La pregunta de la controversia

Predicas Cristianas

Predicas Cristianas Texto Biblico: Marcos 2:1-12

INTRODUCCIÓN:

Mis amados, otra vez este es uno de esas historias fascinantes que nos muestra el evangelista Marcos. Su propósito al escribir este evangelio es presentarnos a Jesús como como el Siervo de Dios y su enfoque fue a los creyentes romanos.

Por otro lado, si Marcos fue el intérprete de Pedro, y si este milagro sucedió en su propia casa, nadie mejor que él para presentarnos todo lo que pasó en su hogar. La pregunta de Jesús es el corazón de todo lo que acá sucede.

Los hombres que traen al paralítico son los protagonistas principales de lo que Jesús va hacer, pues después de superar tantos obstáculos, presentaron este hombre delante del salvador y el sanador. ¿Cuál es la pregunta controversial de este pasaje?

Es aquella donde Jesús reacciona contra los maestros de la ley después de decir al paralítico “Hijo, tus pecados te son perdonados”. Ante esto los escribas tildaron a Jesús de blasfemo, diciendo que solo Dios podía perdonar pecados. Pero Jesús, sin entrar a refutar sus ofensivas afirmaciones le responde con la pregunta que todavía algunos se hacen: “¿Qué es más fácil decir?”.

Bueno, como el asunto tenía que ver con el perdonar y sanar, las dos cosas parecían imposibles. Por un lado, si decían que era más fácil sanar un paralítico, ese milagro tenía que venir del cielo y el único que podía hacer eso era Dios; si decían que era más fácil perdonar los pecados, ya ellos habían dicho también que él único que podía hacer esto, era Dios.

Por lo tanto, estamos ante una de las preguntas más controversiales en el campo teológico que pone a prueba la divinidad de Jesús. Si Jesús podía hacer ambas cosas, esta evidencia necesita de un veredicto.

Si Jesús podía hacer las dos cosas, entonces quedaba confirmado que él era Dios. La boca de los blasfemos sería cerrada. Veamos las implicaciones de esta pregunta.

I. LA PREGUNTA DE JESÚS SURGE DE LA FE DE LOS CUATRO AMIGOS

1. No poder acercarse a Jesús (vers. 4).

Aunque Jesús está siempre cerca, bien pudieran haber obstáculos que nos impiden llegar a él. Llegó el día cuando cuatro hombres, llenos de un gran optimismo, entusiasmados con una gran esperanza y persuadidos de una gran fe, se dispusieron llevar al hombre a Jesús. La noticia estaba en las calles.

Después de algunos días Jesús vino a Carpenaúm. Algunos piensan que aquella fue la última vez que él vendría a la ciudad. Para aquellos hombres el tiempo de la salvación era urgente. Si no traían al paralítico ahora no habría otro chance. De modo que frente a este reto un solo asunto dominaba la determinación de estos cuatro amigos: traer el enfermo a Cristo.

Por un lado ellos tendrían que convencer al paralítico lo cual no costaría mucho debido a su condición. Pero no siempre esto es una tarea fácil. La gente no viene a Cristo como va a sus diversiones. No todos los casos responden de la misma manera. Hay un mundo de excusas mientras se habla del amor de Dios para cada vida. Usted puede invitar a alguien a alguna actividad social o deportiva y acuden pronto, pero invítelos a venir a Cristo y notará cuántas excusas ponen.

2. Hay una multitud de obstáculos (vers. 4).

¿Cuánta gente estaría apostada en la puerta oyendo del Maestro sus más inigualables enseñanzas? Podemos imaginarnos el cuadro. Aquellos hombres cargaron por cierta distancia al enfermo, pero ahora no pueden entrar. Es posible que al principio vinieran los momentos de desaliento y hasta de frustración, pero ellos vencieron sus propios sentimientos de fracaso.

Ellos no vieron la “multitud” para llegar a Cristo. ¿Cuál es la multitud que impide hoy que las personas vengan a Cristo? Multitud de religiones, multitud de dogmas y preceptos, multitud de falsos maestros, multitud de diversiones y placeres del mundo, multitud de malos testimonios, multitud de creyentes indiferentes e insensibles, multitud de quejas y críticas de los mismos creyentes, multitud de vidas que no son buena referencia de un cristianismo vivo y victorioso… y la lista seguiría siendo muy larga.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas.. Mirando el buen orden

Los hermanos Tíquicos

Hoy iniciamos una serie acerca de los hermanos que están detrás de la escena. Hablaremos de Tíquico, uno de los más cercanos colaboradores de Pablo que es..

Un comentario

  1. Me pareció muy entendible su explicación, agradecida.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.