Pero recibiran Poder

Predicas Cristianas… Predicaciones Cristianas

Texto: Hechos 1.8

Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra.

Introducción:

El Nuevo Testamento nos narra en diversas formas el momento en que Jesús desafía a los discípulos para continuar con la predicación del mensaje de salvación a todas las naciones.

  • Mateo 28.19-20
  • Marcos 16.15-18
  • Lucas 24.46-49

En esas diferentes versiones encontramos diferentes maneras de expresar la tarea, pero todas conducen a lo mismo; discípulos haciendo discípulos, seguidores de Cristo compartiendo el mensaje de Salvación y llevando a otros a llevar ese mensaje a lo largo de todo el mundo; ahora bien; ¿comenzando dónde? Comenzando desde nuestro alrededor, nuestro entorno, nuestro mundo conocido.

Lo segundo importante a notar aquí es la promesa del Poder de Dios para aquellos discípulos y seguidores del maestro.

Creo que la motivación de esta promesa fue la misma que aun hoy día se puede ver entre los cristianos… ¿cómo yo voy a hacer esa tarea tan grande? ¿Como es que yo puedo llevar ese mensaje hasta tan lejos? ¿Quizás también se preguntaron tal como Moises y que hay si la gente me pregunta quien me envió? El Señor le dijo, recibirán el Espíritu Santo y este les capacitara.

Hoy en día muchas veces como discípulos de Jesús no entendemos que él quiere a través de nosotros continuar lo que comenzó hace 2000 años atrás, redimir este mundo de pecado, llevar a que todos procedan al arrepentimiento; muchas veces no es solo que no entendamos si no que muchas veces creemos que nosotros no somos la persona adecuada para esta tarea o pensamos que esta no es nuestra responsabilidad o que simplemente no estamos calificados para esa tarea tan grande. Ejemplo Heidi.

EL PODER DE DIOS ESTÁ SOBRE NOSOTROS:

1. Para Santificarnos. (1 Tesalonicenses 5.23-24)

Que Dios mismo, el Dios de paz, los santifique por completo, y conserve todo su ser –espíritu, alma y cuerpo– irreprochable para la venida de nuestro Señor Jesucristo. El que los llama es fiel, y así lo hará.

El Espíritu nos santifico para hacer su obra. La palabra de Dios nos enseña que cuando venimos al Señor, le reconocemos como nuestro Señor, el Espíritu viene a nuestras vidas y comienza la obra, nos santifica por completo para que podamos así caminar con el Señor, amarle, servirle; y por sobre todas las cosas adorarle en Espíritu y verdad.

El poder de Dios viene a nuestras vidas como el sello a lo que Cristo hizo en la cruz por nosotros.

Nosotros debemos de entender que sin reconocer a Jesucristo como Señor y Salvador y la presencia del Espíritu Santo Santificando nuestras vidas no podemos disfrutar de la presencia de Dios. Nuestra salvación y santificación no depende de nosotros si no que depende de la obra del sacrificio en la cruz y la obra del Espíritu santo.

Si bien es cierto que después nosotros debemos caminar en pos de la palabra de Dios y apartarnos de las cosas que nos alejan de Dios es El espíritu que nos hace aceptos por el amado. Con nuestras fuerzas y con nuestros logros humanos no podemos lograr ser aceptados por Dios.

Acerca aron.perez@gmail.com

También Revise

Durmiendo con las cadenas

Durmiendo con las cadenas

Predicas Cristianas. ¿Qué hacer en medio de la crisis? Bueno, hay que recordar que Dios tiene control de cada situación. Detrás de cada crisis hay un poder...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *