Inicio / Predicas Cristianas / El sermon mas corto y de mejor alcance

El sermon mas corto y de mejor alcance

Predicas Cristianas

Jonás 3

INTRODUCCIÓN:

Anuncios


El primer asunto que encontramos en este tercer capítulo de Jonás es la declaración “vino palabra de Jehová por segunda vez a Jonás”. Esta palabra no fue como la primera que el profeta desobedeció. La experiencia en el gran pez fue muy fuerte; Jonás sabe que su Dios le ha dado una nueva oportunidad. Una de las grandes lecciones del fracaso y el perdón de Jonás es que Dios puede continuar usando a quienes regresan a él.

Que bendición es saber que servimos al Dios de la segunda oportunidad. Al igual que Jonás, muchos líderes espirituales recibieron una segunda oportunidad de hacer lo que Dios lo llamó a hacer. Adán pecó en el Edén y Dios lo dejó más de 900 años después. Moisés asesinó a un hombre y Dios lo llamó para guiar a su pueblo.

Elías se dio por vencido, y se quejó, pero Dios lo volvió a poner en su servicio profético cuando le llamó en la cueva donde estaba. Pedro negó al Señor y luego Dios lo usó en Pentecostés. Juan Marcos abandonó el equipo misionero en Panfilia, pero Dios lo impulsó a escribir el segundo Evangelio. Y así ha sido la historia de la iglesia a través de los tiempos.

Todos hemos recibido una multitud de oportunidades para regresar y servir a Dios. Ahora estamos en presencia de un profeta remojado, pero renovado para que predique en la gran ciudad de Nínive.

El sermón de Jonás fue de condenación, pero trajo   un avivamiento auténtico que afectó al individuo, así como a la cultura. Este hombre predicó el sermón más corto de mayor alcance.  Pero, ¿cómo usó Dios aquel mensaje de tan solo ocho palabras para cambiar a toda una nación y que no pereciera bajo el juicio divino?

Anuncios


I. UN MENSAJE DE JUICIO PUEDE SER TORNADO PARA QUE LOS HOMBRES CREAN EN DIOS

a. Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad… (vers. 2).

Jonás fue a predicar con obediencia incuestionable. Pero debemos preguntar: “¿Por qué ellos? ¿Por qué entonces?” La gente de Nínive no estaba orando por el avivamiento, ni estaba interesada. La renuencia de Jonás era un poco razonable porque los asirios, por su condición de nación pagana, sanguinaria e idólatra, eran más candidatos para el juicio soberano de Dios que la extensión de la gracia soberana de Dios.

Toda la nación estaba bajo un juicio indetenible, pero Dios quería darles una oportunidad como se la ha dado también a su profeta. Observe este texto. Nínive se describe tres veces como una gran ciudad (1:2; 3:2; 4:11; “ciudad grande en extremo”, 3:3). Lo que se sabía de la ciudad era que estaba rodeada por dos muros, uno interior y otro exterior.

Anuncios


El interior era enorme 15 metros de ancho por 30 de alto y tenía unos 13 kilómetros. de circunferencia. El hecho que sea el mismo Dios que describa el tamaño de la ciudad es una forma de ver su compasión y amor por esa gente. Dios no quiere la muerte del impío sin antes darle una oportunidad para ser salvo. Juan 3:16 ya existía desde el Antiguo Testamento.

b. Y los hombres de Nínive creyeron a Dios… (vers. 5).

Cuando Jonás predicó su sermón la intención de su corazón no fue la misma que tuvo Dios. El asunto es que mientras el profeta espera algún fuego del cielo para consumir a sus habitantes, sucedió algo extraordinario. Lo nunca había pasado ahora es un hecho.

El texto nos dice de una manera contundente que los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. No sabemos cuántos dioses adoraban los habitantes de Nínive, pero lo que ahora estamos leyendo es que ellos creyeron a Dios e hicieron dos cosas que confirman su contrición y arrepentimiento: proclamar ayuno y vestirse de cilicio.

Estas eran señales externas de un avivamiento interno. Uno de los efectos poderosos de la palabra debiera ser este. Cuando ella realmente toca el corazón como lo dice Hebreos 4:12, los resultados son visibles. Se ha cuestionado este arrepentimiento en el sentido si fue real y duradero, sin embargo, es el mismo Jesús que habla de su arrepentimiento (Mt. 12:41).

II. UN MENSAJE DE JUICIO PUEDE SER USADO PARA CONMOVER EL CORAZÓN DE LOS QUE GOBIERNAN

a. Levántate y ve a Nínive… (vers. 2ª).

Dios le dijo a Jonás que fuera y “predicara el mensaje que te digo”. Una de las cosas que uno puede ver en esta historia es que, si bien la renovación espiritual puede ocurrir sin un predicador o profeta, nunca ocurre sin la verdad divina. Y aquí Jonás declaró la Palabra de Dios.

Curiosamente, el profeta no adornó su sermón por temor de o miedo de ofender a la audiencia. No clamó por su favor, ni tembló por sus amenazas. Este escenario le recuerda al predicador su deber como mensajero de Dios. Dios sabía que en esta ciudad todos necesitaban escuchar el mensaje, de allí que la orden era: Levántate y ve.

Anuncios


El problema que enfrenta hoy el evangelio es que no queremos levantarnos e ir. El texto dice que él fue camino de un día, suficiente para que esta palabra llegara hasta el rey.   Alguien le diría que un extraño profeta con la ropa mojada y oliendo a pescado, está diciendo que a partir de ahora y de aquí a cuarenta días Nínive será destruida.

Mis amados, la gente necesita saber que hay un mensaje de juicio que cierne sobre sus vidas. Que el reloj divino está por cumplirse sobre cada nación y pueblo. De allí la urgencia de anunciar esto.

b. Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive… (vers. 6).

Como era de esperarse, el rey de Nínive escuchó el mensaje e inmediatamente reconoció la intervención del cielo sobre el país que dirige. Él es el hombre que gobierna la nación y el acto de despojarse de su silla y buscar en arrepentimiento al Señor es uno de esos ejemplos que todos los que esperamos por un avivamiento en nuestros países debiera suceder.

El salmista puso esto en perspectiva cuando dijo: “Bienaventurado el pueblo que tiene esto; bienaventurado el pueblo cuyo Dios es Jehová” (Sal. 144:15). La nación que tiene un gobernante que en lugar de buscar a Dios y arrepentirse, busca a brujos y deja que en su gobierno entre todo tipo de sincretismo religioso no podrá esa nación tener ningún progreso.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Sermones Cristianos - ¿Qué tienes en tu mano? Usalo

¡El ángel del Señor ya está aquí!

Predicas Cristianas - La oración concertada y unida desbarata al enemigo, porque la oración no es el ejercicio de los más débiles ni minusválidos, es la acción de los generales de Dios...

2 comentarios

  1. Elfrin WOANERGES

    Bwndiciones que mi Dios lo siga usando para predicar su palabra. Dios es bueno

  2. Pastor Carlos Roberto Reyes Rivera

    Bendiciones pastor Julio, lo saludo desde Honduras, es un gran privilegio conocerle, son de gran bendición sus mensajes. Dios lo use más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *