Inicio / Predicas Cristianas / Fuertes en la debilidad

Fuertes en la debilidad

Predicas Cristianas

2 Corintios 12:8-10 (RV 1960) “…respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. 9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 10 Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte…”.

El apóstol Pablo viene relatando un gran suceso que le pasó a el, más atrás dice que tuvo una revelación muy grande, fue llevado hasta el tercer cielo, y oyó cosas que no se pueden hablar con palabras Humanas.

El apóstol dice que para que esas revelaciones que ha tenido no lo enorgullecieran tanto le fue dado un aguijón, no dice exactamente qué era ese aguijón, algunos dicen que era un problema en los ojos, quedó así cuando se le apareció Jesús. * Según esta cita Gálatas 4:15 (RV 1960) “…¿Dónde, pues, está esa satisfacción que experimentabais? Porque os doy testimonio de que si hubieseis podido, os hubierais sacado vuestros propios ojos para dármelos...”.

Otros dicen que era malaria enfermedad muy común en el Mediterráneo en ese tiempo, otros dicen que era alguna debilidad carnal. Lo único cierto es que era algo que le causaba mucho dolor.

Pero eso le fue dado para que el no se enalteciera, imagínese usted si recibiera algún tipo de revelación así, que fuera llevado al cielo y quien sabe tal ves mirara a Dios mismo. Como andaríamos, me imagino corriendo de lado a lado contando su testimonio y siendo alabado, la gente diciéndole allá va el que fue hasta el cielo y vio a Dios, hablo con el. Eso hermanos es para que se le suban los zumos como se dice popularmente.

Pero esa debilidad que fue dada al apóstol le recordaba que era un simple mortal, que no era nadie, que solo era por la gracia o favor inmerecido de Dios, esa debilidad le hacía andar con los pies en la tierra, humilde.

Gálatas 4:14 (RV 1960) “…y no me despreciasteis ni desechasteis por la prueba que tenía en mi cuerpo, antes bien me recibisteis como a un ángel de Dios, como a Cristo Jesús…”.

Nos damos cuenta que el apóstol tenía algo que lo hacía ser humilde, reconocer su debilidad, su necesidad de Dios.

La verdad es que todos tenemos ese aguijón, esa debilidad que nos recuerda la necesidad del Señor, lo de Pablo era algo como una enfermedad, para nosotros puede que sea algo diferente, lo cierto es que la tenemos, a veces quisiéramos ser perfectos, no tener debilidades, estar completos, pero lo cierto es que son esas debilidades las que:

1. Nos recuerdan la necesidad que tenemos de Dios.

Es la debilidad la que nos muestra lo mucho que necesitamos del Señor, la tendencia del ser humano es ser independiente y autosuficiente, pero son las debilidades las que nos someten a Dios, de alguna forma nos obligan a buscarle a Él. Al apóstol le revelaba su necesidad del Señor, le hacía ver lo débil que era, lo frágil, lo humano.

Creo que la mayor desgracia que le puede pasar a un ser humano es no reconocer su debilidad, no reconocer su humanidad, su fragilidad. Somos muy frágiles, el viernes visite a un compañero de trabajo, estaba enfermo en cama y pude ver lo débiles y frágiles que somos como humanos, pero hay hombres que no reconocen la grandeza de Dios, no reconocen su necesidad de Él.

Y es en medio de esa debilidad que:

2. Dios muestra su poder en la debilidad.

El apóstol decía porque cuando soy débil entonces soy fuerte. Esto es una paradoja, una paradoja es una contradicción aparente pero que se puede explicar y está se puede explicar, cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Es cuando reconocemos nuestra debilidad, es cuando llegamos al punto donde decimos Señor hasta aquí llegó yo, no puedo más, no puedo soportar, no aguanto más, esto pudo conmigo, Señor te necesito.

Es en ese momento, es en ese momento de máxima debilidad, en ese momento donde sus fuerzas se han agotado, en ese momento algo ocurre, de repente Dios nos observa, el nos está viendo, ve en esa debilidad la oportunidad que el estaba esperando para levantarse y arroparte con su poder, era el momento esperado por el para comenzar actuar, donde terminan nuestras fuerzas comienzan las fuerzas inagotables de Él.

Necesitamos dejar de ser prepotentes y creer que podemos solos porque de esa forma jamás obrará el poder de él en nuestras vidas, es cuando reconocemos nuestra debilidad, nuestra falencia que el poder del él se perfecciona.

Entonces podemos decir como el apóstol en mi debilidad soy fuerte, porque es mi papá el que se levanta por mí y me ayuda con su brazo.

Ahora una pregunta.

¿Como se si tengo un aguijón. Si la debilidad que tengo Dios no me la va quitar? Si he hecho como el apóstol, he orado al Señor, si le he implorado, el apóstol decía he rogado. Rogar es orar con intensidad. Si hemos hecho esto y no hemos tenido respuesta o hemos tenido una respuesta negativa así como el apóstol, es porque posiblemente tengamos un aguijón, algo que nos recuerda la necesidad del Señor, nos recuerda que sin él no podemos.

Y estará ahí hasta que el Señor vea conveniente, pero el apóstol decía me gozo en eso porque es cuando puedo ver qué lo que hago es por el favor de Dios. Me gozo en esto porque es cuando puedo ver a Dios con su poder obrando en mi vida.

Ahora escuché esto.

3. El aguijón no es una excusa para fallar o no hacer algo para el Señor.

Podríamos decir entonces bueno esto que tengo es un aguijón que el Señor no va a quitar, lo voy a tener siempre ahí y relajarme y no hacer nada. Vemos que el apóstol Pablo en ningún momento se escudo en su dificultad, al contrario el confiaba en el Señor el cual era poderoso para obrar en medio de esa debilidad.

Pablo le servía a Él, a pesar de su debilidad fundaba iglesias, trabajaba, se esforzaba, seguía creyendo en el Señor. Nosotros debemos hacer nuestra parte, el Señor hace el resto, que es lo que nos corresponde hacer, orar, buscar al Señor, rogarle a el que nos ayude, que nos quite esa debilidad.

El apóstol dice tres veces he orado, podríamos decir pero solo tres veces, tan poquito, pero es que en las tres veces el Señor le había respondido que no. Así que nuestro deber es orar al Señor por esa debilidad que tenemos.

Conclusión.

Para concluir este tema del día de hoy, quiero decirles que vamos a tener pruebas que van y vienen, y nos mostrarán la necesidad de buscar de Dios. Nos mostrarán lo débiles que somos.

Son esas las que nombra el apóstol en el versículo 10, él dice me gozo en mis debilidades, afrentas, necesidades, angustias, persecuciones porque cuando eso viene, cuando eso esta, es cuando puedo ver su poder, en esa debilidad puedo decir soy fuerte.

Pero también podremos llegar a tener así como el apóstol un aguijón, eso que así clamemos estará ahí para que reconozcamos la necesidad del Señor. Eso que no se irá, estará ahí. Pero a pesar de eso debemos seguir creyendo al Señor.

© Luis Ortiz. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicaciones Cristianas

Acerca Luis Ortiz

Soy líder de la iglesia Cruzada Cristiana en Villanueva, Casanare, Colombia, actualmente estoy encargado del establecimiento de una nueva iglesia.

Revise también

Central de Sermones - Cada quien su iglesia

¿Cuando prospera la obra de una iglesia?

Predicas Cristianas - Para que prospere la obra de una iglesia, deben despertar los dormidos. Cada uno debe ocupar su lugar de trabajo, y no debemos hacer caso a las críticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *