Inicio / Predicas Cristianas / Por la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo

Por la Palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo

Predicas Cristianas – Predicaciones Cristianas

Apocalipsis 1:9

Introducción:

Nos encontramos frente a un testimonio fiel de un apóstol del Señor Jesucristo, el último que sobrevivió a la persecución que sobrevino a la Iglesia de Jerusalén.

Juan fue desterrado a una isla destinada al exilio de criminales. Era Patmos una isla rocallosa y estéril en el mar Egeo a 21 millas de las costas del Asia Menor. Esa isla inhóspita, oscura y despreciada por los romanos; donde Domiciano, el emperador romano, había juntado al santo apóstol con lo más bajo según la ética romana.

Dios que no comulgaba, como hoy tampoco con Roma, transformó la oscuridad en luz, el castigo en bendición, en puerta del cielo por donde la Iglesia universal pueda ver el proceso de desarrollo y consolidación del reino de Dios.

El Apocalipsis fue escrito a las siete Iglesias de Asia: Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodisea. No porque no hubiese más Iglesias en Asia. La razón de elegir el número siete es que es un número sagrado que expresa totalidad, universalidad. De modo que implícitamente Juan se dirige por medio de estas siete Iglesias en el Espíritu, a las Iglesias de todos los lugares y de todas las épocas.

El objetivo: Principia con amonestaciones a las siete Iglesias de parte del Divino Hijo del hombre a quien Juan ha visto en visión; después de una breve introducción que expone el tema principal del libro, pero manifiesta a sus siervos las cosas que deben saber presto “LA revelación de Jesucristo, que Dios le dió, para manifestar á sus siervos las cosas que deben suceder presto; y la declaró, enviándola por su ángel á Juan su siervo, El cual ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto. Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas: porque el tiempo está cerca” (1:1-3), por lo mismo hay profecías con exhortaciones y consolaciones prácticas.

La nota técnica a la palabra clave, como diría un experto es: “He aquí ciertamente vengo en breve” (22:20).

El Espíritu Santo en Hebreos 1:1 asegura que Dios ha hablado siempre desde el principio, Dios nunca ha dejado de entregar su Palabra guiadora, protectora y salvadora. Esa Palabra es la que se escucha paseándose por el huerto del Edén, más aún, esa Palabra se ve y se oye antes de la creación

Esa voz es la que busca y llama al Adán caído ¿Dónde estás tú?, esa voz es la que llama a Abraham a dejar Ur, su tierra natal para ir a una tierra desconocida, era la voz que había acompañado a Enoc y guiado a Noé a salvarse en el arca. La misma voz que retumbó en el Sinaí y ardía en la zarza. La voz que dijo “tus pecados te son perdonados” o “tu fe te ha salvado” o “Lázaro ven fuera” o “ni yo te condeno ve y no peques mas”, la voz que calmó la tempestad, la voz de la cual huyeron las piedras, los vientos y la luz del sol cuando Cristo agonizaba en la cruz del Calvario.

La voz que dijo “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” y que amó de tal manera al hombre que preparó un plan de salvación que incluye un Cristo que deja la gloria eterna, viene a la tierra, toma forma humana y la persona de Jesús vive y sufre con y por las criaturas, hasta morir en la ignominiosa cruz; un plan que incluía la resurrección corporal de Cristo, la ascensión física de Jesús al cielo, un plan que incluye una Iglesia Universal, santa y pura, que toma la cruz de su maestro y va por el mundo testificando de Cristo como único y suficiente salvador, un plan que incluye una segunda venida, ahora en gloria de Jesucristo a buscar a su Iglesia y luego volver con ella para reinar por mil años, dando una oportunidad última de salvación al pecador rebelde, seguidos de siete años de tribulación total antes del juicio final, en que los justificados por Cristo irán a la gloriosa presencia de Dios y los pecadores que no creyeron o no quisieron creer y arrepentirse, irán al lago de fuego y azufre preparado para el diablo y sus ángeles “Entonces dirá también á los que estarán á la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles: E irán éstos al tormento eterno, y los justos á la vida eterna”.(Mateo 25:41, 46)

Significado: Apocalipsis significa un descubrimiento de las cosas que habían estado veladas. Un manifiesto del reino de Cristo, el manual de viaje de la iglesia para los tiempos de los cristianos gentiles, la carta náutica de la iglesia evangelista. No es la historia detallada del futuro, sino una representación de las grandes épocas y principales poderes en el desarrollo del reino de Dios en relación con el mundo.

En este libro, todos los demás libros de la Biblia se concentran y terminan; en él está la continuación de la profecía previa. Daniel predice el Cristo, la destrucción de Jerusalén y el último anticristo. La revelación de Juan llena el periodo intermedio, describe el milenio y el estado final más allá del anticristo.

Daniel como estadista, contempla la historia del pueblo de Dios en relación con los cuatro imperios mundiales. Juan, como apóstol, contempla la historia desde el aspecto de la Iglesia cristiana.

Acerca Ricardo Ulloa Vargas

Revise también

Cuando el silencio de Dios te cura - Central de Sermones

Legado del padre ante la oportunidad de su hijo hacer grandes cosas.

Predicaciones Cristianas... Cuando vas a guiar a tus hijos en el camino de la vida, este es el precepto que has de seguir: Dios está en primer lugar. Si Él no..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *