Inicio / Predicas Cristianas / La fortuna de la juventud

La fortuna de la juventud

Predicas Cristianas

Hechos 20:7-12

INTRODUCCIÓN:

El presente título es tomado del nombre Eutico, cuya raíz griega significa: “Bien alimentado, afortunado, con buen por venir, feliz”.  He leído varias predicaciones acerca de Eutico, pero debo confesar que todo lo que se ha dicho en torno a este singular personaje bíblico casi siempre es negativo. Pero Eutico más bien puede representar a los jóvenes que buscan y aman al Señor de corazón, aunque tengan sus luchas personales.

El término que se usa para hablar de su edad es “neannias” que sería alguien entre doce y catorce años. Esa edad es de alguien que está en pleno desarrollo y tiene una limitante para mantener la atención y resistir tanto tiempo. Por otro lado, el término “sentado en la ventada”, de acuerdo con el texto original, sugiere que él no tomó ese lugar por un capricho personal, sino que lo habían sentado allí para que escuchar la palabra, a lo mejor por lo abarrotado del lugar.

Con esto se plantea el hecho que a este joven lo pusieron en una situación de alto riesgo. ¿En dónde estamos poniendo a nuestros jóvenes hoy?  Observe también que la expresión “rendido de un sueño profundo”, o “vencido del sueño”, como dicen otras traducciones, sugiere que él no llegó a la ventana a dormir. Él llegó a la ventana a escuchar, pero comenzó una gran lucha por no dormirse.

La palabra sueño aquí es “upne” de donde nos viene la palabra hipnotismo. ¿Ha pasado usted por esos tiempos? ¿Ha tenido esas luchas sobre todo cuando sabe de su responsabilidad?

Por último, vemos que ese joven estaba en lugar correcto cuando cayó. Estaba en la casa del Señor. Él fue allí a buscar vida y se encontró con la muerte. En esto hay algo que debemos atender con urgencia cuando pensamos en nuestros jóvenes: no esperemos que se caigan para levantarlos, cuidémoslos ahora. ¿Por qué nuestra juventud es una gran fortuna para nuestra iglesia y por qué debemos cuidarlos?

I. UN JOVEN AFORTUNADO ES AQUEL QUE SE REÚNE CON LOS SANTOS EN EL DÍA DEL SEÑOR

a. Qué bendición estar en la casa del Señor (vers. 7).

Entre el grupo que se había reunido ese primer día de la semana (domingo) estaba el joven Eutico. Él tomó la decisión de estar en el lugar y en el día correcto cuando el pueblo de Dios se reunía para adorar. A pesar de su edad escogió estar en la reunión de los santos.

Decidió estar con todos ellos para celebrar la muerte, resurrección y segunda venida del Señor cuando los discípulos se reunían “para partir el pan”. Esto confirma que Eutico si era un joven cristiano consagrado y con un vivo interés por las cosas del Señor.

¿Dónde están algunos jóvenes cristianos en el día del Señor? Se sabe que algunos prefieren ir al cine, a la playa, a ver algún juego o simplemente quedarse en casa durmiendo de una manera indiferente en el día del Señor. Los jóvenes han sido parte vital de la iglesia desde el principio.

Tome en cuenta que quienes sacaron a Ananías y Safira muertos de la reunión de los santos fueron jóvenes. Eso ya hablaba de la presencia de ellos en los cultos del Señor. El joven cristiano debe tomar la decisión del salmista (Salmos 84:10). El joven que ama la reunión de los santos es contado como un joven afortunado. Es un gran privilegio que tengamos jóvenes “Euticos”.

b. El reunirse los hace fuerte (1 Juan 2:24).

La presencia de Eutico en el culto, oyendo el largo sermón de Pablo, indicaba que era un joven constante. Tome en cuenta que él se cayó fue en una casa del Señor. No se cayó en el mundo, donde muchos caen continuamente. Observe la frase “y llevaron al joven vivo, y fueron grandemente consolados”.

Esta declaración pareciera indicar que este joven fue solo a esa reunión. Si esto fue así caben algunas preguntas. ¿Quién lo estaba observando allí en la ventana cuando comenzó a cabecear de sueño? Ya era una bendición que él tuviera reunido con los hermanos.

Así que llevar a Eutico vivo fue de gran consuelo para ellos y por supuesto para sus padres. ¿Sabe usted lo que implicaría llevarle a los padres al hijo muerto? Hay que resaltar que Eutico fue un joven constate y esto es lo que más anhelamos en la juventud de hoy.

Cuando los jóvenes de la iglesia son constantes el resultado será lo que escribió Juan años después: “Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno”. Joven ¿qué tan fuerte eres en las cosas del Señor? ¿Qué te impide ser constante para servirle al Señor en lo que él te pide?

II. UN JOVEN AFORTUNADO ES AQUEL QUE SE ESFUERZA POR OIR LA PALABRA, AUNQUE SEA LARGA

b. Esforzarse para escuchar (vers. 9).

El presente versículo en muy descriptivo en esta historia. Hay dos palabras distintas que nos demuestran el esfuerzo que hizo Eutico para permanecer despierto, pero no pudo. La primera palabra es “rendido” y la otra es “vencido”. Estas dos palabras en el griego tienen la misma raíz de la palabra “katafero” que significa, traer algo abajo o ponerlo en contra de algo.

Ambas palabras se usan cuando alguien está en una lucha previa. Eso significa que este muchacho luchó, batalló, se esforzó hasta lo sumo para no quedarse dormido a pesar de la larga disertación de Pablo. Vivimos en un tiempo donde la mayoría de los jóvenes no luchan, ni se esfuerzan por cosas buenas como Eutico.

Todo lo quieren fácil y por eso hoy muchos viven sus propias desdichas. Quieren dinero fácil y rápido, quieren una carrera fácil, quieren conseguir una novia fácil, un carro fácil. Y vivir en semejante desidia trae como resultado que un buen grupo no quieran estudiar, ni trabajar y finalmente no quieren casarse.

El joven cristiano es llamado a esforzarse.

La orden es “mira que te mando que te esfuerces…”. El esfuerzo que el joven cristiano debe hacer es por escuchar la palabra. Pero también esfuércense por estudiarla y aplicarla.

c. Esforzarse a pesar del cansancio (vers. 8).

Considere lo siguiente. El lugar donde estaban reunidos estaba atestado de personas, por lo tanto, el calor tenía que ser insoportable y la cantidad de lámparas aumentaría aún más la temperatura. Así que el calor era simplemente sofocante y asfixiante.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Sermones Cristianos - Toma tu cruz y sigueme

El Señor te necesita

Predicas Cristianas.. el Señor conoce tus defectos y también tus virtudes. Y a pesar de todo, el Señor te necesita, no porque seas imprescindible sino porque..

Un comentario

  1. Muchas gracias pastor es de mucha bendicion muy interesante y de mucha ayuda.Que Dios Lo siga usando y derrame mas abundantemente mas de lo que puede pedir o imaginar…y le de mas sabiduria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *