Inicio / Predicas Cristianas / Creyentes insensatos

Creyentes insensatos

Predicas Cristianas

Gálatas 3:1-5

INTRODUCCIÓN:

La semana pasada trajimos el tema: “El Lado Oscuro del Creyente”, basado en la confrontación que hiciera Pablo a Pedro por su visible hipocresía. Lo que allí vimos fue la contundencia del celo de Pablo por las cosas del Señor al no tolerar una conducta acomodaticia de aquel amado apóstol de la circuncisión.

Anuncios

Pero ahora Pablo sigue con su mirada escudriñadora y se vuelca en su reprimenda hacia los mismos gentiles, quienes al parecer habían tomado el otro evangelio del cual Pablo hizo referencia en el primer capítulo. Ahora, y siguiendo con su muy particular estilo, se dirige a los hermanos de galacia con una palabra que a todos nos deja perplejos.

El asunto es que Pablo no saluda a estos hermanos, diciendo, por ejemplo: “Oh, hermanos de galacia deseo para ustedes las más ricas bendiciones de parte del Señor”. Tampoco les dice: “Oh, hermanos de galacia mis compañeros en mi sufrimiento”. O quizás: “Oh, hermanos, ustedes son el sello de mi ministerio”. ¡No! Pablo no utiliza ningunos de estos elogios. Él está indignado. Él está enojado. Él está molesto. Él está contrariado por lo que ha oído y lo que sabe.

Todo lo que está viendo que está pasando con la iglesia que ha fundado lo lleva a decir: “¡Oh Gálatas insensatos!”. Esto no pareciera ser palabras de ánimo y consolación. Llamar a un creyente insensato pareciera ser un lenguaje del mundo no de la iglesia. Pero esto fue lo que Pablo dijo.

El coraje con el que está ahora confrontando a los gentiles por la desviación en la que han caído debe ser considerada muy seriamente. ¿Puede un creyente ser un insensato?

Anuncios

¿Cuáles son las desviaciones que pudieran conducir a esta situación en la vida de un creyente?  La serie de preguntas con las que Pablo confronta a sus hermanos de galacia nos dan las directrices para entender este intrigante tema que a todos nos compete. Veamos.

I. AQUÍ TENEMOS UN FALSO HECHIZO DE LA VERDAD

a. Dejarla por seguir otra cosa (vers. 1ª).

Desde el capítulo uno Pablo ha venido tratando un problema muy serio en esta carta. Los falsos maestros (algunos de ellos falsos apóstoles) habían hecho un gran trabajo de confusión entre las iglesias de galacia, tanto que quedaron como embrujados por lo que aquellos fascinadores de oficio los habían llevado.

La palabra “fascinó” literalmente significa quedar embrujado. ¿Ha visto una persona embrujada? Bueno, la referencia más cercana sería a la de una persona controlada por poderes satánicos. Le aseguro que este es un panorama muy triste y sombrío. En esto hay algo que debe ser comentado.

Anuncios

De acuerdo con un escritor griego llamado Temistio los gálatas eran naturalmente muy perspicaces en inteligentes, de allí que Pablo llega a esta asombrosa calificación. La fascinación pareciera ser la tendencia de muchos creyentes de hoy.

Al igual que los hermanos de galacia, cualquiera predicador de nuevas ideas los enamora y sin examinar el contenido de la doctrina se van tras ellos. A lo mejor la forma cómo usan sus encantos los embrujan y los arrastran dejando la verdad que un día abrazaron con tanto gozo.

b. Aun conociendo al Cristo crucificado (vers. 1b).

Este es el asunto más serio de este texto. Jesucristo fue presentado claramente como alguien que murió por ellos. Esta declaración pone de manifiesto que lo que los hermanos de galacia oyeron y se fascinaron fue exactamente un engaño que pareció verdad. Esta pregunta explica la insensatez de la que Pablo está hablando a estas iglesias.

El significado de esta palabra es el de una persona que puede pensar, pero tiene falta de percepción. Una persona insensata es inteligente, pero sufre de miopía. Esa persona piensa, pero no puede percibir los objetos que la rodean. ¿Cuál era la situación de los gálatas?

Pues que podían pensar, pero no percibían en evangelio verdadero. Su insensatez consistió en poner a un lado las verdades que Pablo les había dejado, sobre todo la que tenía que ver con la esencia misma de su salvación a través de Cristo, por seguir a los vendedores de sus nuevas opciones, entre las que se incluía un regreso a los rudimentos de la ley.

Este detalle es interesante porque revela como la fascinación de las cosas de mundo puede apartar a un creyente, aun después de visto la obra del Cristo crucificado en su vida.

II. AQUÍ TENEMOS UNA IGNORANCIA DE LA OBRA DEL ESPÍRITU

a. El Espíritu es el que da vida (vers. 3ª).

En la continuidad de la exhortación que Pablo sigue dando a los hermanos de galacia ahora les hace otro recordatorio de lo que ellos son y de lo que tienen. La segunda pregunta que hace sigue con una intención indagatoria. Es como si estuviera en un gran jurado, haciendo las preguntas que le lleven a la verdad.

Observe lo siguiente. En la primera pregunta Pablo les recordó quien fue el que hizo posible el perdón de sus pecados por medio de la obra del Cristo crucificado. Ahora les recuerda que esa obra de conversión solo fue posible por medio del Espíritu Santo al momento de recibir a Cristo.

Pablo en un solo texto les recuerda a los gálatas lo que ellos son ahora, por qué esta insensatez de su parte. No es cualquier cosa la vida de un creyente. Hay que recordar que cada creyente tiene el Espíritu Santo.

La pregunta de Pablo que ha servido para cada generación de creyentes es para que nos examinemos porque con mucha frecuencia ignoramos la obra del Espíritu que vino a nosotros para bautizarnos, sellarnos, llenarnos y redargüirnos de todo pecado. Que ciertamente el Espíritu es el que da vida, la carne para nada aprovecha.

b. El Espíritu lo recibimos por fe (vers. 3b).

¿Cuántos de los que estamos acá sabemos esta doctrina bíblica? Quizás la pregunta es simple, pero los hermanos de galacia sabían eso, sin embargo, Pablo les llama insensatos. Que tal si la pregunta la hicieran a nosotros hoy día. Seguramente la primera parte tendríamos que negativamente.

Al igual que aquellos hermanos, nosotros tampoco recibimos al Espíritu Santo por la ley, que era la cuestión que estaba presente en la argumentación que hace el apóstol. El Espíritu Santo se recibe por fe y cuando esto ocurre él mora en nuestros corazones.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Predicas Cristianas... Los pecados del santo Lot

Los pecados del santo Lot

Predicas Cristianas... Los cristianos podemos caer en pecados que son tan malos como los cometidos por los no creyentes. Aunque Lot como creyente fracasó...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *