¿Por qué dudaste?

Mateo 14:31

Introducción:

Jesús había hecho un milagro que despertó mucha simpatía en el pueblo: Había multiplicado 5 panes y 2 peces y dado de comer a 5 mil personas.

Después el Maestro despidió a la multitud y mando a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de Él a la otra ribera del Mar de Galilea. Mientras tanto, El subió a un monte a orar. «Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. Los antiguos dividían la noche en 4 vigilia de 3 horas cada una, por lo tanto, la cuarta vigilia era de 3 a 6 de la mañana.»Estaba ya oscuro» (dice Juan).

Así que aun no había salido el sol y al ver a Jesús en la penumbra creyeron que era un fantasma y tuvieron miedo. Pedro quiso comprobar que era Jesús y trato’ de ir hacia Él caminando sobre el mar, pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Pedro clamo: «Señor salvame» y Jesús extendiendo la mano, asió de el y le dijo: «Hombre de poca fe ¿por que’ dudaste?» ¿Cuantas veces has sentido esa dulce reprensión de Cristo en tu corazón…?.

En esta oportunidad vamos a señalar tres asuntos a los cuales se aplica la Fe:

1. La Salvación

En Hebreos 4:2 dice:»pero no les aprovecho’ el oír la palabra, por no ir acompañada de la fe».

En otras palabras, las personas que no alcanzan su salvación es porque No aplican la fe.

En cierta ocasión: Un niño contemplaba junto a su padre un funicular (teleférico), es decir un pequeño carrito que transitaba de una montaña a otra sostenido por unos fuertes cables.

El niño quería montar pero el padre no accedía.

Llego hasta allí en esos momentos el ingeniero que había dirigido la construcción de esa obra, y comenzó a explicar a los presentes la seguridad que había al montar en aquel carrito, puesto que los cables eran de acero muy fuerte y todo había sido hecho de acuerdo con las técnicas mas modernas, avanzadas y seguras. El niño escucho y creyó y confió en las palabras del ingeniero, por eso quería montar aquel funicular, pero el padre, contemplando el tremendo precipicio que separaba a ambas montañas No accedió a realizar aquel viaje.

Este ejemplo ilustra bien el asunto: El padre seguramente creyó todo lo que dijo el ingeniero acerca de la seguridad de aquel carrito, pero no monto porque no CONFIABA en ese vehículo.

El niño si CONFIABA y por eso estaba listo a dar el viaje.

¿Confiás tu en Cristo como tu único y suficiente Salvador?.

El segundo asunto a los cuales se aplica la fe.

2. La Oración

Además, la Fe es indispensable para que Dios conteste nuestras oraciones. Santiago escribió: «pero pida con Fe, no dudando nada» (Santiago 1:6).

Se cuenta que un muchacho estaba mostrando a sus amigos los regalos que había recibido con motivo de su cumpleaños y después de mostrar algunos dijo: «Y también un álbum de sellos».-La madre lo requirió, pues en realidad el álbum de sellos no estaba en la casa, pero el hijo respondió: Pero mama, abuelita me prometió que me mandaría un álbum de sellos por mi cumpleaños, por lo tanto, aunque aun no ha llegado, yo lo cuento entre mis regalos, ya llegara.

Así debemos pensar en relación con nuestras oraciones al Señor.

3. La Fe es indispensable para Agradar a Dios y Recibir sus recompensas.

Mateo 14:31 «Agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan».

Dios esta dispuesto a darnos grandes galardones en este mundo y en el venidero. Pensemos en primer lugar en algunos galardones que Dios nos ofrece ahora: En Gálatas 5:22, leemos:»Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza».

Hay un precioso cántico que yo entonaba desde pequeño que dice: «Las promesas de Señor mías son. En la Biblia yo las leo y se’ que las promesas del Señor mías son». Pero a pesar de todo, hay infinidad de cristianos que no toman esas promesas y viven llenos de ansiedad, sin experimentar el gozo de la paz, la paciencia y otros dones mas que el Señor nos ofrece a todos.

Conozco a una señora que casi siempre tiene la tristeza reflejada en el rostro. Algunas veces los hermanos de la iglesia la felicitan por alguna bendición que Dios le da, pero ella con la cara llena de tristeza responde algunas frases que destila amargura.

Y sin embargo, la ordenanza del Señor es esta: «Estad siempre gozosos». (1 Tesalonicenses 5:16). Dice en 1 Pedro 1:7- 9: «Creyendo en Cristo os alegráis…obteniendo el fin de vuestra Fe, que es la salvación de vuestras almas».

Pero aun en esto muchos cristianos no disfrutan de la paz que resulta de la seguridad de nuestra salvación, y viven con la preocupación si llegaran al cielo o no. A tales creyentes se les puede aplicar la expresión de Jesús: «Erráis ignorando las Escrituras y el poder de Dios» (Mateo 22:29).

Jesús enseño’ que una persona que verdaderamente lo acepta a El como su Salvador ya es salvo y no perderá jamás su salvación eterna, porque Jesús dijo: «Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y NO PERECERÁN JAMÁS, ni nadie las arrebatara de mis manos» (Juan 10:28).

Pablo afirma: «Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionara’ hasta el día de Jesucristo».(Filipenses 1:6).

Y Judas escribe: «Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría..» (Judas 1:24).

Ilustración final:

Fabricaban un puente. Vino un grande aguacero. El fango la tierra que habían sacado casi toda volvió’ al fondo de la zanja. Al siguiente día, los trabajadores contemplaban tristes el desastre. El ingeniero llego sonriendo y les pregunto: ¿Que les pasa? -uno hablo y dijo: La tierra, el fango (en forma de lamento) El ingeniero dijo: Miren arriba el cielo, la luz ,el sol, a trabajar y pronto el puente será fabricado.

Conclusión:

Permita el Señor que nunca tengas que escuchar esa reprensión de Cristo: «¿Por qué dudaste…? Sino que por el contrario, se haga en ti una realidad el consejo del anciano Pedro, quien dijo: «vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra Fe virtud; a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; ah la paciencia, piedad; a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejaran estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo.» (2 Pedro 1:5-8)

También Revise

Predicas Cristianas 2020 | La oración

La oración

Predicas Cristianas, la oración que nunca debe parar es aquella que demanda ser fortalecido en el espíritu para hacer realidad lo anterior y finalmente la que..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *