El afecto fraternal es un mandato

En la Antigüedad, un ejemplo curioso al respecto lo ofrece el apelativo con que se denominaba a los discípulos de Aristóteles: los peripatéticos, precisamente porque tomaban sus clases con el maestro mientras se desplazaban por calles y paseos.

Con un sentido mucho más profundo que éste que le asignaban los seguidores del filósofo, el apóstol Pablo exhorta a los creyentes a caminar por la vida, en todo tiempo y lugar, como verdaderos hijos de luz: «…pues somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.»(Efesios 2:10)

Anuncios

¿Cómo podemos “Andar en amor”?

ENSANCHANDO NUESTRO CORAZÓN.

Pablo escribió a los cristianos de la antigua Corinto: “Nuestra boca se ha abierto a vosotros, oh corintios; nuestro corazón se ha ensanchado. 12 No estáis estrechos en nosotros, pero sí sois estrechos en vuestro propio corazón. 13 Pues, para corresponder del mismo modo (como a hijos hablo), ensanchaos también». 2 Corintios 6:11-13.

¿Por qué les pidió Pablo a los corintios que ensancharan su corazón?

Anuncios

Recordemos cómo nació la congregación de aquella ciudad. Pablo llegó a Corinto a finales del año 50, y aunque al principio se enfrentó a dificultades, no se dio por vencido. En poco tiempo, muchas personas aceptaron las buenas nuevas.

El apóstol pasó allí “un año y seis meses”, y durante ese tiempo se esforzó en gran manera por enseñar y fortalecer a la joven congregación. Es obvio que sentía un profundo cariño por aquellos cristianos (Hechos 18:5, 6, 9-11). Y ellos tenían razones de sobra para corresponderle.

Sin embargo, hubo quienes se resintieron con él, quizás porque no les gustaba que los aconsejara con tanta franqueza (1 Corintios 5:1-5; 6:1-10). O quizás porque creyeron las calumnias de los “apóstoles superfinos” (2 Corintios 11:5-6).

Fuera como fuera, Pablo quería sentir el amor de sus hermanos. Por eso les suplicó que ensancharan su corazón y que estrecharan su relación con él y con los demás cristianos.

¿CÓMO PODEMOS ENSANCHAR NUESTRO CORAZÓN Y MOSTRAR MÁS AMOR A LOS HERMANOS?

Anuncios

Es natural que nos sintamos cómodos en la compañía de personas de nuestra misma edad o cultura y que pasemos más tiempo con quienes tienen gustos parecidos a los nuestros. Pero si eso nos lleva a distanciarnos de los demás, debemos ensanchar nuestro círculo de amistades.

Pregúntese: “¿Ando casi siempre con mis amigos más cercanos? ¿Me cuesta trabajo incluir a otros hermanos en mis actividades sociales? ¿Guardo las distancias con los nuevos convertidos, pensando que solo con el tiempo podrán ganarse mi amistad? ¿Saludo a todos en la congregación, sean jóvenes o mayores?”.

Las palabras que Pablo escribió a los romanos nos ayudan a cultivar la debida actitud hacia nuestros hermanos en la fe.

Romanos 15:7Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios”.

RECIBÍOS.

La palabra griega que se traduce “recibíos” en este versículo significa “acoger amable y hospitalariamente a alguien, aceptarlo en nuestro círculo de amistades”.

En tiempos bíblicos, la costumbre era que, cuando una persona invitaba a casa a sus amigos, les dijera lo contento que se sentía de tenerlos allí. Esa es la actitud con la que Cristo nos ha recibido en la iglesia y a nosotros se nos anima a hacer lo mismo con los demás cristianos.

Al saludar a los hermanos en la iglesia o en tu grupo vida o en tu discipulado, ¿por qué no dedicas unos minutos a aquellos a los que llevas tiempo sin ver o con quienes no has hablado recientemente? Si en la siguiente reunión haces lo mismo con otros hermanos, verás que en poco tiempo habrás tenido buenas charlas con muchos de la iglesia.

Saludar a los demás es el primer paso para entablar conversaciones e incluso para ganar amistades duraderas.

En todas nuestras reuniones tenemos una gran oportunidad de agregar a alguien a quien no conocemos a nuestro circulo de conocidos o de amistades.

Necesitamos ensanchar nuestro corazón “añadiendo”, esa es nuestra consigna durante todo este año; añade a tu lista nuevos amigos y crecerá el amor que nos une como hermanos y así nos pareceremos más y más a Cristo.

¿Por qué no tomas esto como una tarea esta semana y te propones a saludar a varios hermanos que no conoces y agregarlos a tu grupo de amigos? Será una gran bendición para tu vida.

© Moreiba Cabrera

Central de Sermones: Predicaciones Cristianas

Moreiba Cabrera, Misionera, Pastora principal de la iglesia Nueva Vida de Madrid. Directora de la extensión de Madrid del Centro de Estudios Superiores de Teología de Asambleas de Dios CSTAD.

También Revise

Predicaciones Cristianas - La experiencia del sufrimiento

¿Por qué sufre la humanidad?

Si un Dios benévolo y omnipotente controla todo lo que ocurre en el mundo, entonces ¿por qué él permite que los inocentes sufran, que haya..?

3 comentarios

  1. Virgilio Menelo Barrazueta Ortega

    Gracias Pastora por el mensaje, mas hermoso que nada. Dios la bendiga.

  2. blank

    La Biblia permite pastora y si o no lo permite me podrian indicar donde lo dice?,mil gracia

    • blank

      Mira el mensaje tan hermoso que es Palabra del Señor y deja de preguntar incoherencias, Dios lo único que quiere es un corazón sincero y humilde delante de él, ponte a leer la Biblia y deja de ser tan machista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *