Creyentes insensatos

Al igual que aquellos hermanos, nosotros tampoco recibimos al Espíritu Santo por la ley, que era la cuestión que estaba presente en la argumentación que hace el apóstol. El Espíritu Santo se recibe por fe y cuando esto ocurre él mora en nuestros corazones.

Pablo, al seguir trayendo su argumentación acerca de lo que los gálatas son y la forma como han sido hechizados, les recuerda el momento cuando ellos abrieron su corazón al salvador y por su prístina fe, puesta en Dios, fueron bautizados con el Espíritu Santo, lo que los acreditaba con auténticos hijos de Dios.

De esta manera, cuando el creyente queda vislumbrado por una nueva doctrina o tendencia teológica, caen en la más grande ignorancia y menosprecio de lo que ellos son. El creyente jamás debe olvidar que es morada del Espíritu y que eso es su más grande don celestial.

III. AQUÍ TENEMOS LAS CONSECUENCIAS DE APARTARSE DE LA FE

1. Caer en la necedad (vers. 3ª)

La verdad es que la reprimenda que Pablo sigue haciendo a los Gálatas parecieran ir en orden ascendente. Los comenzó llamando insensatos y ahora los llama necios. Ese es un término duro.

Por la referencia que tenemos del Antiguo Testamento, esa palabra era usada para aplicársela a alguien que no tenía ningún temor de Dios. Por ejemplo, David habla de él, calificándole así: “Dice el necio en su corazón no hay Dios…” (Salmo 14:1).

Y su hijo, el sabio Salomón, quien en no pocos proverbios habló del necio, dice: La sabiduría del prudente está en entender su camino, mas la necedad de los necios es engaño (Proverbios 14:8). Para Pablo un creyente cae en la necedad cuando, en efecto, es llevado por todo viento de doctrina con sus seductores engaños.

Esto había pasado con los hermanos de galacia. Lo que Pablo enfatiza en este tema es que no hay más nada que añadir a lo que ya conocemos.

Cuando nuestro corazón comienza a llenarse de nuevas ideas y “verdades”, dejando a un lado la doctrina del calvario y la obra del Espíritu Santo, entramos a transitar el camino de la necedad. Sobre esto, Pablo dejó esta solemne advertencia (Efesios 5:17).

2. Seguir la carne y no la santificación (vers. 3b)

Pablo le ha venido dando un énfasis a la vida dirigida por el Espíritu, pues al parece los gálatas lo habían olvidado. Estas iglesias estaban terminando por andar en la carne al seguir otra vez los viejos rudimentos.

Vivir en la carne es contra el Espíritu y es el más serio enemigo de la santificación. Cuando la fascinación es lo que gobierna la vida cristiana los resultados serán lo opuesto a lo que es vivir solo para el Espíritu.

Mis amados, la santificación no puede darse cuando escogemos vivir en la carne. Esta era la preocupación del pastor que había hecho su trabajo en medio de estos amados.

La labor del dios de este mundo sigue siendo la misma, porque sigue cegando el entendimiento de los hombres por diversos hombres y medios, para que no confíen en el Salvador crucificado.

Alguien lo ha explicado así: “Podemos preguntar directamente, ¿dónde se da más evidentemente el fruto del Espíritu Santo; en los que predican la justificación por las obras de la ley, ¿o en quienes predican la doctrina de la fe? Con toda seguridad, en estos últimos”. Sigamos la santificación sin la cual nadie verá al Señor.

IV. AQUÍ TENEMOS UN RECORDATORIO PARA REGRESAR

1. La vida cristiana es de padecimientos (vers. 4a)

Este texto tiene cinco interrogantes y de ellas, la tercera se refiere al pasado, a la persecución que los apóstoles y los nuevos creyentes experimentaron en toda aquella región de Galacia. El sufrimiento fue profetizado (Hechos 14:21–22) y causó mucho sufrimiento a esos amados hermanos.

Acerca Julio Ruiz

Julio Ruiz
Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

También Revise

Vosotros sois la sal de la tierra

Vosotros sois la sal de la tierra

Predicas Cristianas Evangelio de Hoy Prédica de Hoy: Vosotros sois la sal de la tierra …

Leave a Reply

Your email address will not be published.