Anuncios

Inicio / Predicas Cristianas / Cuidado con el diablo

Cuidado con el diablo

Predicas Cristianas

Muchas veces hemos escuchado que nuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar” 1 Pedro 5:8, y entonces nos imaginamos que viene con enfermedades y tentaciones que nos destruirán la fe y nos hará abandonar del camino del Señor.

Pero no siempre actúa así ya que su estrategia no siempre está dirigida a que dejemos nuestra condición de cristianos sino que también trata de distraernos para evitar que dediquemos el tiempo necesario a nuestras actividades espirituales, y que son las que mantienen nuestra relación con el Señor.

Leamos la Palabra de Dios en Mateo 4:1-11 “Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares. Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían”.

Al enemigo no debemos tenerle miedo pues el perfecto amor de Cristo echa fuera el temor, “¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien? ……… Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis, sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros” 1 Pedro 3:13-15, pero tampoco debemos subestimarlo ni cruzarnos de brazos sino que debemos estar siempre preparados para defendernos de sus ataques.

Anuncios

El enemigo no puede obligarnos a caer ni a desviarnos del propósito, “cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte” Santiago 1:13-15

El enemigo no puede hacer que los cristianos dejen de ir a sus reuniones espirituales, no puede evitar que lean la palabra de Dios y conozcan la verdad, no puede evitar que mantengan una relación íntima con su Salvador una vez que esa relación con Dios se ha establecido, aunque el mundo entero este bajo su poder, 1 Juan 5:19.

Si no asistimos a la congregación, si no nos preparamos para desarrollar nuestra vida espiritual, si no cumplimos nuestro ministerio, o si no cumplimos la voluntad del Señor en general, la culpa no es del diablo sino que es una excusa nuestra para no obedecer al Señor, una manifestación de nuestra rebeldía; donde sí puede el diablo afectar nuestra vida cristiana es a través de nuestro tiempo, robándonos el tiempo necesario para desarrollar una buena relación con Dios, con lo cual estaría haciéndonos perder sus bendiciones.

El área económica es una de las que más afecta al hombre, incluyendo a los cristianos, por esto se muestra el poder de Dios para satisfacer nuestros deseos, y es allí en donde el enemigo nos ataca sabiendo el efecto que producirá su accionar; mediten un instante las mujeres si no trabajan tantas horas que les lleva a descuidar el hogar y los hijos; y los varones si no trabajan tantos días a la semana, y horas del día, que al final están muy cansados, pero su economía continúa sin ser floreciente, pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto” Hageo 1:5-6; ahora piensen si al hacer esto no están descuidando un poco la relación con el Señor para poner los ojos en lo material.

Pensemos como muchos son tentados a gastar en función de las horas que trabajan y no miran la realidad, pues la palabra que el diablo pone en la mente del hombre es gastar sin límites para que la economía del hogar este siempre quebrada y se generen problemas en el hogar, sobre todo cuando alguno del matrimonio es inconverso.

Enlaces Patrocinados

Y como la economía hogareña está quebrada vienen las grandes soluciones, que por supuesto no son del Señor, pues la bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella” Proverbios 10:22; aparecen mágicamente innumerables proyectos de cómo lograr mayores ingresos, y sin darse cuenta comienzan a descuidar su relación con el Señor.

Aparecen los trabajos que parecen ser una gran bendición pero que impiden congregarse a causa de los horarios, entonces hablamos de aparentes bendiciones que en realidad nos apartan del Señor, pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos”.

Y en ese afán de trabajo, ¿pensamos cuánto tiempo le estamos dedicando a los hijos y a la familia?, pues en la medida que esos tiempos se hacen más pequeños las familias se dividen, y los hogares dejan de ser el centro de unidad en Cristo; es en esa fragmentación donde cada uno es estimulado por el diablo con distintas cosas para que no puedan escuchar a Dios, y mientras uno escucha la radio con la música de moda otros reciben falsas esperanzas por televisión, y los maridos no quitan la mirada de esas modelos que les hacen creer que la belleza exterior es lo que importa y se sienten insatisfechos con sus esposas.

Si las mujeres salen a trabajar, esos trabajos son siempre más aliviados que los que hacían en sus hogares cuando no había lavarropa automático, o cuando debían buscar leña y hacer el fuego para cocinar, o debían buscar ramas para armar una escoba; pero ahora las esposas llegan a casa demasiado agotadas por su trabajo como para no amar a sus esposos por las noches; piensa que si continúas sometida a esta estrategia del diablo ellos empezarán a buscar en otra parte lo que no encuentran en el hogar, y finalmente la familia terminara destruida; pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos”.

Las nuevas tecnologías ocupan una parte importante en de la vida de los hijos, entonces llegan a pensar que las cosas materiales son importantes, y aun cuando pasan casi siempre excesivas horas de distracción regresan agotados al hogar para acostarse sin dialogar con la familia, y mucho menos para mantener una relación con el Señor.

Anuncios

Y cuando tenemos reuniones espirituales, para muchos es mejor involucrarse en críticas que les llevan a apartarse de esas reuniones con sus mentes perturbadas y la mirada puesta en cualquier cosa menos en el Señor, entonces pronto estarán trabajando con sus propias fuerzas, sacrificando su salud y a su familia por lo que creen es una guía de Dios, siendo que es una estrategia del diablo para sacarles del propósito.

Sabes lo que estará ahora diciendo el diablo a su ejército, puedo imaginar que les estará exhortando para que nos mantengan ocupados al salir de la reunión para que no podamos compartir el mensaje, y que otros conozcan su estrategia; seguramente no es ésta la primer enseñanza de este tipo que recibes, ahora, la pregunta es: “¿Hasta ahora tenido éxito el plan del diablo en tu vida?, y si ha sido así, ha llegado la hora de destruirlo, este es el tiempo de restablecer una buena relación con tu Señor y Salvador, pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos”.

© Pastor Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Predicaciones Cristianas

Acerca Luis Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996.

Revise también

Bosquejos para Predicar - La presencia de Cristo en una vida

Pobreza y prosperidad

Predicas Cristianas - La negligencia y la falta de trabajo, despojan al hombre de toda posibilidad de prosperidad, la cual es parte de la voluntad de Dios, para con el hombre..

Un comentario

  1. Maria de los santos Cahuich Sanchez

    Digno de meditar mis caminos hacia a Dios, lo hago bien o lo estoy haciendo mal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *