Inicio / Predicas Cristianas / Comencemos el año con Jesús

Comencemos el año con Jesús

Predicas Cristianas

No sólo los no creyentes necesitan vivir algo de lo sobrenatural en la vida para llegar a la fe; las necesitamos también los creyentes para reavivar nuestra fe pues el mayor peligro que corren los cristianos es el de convertir la fe a una sucesión de ritos y de formas repetidas mecánicamente y sin participación de todo el ser, por eso es que:

Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de hombres que les ha sido enseñadoIsaías 29:13.

La navidad fue una ocasión privilegiada para tener este fortalecimiento de fe, pero por desgracia el secularismo está despojando esta fiesta de su verdadero significado que lleva al temor santo y a la adoración al Señor, para reducirlo a una fiesta familiar, del árbol y de Papá Noel.

Anuncios

Y en medio de todo lo secular o comercial, ayuda mucho a hacer de la navidad el momento para fortalecer la fe, el encontrar espacios de silencio donde deberíamos escuchar como dirigida personalmente a nosotros la invitación del Salmo: “Estad quietos, y conoced que yo soy DiosSalmos 46:10.

Por eso, quiero aprovechar este momento para recordar todo lo que hemos aprendido este año con nuestros hermanos, familia y con la escuela bíblica, asumiendo un compromiso con el proyecto de la iglesia, en el cual recibimos un toque de atención que nos establece una frase: “Año nuevo, idea nueva”, ya que este año vamos a dar un nuevo toque de trabajo en la obra del Señor, dejando de hablar tanto de enfermedades o necesidades que afectan a una minoría, para enfocarnos en la obra que nos incluye a todos, y estos son algunos de los tantos propósitos y objetivos por los cuales trabajaremos a lo largo de este año, y que espero, y deseo, podamos afrontar y superar con éxito, y para esto, “una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la metaFilipenses 3:13-14.

Leamos la Palabra de Dios en Isaías 30:18-21Por tanto, Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia; porque Jehová es Dios justo; bienaventurados todos los que confían en él. Ciertamente el pueblo morará en Sion, en Jerusalén; nunca más llorarás; el que tiene misericordia se apiadará de ti; al oír la voz de tu clamor te responderá. Bien que os dará el Señor pan de congoja y agua de angustia, con todo, tus maestros nunca más te serán quitados, sino que tus ojos verán a tus maestros.  Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda”.

Un nuevo año está comenzando y muchos planes están siendo formados en nuestra mente y anhelamos que muchos sueños sean realizados, queremos ser prosperados en nuestros proyectos y anhelamos alcanzar éxito en todo lo que planeamos para llegar al último día del 2018 celebrando grandes victorias y agradeciendo a Dios por un año de mucha felicidad, pero sabiendo que para que eso acontezca, debemos iniciar el año colocando nuestras vidas y planes en el altar del Señor, pidiéndole que nos oriente y que dirija todos nuestros pasos conforme a su perfecta voluntad.

Anuncios

Necesitamos confesar, con sinceridad, que dependemos en todo de Sus bendiciones, ya que aun cuando nuestra capacidad sea muy grande, sabemos que no iremos a ningún lado sin Él, que es la fuente de gracia, poder y la seguridad de todas nuestras conquistas; debemos hacer un balance de nuestros errores en el año que está finalizando, y si nos faltó fe, pidamos a Dios que nos permita dejar todas las dudas y confiar completamente en Él.

Si actuamos con mentiras y engaños, si fuimos mezquinos y orgullosos, si no practicamos el amor que el Señor nos ha enseñado, es el momento para que haya una transformación en nuestro comportamiento; y para esto, pidamos al Señor que nos conceda la bendición de saber amar verdaderamente, de actuar con humildad y sinceridad, ya que el nuevo año será mucho mejor para nosotros, para nuestra familia, y para la iglesia, si abandonamos los viejos hábitos y empezamos a caminar en la presencia de nuestro Señor Jesucristo.

En todas partes hay pesimistas, gente que siempre considera el lado negativo de las cosas y al comenzar un año nuevo, insistirán en el envejecimiento, en los problemas no resueltos y los que se marcan una tormenta en el horizonte; por supuesto que no podemos eludir los problemas de nuestro tiempo ni las preocupaciones que pueden oprimirnos, sin embargo, el apóstol nos dice: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!Filipenses 4:4.

La vida sigue; otros dicen: “Mientras hay vida, hay esperanza”, y entonces, ¡regocijémonos!, pero no busquemos la falsa felicidad que ofrece el mundo, sino acerquémonos a Dios, quien nos brinda la verdadera alegría; pensemos que el hecho de empezar un nuevo año ya es una bendición, y en él, “el gozo de Jehová es vuestra fuerza Nehemías 8:10.

Este año quiérete a ti mismo, que sea un año de cambio para muchos, pues algunos escribimos nuevas metas, y muchos más le pedimos a Dios que nos conceda una larga lista de deseos, lo curioso es que para muchas personas esta lista de peticiones no cambia de año en año, y la razón obvia para que muchas de estas peticiones estén siempre en la lista es que no las alcanzamos porque no las ponemos en manos del Señor y vemos si son realmente la voluntad de Dios.

Anuncios

Una de las razones por la cual las abandonamos es la falta de planificación de las metas, y son solo deseos, pues la diferencia está en que la meta involucra acción y planificación, mientras que el deseo es solo “pensamiento”, aunque muchas veces los deseos son el comienzo para alcanzar algo, y nos dan motivación y nos empujan.

Comenzar el año con Jesús no debe ser un deseo sino una meta que nos requiera “acción” donde se nos presenta la oportunidad de realizar el deseo y si tenemos la aptitud correcta se nos olvidará pensar en los obstáculos que podrían presentarse para hacerlos realidad.

La clave para realizar un cambio en tu vida consiste en quererte más, esto significa que vas a darte el mismo amor que le das a Dios y a alguien querido, y cuando te amas, automáticamente actúas de un modo distinto que mejora la calidad de tu vida.

Por eso, ¡¡Basta de promesas!!, te sugiero que de hoy en adelante cuando sientas la tentación de hacer algo que te perjudica, en lo físico o en tu relación con el Señor, antes de hacerlo, te preguntes: ¿Esta acción demuestra que me quiero, o quiero a Dios?, y en la respuesta tendrás la motivación de tomar la medida correcta y demostrar tu amor por Dios, y por ti mismo; y si en algún momento fallas en tu intento, en vez de culparte, demuestra tu amor buscando un nuevo plan o una solución, y recuerda siempre que mientras más altas sean tus metas más difíciles serán de alcanzar, pero la satisfacción y los frutos también serán más grandes.

Estamos próximos a comenzar el año 2018 y creo firmemente que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, tiene un camino que desea que sigamos, y además desea que lleguemos exitosamente a la meta que nos tiene asignada.

Al enfrentar cada nuevo día de este año nuevo y tratar de seguir la senda que Dios quiera que sigamos, encontraremos que se parece a un laberinto donde debemos enfrentarnos a decisiones difíciles con respecto a lo que Dios desea que hagamos y a veces tendremos que cambiar la ruta en que vamos o los planes que tenemos; a veces nos daremos cuenta que hemos tomado una decisión equivocada y hemos llegado a un callejón sin salida, y allí tendremos que ir atrás y comenzar nuevamente.

Seguir la voluntad de Dios para nuestra vida no es fácil, pero la buena noticia es que siempre hay ayuda disponible, Dios está siempre listo para ayudarnos con solamente pedirle que nos dirija, “Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra que diga: Este es el camino, andad por él; y no echéis a la mano derecha, ni tampoco torzáis a la mano izquierda”, lo único es que necesitamos estar seguro que estemos escuchando la voz del Señor y no la de nuestro propio deseo.

Entonces, para que podamos avanzar sin fijarnos en los obstáculos, tengamos plena confianza en Jesús a fin de vivir esta vida con Él desde el comienzo de este nuevo año, haciendo siempre viva en nosotros las palabras del apóstol: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por míGálatas 2:20;

Escuchemos la voz de Dios, quien no nos promete un año fácil y sin preocupaciones, pero que nos propone vivirlo con Él, confiando en el amor que demostró siendo capaz de todo para hacernos felices, ya que sacrificó a su Hijo unigénito para que aquel que crea en Él tenga vida eterna, Juan 3:16.

En éste año que empieza, que nuestro deseo y perseverancia sea en meditar en las Escrituras para que la Palabra de Dios nos guíe en todas las cosas que deseamos alcanzar, y que sobre todas las cosas, nuestra prosperidad espiritual sea muestro mayor anhelo, ya que la Biblia revela la mente de Dios, el estado moral y espiritual del hombre, el camino de salvación, el castigo del pecador y la bienaventuranza del creyente; la Palabra de Dios es fuente de prosperidad, paraíso de gloria y río de bendiciones que promete al creyente que recompensará la labor más excelente y condenará a todo aquel que juega con lo que ella dice.

Como creyente, “en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará”  Salmo 1:2-3

Va a comenzar un año nuevo y hay muchas expectativas de que todo vaya bien en la familia, en el trabajo, en lo económico, y espiritualmente seamos prosperados, en otras palabras, deseamos que durante todo el año, que apenas está comenzando, haya todas las cosas necesarias en nuestra vida, y que además sean en abundancia ya que “poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra2 Corintios 9:8.

Pero como el salmista, debemos comenzar el año teniendo en cuenta una recomendación muy importante para que tengamos prosperidad en la vida, el amor por la Palabra de Dios, llevar la ley de Dios en el corazón, guiándonos para tener una vida que agrade a Dios, y que nos permita andar en los caminos correctos ya que sólo así podemos tener bendiciones múltiples en todas las cosas; entonces, como dice el Salmo: “Me regocijaré en tus mandamientos, Los cuales he amado. Alzaré asimismo mis manos a tus mandamientos que amé, Y meditaré en tus estatutosSalmos 119:47-48.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones.. Predicaciones Cristianas

Acerca Luis Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996.

Revise también

Predicas Cristianas.. El Dios que cuenta tus cabellos

El Dios que cuenta tus cabellos

Predicas Cristianas.. Uno de los pasajes donde vemos a Jesús fungiendo como el gran Consolador antes que llegara el Espíritu Santo. La vida está llena de muchos...

2 comentarios

  1. QUE BUENO. Su sermon que me hace reflexionar sera para mi de mucha ayuda en el andar la carrera que tengo por delante. DIOS LE BENDIGA y le de mucho mas sabiduría de lo alto.

  2. mil gracias por sus predicas y sermones. Dios les bendiga enormemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *