Inicio / Predicas Cristianas / Dios y las riquezas

Dios y las riquezas

Predicas Cristianas

Dios y las riquezas, que relación encontramos entre ellos, ¿será que cuando habla la Escritura de humildad es porque Dios desecha las riquezas para su pueblo?, Dios quiere hablarnos de las riquezas y de la actitud que Él espera de parte de sus hijos. Veamos:

Génesis 1:26Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra

Salmo 8:6Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies.

Anuncios

Debemos entender que es lo que proviene de la Palabra de Dios acerca de las finanzas; si logramos este entendimiento, seguramente tendremos una revelación para nuestra vida económica o financiera.

En la Palabra de Dios hay aproximadamente 700 referencias directas al dinero y unas cien más en forma indirecta; casi las dos terceras partes de las parábolas de Nuestro Señor Jesucristo tratan del uso del dinero en forma directa o indirecta y si escudriñamos las Escrituras en profundidad, descubriremos que Dios iguala el uso de las riquezas con nuestro compromiso para con Él.

Muchas veces los cristianos fingimos que no tenemos problemas financieros cuando esto no es real puesto que también los hijos de Dios están inmersos en el sistema del mundo y por lo tanto estamos sujetos a las mismas tentaciones y problemas que el mundo.

La gran diferencia está en que nosotros conocemos o al menos deberíamos conocer el camino a la solución de nuestros problemas; nosotros sabemos que es a través de las bendiciones, fortaleza y guía de Dios que podremos escapar de las trampas del sistema del mundo.

Anuncios

Para experimentar las bendiciones de Dios debemos tener en claro el plan de Dios, los principios que Dios quiere que apliquemos para obtener las bendiciones.

Debemos entender que Dios nos da principios a seguir respecto de las finanzas, no son leyes, Dios no nos castiga por no seguirlos sino que el simple hecho de no aplicarlos nos priva de recibir las bendiciones que Dios nos tiene en el área de las finanzas.

Siempre se han relacionado las riquezas con la propiedad (de tierras, de camellos, de ganado, etc) y en la actualidad se relaciona con representación de valores, así es que una moneda no tiene valor como objeto sino que lo tiene como representación de propiedad; el valor de las acciones de la bolsa de valores está dado por la opinión pública de la empresa generadora de dichas acciones.

La riqueza está relacionada con nuestra habilidad creativa y nuestra capacidad de crédito o la confianza que los demás nos tienen.

Esta riqueza o habilidad creativa la podemos usar en buena forma, creativamente, compartiendo el evangelio, construyendo iglesias, escuelas y hospitales; o puede desperdiciarse en frivolidades o cosas vanas.

La riqueza es lo que Dios nos confía, no solo en lo material sino también en lo espiritual, nuestros hijos, nuestro trabajo secular, etc.. Por el contrario, el mundo solamente toma como riqueza lo material, lo que posees y te valora por ello, “tanto tienes, tanto vales”, Proverbios 10:22 nos dice que “La bendición de Jehová es la que enriquece y no añade tristeza“, es por esto que no debemos permitir que en el afán de lograr posesiones perdamos de vista nuestras convicciones cristianas puesto que sabemos que todo lo que poseemos deberemos al final dejarlo atrás.

Anuncios

Analizando Mateo 6:19-21No os hagáis tesoros en la tierra donde la polilla y el orín corrompen y donde ladrones minan y hurtan, sino haceos tesoros en el cielo donde la polilla ni el orín corrompen y donde ladrones no minan ni hurtan. Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón

Vemos que por sobre todas las cosas, Dios está interesado en nuestra actitud, la abundancia o la falta de dinero o pertenencias materiales no afecta nuestra relación con el Señor, esta relación solamente es afectada por nuestra actitud hacia Él.

Debemos capacitarnos para confiar en Dios ante cada circunstancia, creyendo que Él nos ama, que nos da solo lo que nuestra mayordomía puede manejar, Dios no nos tentará dándonos más e lo que podemos soportar; el dinero es un buen campo de pruebas ante Dios de nuestra voluntad y actitud de rendir todo nuestro ser a sus pies.

No hay moralidad ni inmoralidad en las riquezas, tampoco hay virtud en ellas; hay pobres deshonestos e inmorales como también hay ricos deshonestos e inmorales.

Dios condena el abuso de las riquezas o la preocupación por éstas, pero no a las riquezas mismas: tal vez muchas veces nos preguntamos que piensa Dios de esto, y la respuesta viene de Él mismo: “Riqueza, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor a Jehová“(Proverbios 22:4).

Debemos entender que todo es de Dios, hasta que no reconozcamos la propiedad absoluta de Dios no podemos experimentar la dirección de Dios en la administración de los bienes que Él nos ha confiado; si no le reconocemos como dueño absoluto, Él no podrá confiarnos más, ¿Por qué Él confiaría más propiedades a quién comienza a sentirse dueño de ellas?.

Recordemos la parábola de los talentos (Mateo 25:14-30), el principio fundamental de ésta es la mayordomía, cada uno debía usar los recursos que su señor les dio, para luego regresarlos a él; si no cumplimos en lo poco, difícilmente podremos cumplir en lo mucho.

Dios quiere las riquezas para sus hijos, la voluntad de Dios no es la pobreza o escasez de su pueblo; Dios desea ver la actitud, la mayordomía que hacemos sobre sus bienes para luego aumentarlos, pero también quiere ver nuestra actitud y la ubicación de esas riquezas dentro nuestro.

Dios quiere hijos ricos pero en los cuales Él ocupe el primer lugar de su corazón, “Así es el que hace para si tesoros, no es rico para Dios“(Lucas 12:21), para Dios seremos ricos cuando nuestras riquezas estén en los cielos y lo material sea guiado por Él.

Dios usa el dinero para guiar al cristiano en su vida, si pedimos sabiduría de lo alto, ésta nos será dada porque es una promesa de Dios, pero debemos entender que la voluntad de Dios no siempre coincide con nuestros deseos.

Muchas veces Dios retiene sus recursos para darnos una lección, cuántas veces hemos hecho planes para nosotros mismos, sin una clara dirección de Dios, cuando hacemos esto violamos abiertamente lo establecido en Mateo 4:7Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios“, y si esta actitud se tornara en costumbre significaría que no aceptamos verdaderamente la sabiduría de Dios como superior a la nuestra.

Dios usa las finanzas con distintos fines, veamos:

1. CONFIANZA: En Mateo 6:32-33 nos dice la Palabra de Dios que no debemos afanarnos por lo que beberemos, comeremos o vestiremos, sino que debemos buscar primero el Reino de los cielos y su justicia, y TODAS las otras cosas nos serán añadidas.

2. HABILIDAD DE SUMINISTRAR: En Marcos 11:24 hallamos la forma perfecta de suministro divino por cuanto nos dice: “Por tanto os digo que todo lo que pidieres orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá“.

3. CONFIABILIDAD: Si consideramos Lucas 16:11, Dios nos enfrenta a nuestra pasada vida en el mundo, donde las riquezas ocupaban el lugar de nuestro corazón que hoy ocupa el Señor, por ello nos dice que si en las riquezas injustas no fuiste fiel, ¿Quién os confiará las verdaderas?.

Acerca Luis Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996.

Revise también

Predicas Cristianas... Más allá de lo que ves

Más allá de lo que ves

Predicas Cristianas.. ¿Qué sucede cuando vivimos las circunstancias desde nuestro espíritu? Mares se abren en dos para que pasemos intacto. Una columna de fuego..

Un comentario

  1. Franklin Guerrero

    Excelente análisis del tema de las riquezas me ministro y anhelo poder desglosar cada versículo para asimilar la enseñanza a mi vida. Gracias y Dios lo siga usando con poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *