Anuncios

Inicio / Predicas Cristianas / Esclavos dispuestos para aceptar el propósito de Dios

Esclavos dispuestos para aceptar el propósito de Dios

Predicas Cristianas

Génesis 39

La presencia de Dios es garantizada cuando estamos dispuestos en aceptar sus propósitos divinos.

Si existía un responsable de la venta y sufrimiento y de todos los acontecimientos en torno a José era Jehová Mismo,

I. DIOS ESTA CON NOSOTROS CUANDO SERVIMOS.

Anuncios

A. La disciplina del servicio (39.1–6).

José cambió su «túnica multicolor» por el delantal del criado, y Dios le obligó a aprender a trabajar. De esta manera, aprendió la humildad (1 Pedro 5.5–6) y la importancia de obedecer órdenes. El texto da testimonio de que Jehová estaba con José (2), de modo que aun su amo se percataba de eso. Como resultado, la Palabra dice que halló José gracia en sus ojos (4).

Esta expresión indica que Potifar reaccionaba con benevolencia y favor hacia José, y lo elevó a un servicio más personal en los asuntos personales. Con el ascenso de categoría, hubo un aumento de responsabilidades que José afrontó con responsabilidad; de modo que mediante el joven, Jehová bendijo la casa del egipcio (5), es decir, que prosperaban los negocios de su señor.

II. DIOS ESTA CON NOSOTROS CUANDO SOMOS TENTADOS.

B. La disciplina del dominio propio (39.6–18).

Enlaces Patrocinados

La madre de José era una mujer hermosa y sin duda el hijo heredó sus rasgos (29.17). La frase bella presencia (6) habla de la fina apariencia de José, que llegó a ser causa del incidente que presentamos a continuación, y que ilustra los peligros de un alto oficio en un hogar pagano.Las mujeres egipcias eran conocidas por su infidelidad, pero José no cedió.

La mujer de su amo (7) era una persona libertina e impulsiva que no tenía nada en qué ocuparse. Carecía de prejuicios y cuando su esposo estaba ausente, encontraba a otros hombres demasiado atractivos. Pronto hizo a José objeto de sus atenciones y en la primera oportunidad le propuso un amorío.

En contraste con Judá (38:16), José resistió la invitación. Le explicó que, debido a su elevada responsabilidad, tal acto era una violación de confianza. No se preocupa (8) significa “no sabe”. Y sobre todo, que al hacer él tal cosa, sería un grande mal y pecaría contra Dios (9). La mujer no lo entendía así, de manera que siguió molestándolo e invitándolo. Por fin, en un momento propicio, se tornó insistente y lo asió por su ropa (12), atrayéndolo hacia ella.

José se libró huyendo de la casa; pero al hacerlo, dejó sus ropas p 131 en las manos de ella, cosa que ella pudo emplear en contra de él. Cuando ella llamó a los de la casa (14) acusó al hebreo (aprovechando el prejuicio racial) de intenciones malignas y pretendió haberse resistido dando grandes voces. Cuando más tarde llegó el esposo, repitió la acusación, y José fue encarcelado.

Dios estaba probándolo, porque si José no podía auto controlarse como siervo, nunca podría controlar a otros como gobernante. Pudiera haber aducido: «¡Nadie lo va a saber!» o «¡Todo el mundo lo hace!» Pero, en lugar de eso, vivía para agradar a Dios y se cuidó de no proveer para la carne (Romanos 13.14). «¡Huye de las pasiones juveniles!», amonestó Pablo (2 Timoteo 2.22), y esto fue exactamente lo que José hizo. Como dijera el predicador puritano: José perdió su túnica pero conservó su carácter. Demasiadas personas han fallado en esta disciplina y Dios ha tenido que echarlas a un lado (1 Corintios 9.24–27; Proverbios 16.32; 25.28).

Anuncios

III. DIOS ESTA CON NOSOTROS CUANDO SUFRIMOS.

C. La disciplina del sufrimiento (39.19–23).

Dios estaba con José al ser enviado a la cárcel y no a la muerte.

Potifar se enfureció por lo que oyó, y puso a José en la prisión donde eran confinados los prisioneros del rey (prisioneros del estado). בֵּית הַסֹּהַר lit. la casa de encierro, proviene de סהר, rodear o encerrar ; la prisión del estado rodeada por una muralla.

Este castigo era muy moderado. Porque las leyes de los egipcios leyes duras en cuanto a (los delitos referentes a) las mujeres. Un intento de adulterio debía ser castigado con 1.000 azotes, y la violación de una mujer libre era aún más severa. Es posible que Potifar no haya estado completamente convencido de la castidad de su esposa, y por tanto no dio credibilidad sin límite a lo que dijo.

Pero incluso en ese caso fue la misericordia del fiel Dios del pacto, quien ahora como antes (37:02ss El hecho de que José no fuera matado inmediatamente, sugiere que su amo (29), aunque enojado, no estaba totalmente convencido de la inocencia de su esposa.
Dios estaba con José en la cárcel procurándole favor.

Vers. 21–23. En misma cárcel estaba Yahvé con José, procurándole favor ante los ojos del jefe de la prisión, de tal modo que le encomendó todos los presos a su cuidado, dejando todo lo que tenían que hacer, que se hiciera por medio de él, y sin preocuparse por nada que estuviera en su mano, porque lo que él hacía, Yahvé lo prosperaba.

El carcelero era el gobernador de la prisión, o superintendente de los carceleros, y estaba bajo Potifar, el capitán de la guardia y jefe de los guardaespaldas (cap. 37:36). Por otro lado.

No sólo José controló sus apetitos, sino también logró controlar su lengua; porque no discutió con los oficiales ni expuso la mentira que la esposa de Potifar esparcía acerca de él. El control de la lengua es una señal de madurez espiritual (Santiago 3).

Es probable que Potifar era el capitán de la guardia a cargo de los prisioneros; incluso tal vez era el principal verdugo. En cualquier caso, cuidó que a José lo pusieran en la prisión del rey (vers. 20), y la fidelidad y devoción de José le ganó el favor de los oficiales.

La clave de su éxito fue que «Jehová estaba con José» (39.2, 5, 21). Al menos dos años tuvo que sufrir José como prisionero o quizás más tiempo. El Salmo 105.17–20 explica que este sufrimiento puso «hierro» en su alma. Contribuyó a hacerle hombre. La gente que evade el sufrimiento tiene dificultades para desarrollar el carácter.

Sin duda José aprendió la paciencia de sus sufrimientos (Santiago 1.1–5) tanto como una fe más profunda en la Palabra de Dios (Hebreos 6.12). Este sufrimiento no era nada agradable, pero necesario y un día se convirtió en gloria.

© Norman Alexis Oliva Videa. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Predicas Cristianas

Acerca Norman Alexis Oliva Videa

El pastor Norman Alexis Oliva, ha servido al Señor Jesucristo desde los trece años de edad; esta casado con Rosa Joana Zuniga, quienes ha procreado dos hijos; Joana Alexandra y Alexis Jafeth.

EL Pastor Norman Alexis, ha sido usado por nuestro Señor Jesucristo, en la Obra Misionera Bautista desde 1992, en la proclamacion del evangelio en la zona sur de Francisco Morazan; se traslado a la Iglesia Bautista Comunion en Tegucigalpa Honduras en 1995, desempeñandose en el area de la musica. Desde 1998-2002 sirvio en la obra misionera, posteriormente fue nombrado por dicha Iglesia, como pastor misionero con el fin de desarrollar y fortalecer la Mision Bautista Monte de los Olivos llegando esta a ser constituida como iglesia. En la actualidad se desempeña como anciano encargado de la predicacion, tambien como Rector del Instituto para la Formacion Teologica Y Pastoral (IFTP) en la Ciudad de Talanga F.M. Honduras C.A.

Obtuvo su Maestria en Exposicion Biblica el 6 de diciembre del 2014 en (MEDA – SEPE)

Revise también

Predicas Cristianas.. No todo es lo que parece

No todo es lo que parece

Predicaciones cristianas.. Los aspectos mienten, tengamos suprema cautela que no nos estemos mintiendo a nosotros mismos.  Tenemos que examinarnos a nosotros..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *