Inicio / Predicas Cristianas / Desde un sueño al palacio

Desde un sueño al palacio

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristiana

Texto: Génesis 37:1-9

Introducción:

Hay un día en que uno también se pone a pensar y soñar acerca de grandes cosas y cuando estas llegaran, quizás llegaste en amargura hoy, y te has sentado atónito, has visto a todos y has pensado ¿Cuándo será mi día? Yo te digo que no estás perdiendo el tiempo, porque creo que antes de que te des cuenta tu también estarás en el lugar donde hoy estas soñando estar, no estás perdiendo el tiempo.

Mientras que el mundo está viendo un partido, oyendo música, haciendo cosas que no son productivas, quiero que entiendas que has escogido el mejor lugar, pero tienes que creer y estar atento hasta que llegue la Palabra para tu vida, no sé en qué momento será, pero en uno de estos mensajes, Dios te va a sacar de atrás y te va a llevar al lugar donde siempre has soñado.

1. Diferencia entre un sueño y una meta

Hay etapas que toda persona tiene que pasar para manifestar el sueño de Dios para su vida. El primer nivel o etapa es: Tienes que tener un sueño. el plan de acción de Dios para la vida de José comenzó en el momento que él fue capaz de soñar, en el momento en que abrió su conciencia para soñar, porque se sentía amado por su padre.

José era hijo de la mujer amada, y eso provocaba que él quisiera soñar, la primera etapa es poder tener un sueño, ahora sueños y metas no son lo mismo, un sueño tiene una característica diferente a una meta, las metas tú las puedes alcanzar realmente sin Dios, porque para alcanzar la mayoría de ellas, lo que necesitas es disciplina, trabajo, un sueño no es rebajar de peso, sino lo que necesitas es dejar de comer todo lo que comes, hacer ejercicio.

Puedes venir que oremos por ti, pero no por eso vas a rebajar, sino con disciplina, un sueño es diferente a una meta, porque sólo lo puedes lograr si Dios te lo da y te lo entrega, el sueño de José por donde quiera que tú lo veas, era de Dios, José tuvo un sueño, y él para poder reinar sobre sus hermanos, tenía que pasar por los diez, pues eran once y él era el menor.

Si el mayor se moría, le tocaba el puesto de autoridad para el segundo, tenían que morirse diez para que a él le tocara, por eso es que Dios tenía que mover el mundo natural para que José pudiera tener lo que soñaba, sólo Dios podía darle ese sueño, hay gente que dice que José cometió el error de hablarlo a sus hermanos, pero cuando tú tienes un sueño, lo dices a todos, porque cuando Dios te consume con un sueño, no hay otra cosa en la que puedas hablar.

Esta iglesia tiene un sueño de ganar la ciudad, pero ese es el sueño que Dios nos ha dado, por eso solo hablamos de gente, y así es cuando Dios te da un sueño, de lo único que puedes hablar es de él, los hermanos de José podían hablarle de cualquier cosa, pero él terminaba en lo mismo, un sueño te consume de tal forma que de lo único que puedes hablar es de eso, tienes que aprender a soñar.

Lo segundo que es importante que entiendas es que no todo el mundo va a entender e interpretar correctamente tus sueños, pero no puedes vivir con la interpretación que los demás le dan a tus sueños, lo que quiero que entiendas es que, entre más resistencia recibió a su sueño José, él fue y soñó otro sueño, y ahora fue uno espiritual, porque el primero fue que había unos manojos delante de él.

Fue a nivel de la tierra, no era respetado por sus hermanos, lo comenzaron a criticar, a resistir y lo que hizo José fue que soñó un sueño más grande, ahora lo elevó a un sueño espiritual, porque lo que vio fue doblarse al Sol y la Luna delante de él, muchos tienen sueños provocados por su condición natural.

Ellos se revelaron contra José, y ahora él dijo que no sólo sus hermanos, sino el Sol y la Luna, muchos de ustedes han soñado con tener dinero, pero Dios te trajo aquí para que entiendas que El tiene un sueño más grande que cambiar tu condición natural, sino todo en tu vida, Abraham tuvo dos visiones: Dios le dijo: Vas a tener hijos, pero un día le dijo: Yo te voy a dar una descendencia espiritual, le dijo que iba a tener hijos como las estrellas.

Porque nuestras condiciones naturales nos hacen soñar y encontramos resistencia, pero Dios nos da sueños más grandes, esa es la diferencia de una meta y un sueño, la meta te cambia a ti solo, pero el sueño cambia a todos los que están a tu alrededor, la Biblia dice: Pídeme y te daré las naciones por herencia, Dios quiere elevar tus sueños de la condición natural a la espiritual, para que puedas ver que el sueño de Dios sobre ti, es más grande.

Pero el sueño de tu condición es cuando Dios sueña a través de ti, tu situación te hace soñar con algo y es grande, pero jamás se compara cuando Dios sueña a través de ti, y Dios va a despertar aquí sueños todavía más grandes, no van a ser los manojos los que se van a doblar delante de ti, sino el Sol y la Luna.

2. Todo lo que tocas, es prosperado

Segunda etapa: Tienes que aprender a hacer que todo lo que está al alcance de tu mano, prospere, la segunda etapa de la vida de José es que fue vendido y llegó a la casa de Potifar, la Biblia dice que todo lo que ponían en su mano, lo hacía prosperar, pero debes de procurar que todo lo que tienes en tus manos, prospere ¿Cómo Dios te va a dar un auto si la bicicleta no la cuidas? El mundo no se mueve por lo que sienten, sino por lo que ve.

Tú puedes ir a un centro comercial y tomar toda la ropa que quieres, pararte frente a la caja a orar en lenguas, y al final te van a decir: Tienes que pagar, con lenguas no se compra ropa, sino con dinero, no puedes ir donde tu jefe y decirle: Dios me dio una Palabra que yo sería grande, deme la promoción, a tu jefe no le importa, sino que su vida se haga mejor porque tú estás ahí, Potifar estaba contento porque todo lo que ponía en sus manos prosperaba.

¿Qué es lo que Dios puso en tu mano? Cuando tienes un sueño, debes ver qué tienes a tu alcance hoy, lo segundo es que debes de saber lo que Dios NO ha puesto en tu mano, José se paró frente a la mujer de Potifar, él se quitó la ropa (ninguna mujer se la pudo haber quitado) José estaba solito con ella, pero recapacitó, vino una visión, vino su sueño y ahí no estaba ninguna mujer.

Entonces dijo: Tú esposo, mi amo, me ha puesto sobre toda la casa, menos sobre ti, el mundo está buscando cristianos de integridad a quienes promover, tu jefe está buscando que si deja dinero en su escritorio, lo encuentre, porque más importante que el talento, es la integridad, tan importante es saber lo que Dios te dio como lo que no, primero soñamos, luego debemos ver qué hay a nuestro alrededor y qué podemos cambiar.

Sabemos que Faraón tiene dos sueños, y lo interesante es que Dios le da a Faraón (un impío que no le sirve a Dios) un sueño que sólo un hombre de Dios le puede interpretar, lo interesante es que Faraón buscó en todo Egipto a alguien que le interpretara el sueño y no encontró a nadie, tienes que entender que hay gente allá fuera, que Dios les ha dado sueños y no pueden dormir porque no encuentran quién se los interprete.

La tercera etapa, es saber que en tu vida, sólo Dios es quien te puede dar la respuesta, cuando tu estudias la vida de Pablo y ves su desarrollo, te das cuenta que al principio Pablo decía: Yo y Cristo; a mitad del mensaje dice: Dios y yo, y luego cambia su manera de pensar y a lo último decía: Ya no yo, sino ahora Cristo, mire el proceso de madurez de Pablo.

José tuvo que aprender eso en su vida, porque Dios le da un sueño a José, pero todo lo que le pasaba en su vida no tenía nada que ver con el sueño de Dios, lo interesante es que aquí no vemos al mismo joven que soñó años atrás, a los diecisiete años estaba decidido, soñaba diferente, ahora es un hombre de 30 años que había experimentado soledad, rechazo, traición…

El que estaba ahí era el mismo José hablando naturalmente, pero en el mundo espiritual era un hombre que había aprendido que sólo Dios le puede dar la respuesta, sólo el favor de Dios te puede llevar a la dimensión que El te ha promovido, tienes que tener habilidades, talentos, aprender a trabajar las relaciones, pero hay un punto en que llegas frente a Faraón y a entender que sólo Dios te dará la respuesta y te llevará al nivel que te ha prometido.

Acerca Daniel Tomas

Mi nombre es Daniel Tomas y hace más de 35 años sirvo al Señor. He asumido el compromiso de serle fiel cada día de mi vida y de sembrar mi corazón y ministerio en Su presencia y así llevar mucho fruto. Junto con toda mi familia en enero del año 1994 vinimos a Bariloche a servir en la Iglesia Catedral Familiar, de la Unión de las Asambleas de Dios, ministerio el cual amamos y donde Dios nos trajo para así alcanzar Su sueño, que es ver a esta ciudad y pueblos aledaños rendidos a los pies de Jesús.

Revise también

Legado del padre ante la oportunidad de su hijo hacer grandes cosas.

Predicaciones Cristianas... Cuando vas a guiar a tus hijos en el camino de la vida, este es el precepto que has de seguir: Dios está en primer lugar.

2 comentarios

  1. Juan francisco Elias macario

    Hermosos estudios que son de grandiosos y de mucha relevancia a mi vida y mi ministerio; que Dios los bendiga en este año 2017. Shalom

  2. José Castillo B.

    Que bendición de estudio mi amado hermano, lo bendigo y que el todo poderoso lo siga guiando por las sendas de justicia. Bendiciones Buena Palabra
    El Santuario, Asambleas de Dios, El Salvador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *