo cual nos acarreamos remordimiento y sufrimiento, esta ley que muchos de nosotros podemos considerar como una obligación, pero que en realidad es la que nos permite permanecer en comunión con Dios, nuestro Padre; esta trasgresión es lo que conocemos como pecado, hay muchos pecados que cometemos día con día, pero hay uno que es particularmente ofensivo para Dios, y es abandonarlo por correr en pos de ídolos, esto sucede cuando llegan los momentos de prueba o cuando en nuestras vidas no hemos permitido que se manifieste la voluntad de Dios.

La mayoría de las veces se nos presenta la atractiva oportunidad de conseguir beneficios inmediatos y espectaculares, pero cuando esto sucede deberíamos de estar más atentos a que es lo que se oculta detrás.

Anuncios

El amor de Dios es único y tan resplandeciente que no admite dudas ni alternativas, es uno solo, es omnipotente ya que su poder es infinito; Nos engaña aquel que dice que Dios se encuentra en un amuleto, en una invocación, o en una representación hecha por mano de hombre.

¿Por qué nos dejamos engañar por aquellos que usan su Santo nombre para conseguir sus propios beneficios? Pensemos por un momento, si Dios quisiera esto sería como negarse a si mismo, que caso hubiese tenido que le entregara la ley a Moisés para su pueblo diciéndole de la siguiente manera “No tendrás dioses ajenos delante de mí….” (Génesis 20:3)

¿Por qué ha sido que Dios ha ocultado la luz de su rostro de su pueblo elegido sino es por su infidelidad para con Él?

Simplemente porque el no acepta ser una opción, ya que todo lo que existe le pertenece. Hasta cuando seguiremos buscando fórmulas mágicas, adivinos, rituales ajenos, supersticiones, y ese afán por satisfacer el orgullo y vanidad buscando ser poderosos al ligarnos a un mundo falso que nos comunica con muertos y al unirnos a ellos en voluntad nos convertimos en muertos en vida, porque hemos depuesto la devoción que debemos únicamente a Dios Nuestro Padre ante el enemigo que nos ha tendido el lazo oscuro del mal.

Cuando Dios en su infinito amor para con su pueblo permitió que su Hijo amado, Cristo, viniese al mundo a pagar el precio por nuestro pecado, nos regaló una nueva vida pero también nos enseñó a vivirla para poder conservarla, y en cada palabra, en cada acción nos demostró que no hay poder más alto que el del divino Padre manifestado a través de Él su hijo y siervo fiel.

Las Escrituras nos muestran como es que Jesús enalteció a su Padre:

Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. Y hay en Jerusalén cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. En estos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día. Entonces los judíos dijeron a aquel que había sido sanado: Es día de reposo; no te es lícito llevar tu lecho. El les respondió: El que me sanó, él mismo me dijo: Toma tu lecho y anda. Entonces le preguntaron: Quién es el que te dijo: Toma tu lecho y anda? Y el que había sido sanado no sabía quién fuese, porque Jesús se había apartado de la gente que estaba en aquel lugar. Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor. El hombre se fue, y dio aviso a los judíos, que Jesús era el que le había sanado. Y por esta causa los judíos perseguían a Jesús, y procuraban matarle, porque hacía estas cosas en el día de reposo. Y Jesús les respondió: Mi padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo..” (Juan 5:1-17)

Jesús se hace presente para darnos una enseñanza enorme para nuestras vidas reflexionemos sobre ella y sobre cada uno de nosotros.

Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. Y hay en Jerusalén cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. En estos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese.…….”

Es significativo observar como no hemos cambiado al curso no solo de los años sino de los siglos; Cómo es que somos testigos ahora por medio de la palabra del evangelio de aquellos seres necesitados y maltrechos, los cuales no sólo adolecían de un mal físico sino también de un mal espiritual.

En este caso nos habla de hombres que siendo judíos y creyentes ortodoxos del Dios único dejaban de lado esa celosa devoción y se apilaban en un estanque esperando que un hecho sobrenatural les devolviera la salud.

Acerca Central de Sermones

www.CentralDeSermones.Com está dedicado a llevar el evangelio de Jesucristo y la Palabra de Dios al mundo. Índice de predicas cristianas, sermones, predicaciones, mensajes cristianos, estudios biblicos, bosquejos y otros recursos cristianos basados en la biblia que le ayudaran a evangelizar y en su crecimiento espiritual.

Los mensajes cristianos, predicaciones, sermones, estudios biblicos, y otros recursos cristianos en nuestro índice fueron publicados por fieles creyentes en Jesucristo, de diferentes denominaciones quienes han deseado compartir sus predicas cristianas, sermones, estudios biblicos, bosquejos, y mensajes cristianos.

Revise también

Predicas Cristianas.. No todo es lo que parece

No todo es lo que parece

Predicaciones cristianas.. Los aspectos mienten, tengamos suprema cautela que no nos estemos mintiendo a nosotros mismos.  Tenemos que examinarnos a nosotros..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *