Inicio / Predicas Cristianas / Que se llene mi casa

Que se llene mi casa

Predicas Cristianas

Lucas 14:23

Introducción

Dios quiere romper vallados (cercas). Dios quiere derribar barreras. Dios quiere establecer puente de bendición para su iglesia en estos tiempos de tanta necesidad espiritual. Dios quiere levantar un pueblo con visión de reino y que anhele su presencia por sobre todas las cosas.

Quiero invitarte a que miremos esta expresión de Cristo en dos sentidos básicos, pero importantísimos.

I. QUE SE LLENE MI CASA DE LOS QUE HAN DE SER SALVOS

Ocasión de la parábola. Jesús comía en casa de uno de los líderes fariseos un sábado. En esta ocasión sanó a un hidrópico y corrige la actitud de los que les gusta ocupar el primer lugar en todo, usando la parábola de los convidados a boda (Lucas 14:7-14).

Uno de los presentes en el banquete le hizo una observación a Cristo. “Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios.” (Lucas 14:15). La persona que pronuncia esta bendición está pensando en el futuro banquete mesiánico de los tiempos finales. Pero Jesús anuncia que el banquete mesiánico ya se está celebrando, en la oferta del evangelio a todos los pobres, los enfermos y los desposeídos.

Costumbre Palestina. Cuando se hacía una fiesta, se fijaba la fecha con mucha antelación y se enviaban las invitaciones para que se dijera si se aceptaba. El invitado debía confirmar su asistencia. Cuando llegaba el día y todo estaba preparado, iban los siervos a avisar a los invitados. Era un grave insulto el haber aceptado la invitación y luego no asistir.

SIGNIFICADOS

El “padre de familia” es Dios, quien es el organizador de la gran cena, es decir, el anfitrión. (Lucas 14:15, 21).

Los “muchos” convidados revelan la gracia de Dios al alcance de todos los hombres, sin acepción de personas. (Tito 2:11).

El “siervo” enviado es Cristo el Salvador (Juan 1:11).

Los “invitados” representan a la nación de Israel que, pese a que recibieron una invitación en la persona de Cristo, decidieron rechazarlo a Él y a su evangelio (Hebreos 1:1-4).

Las excusas son inaceptables totalmente. Nadie compra bienes raíces (una hacienda) sin verla antes y bueyes (cinco yuntas) sin antes probarlos.

Los recién casados estaban excluidos del servicio militar (Deuteronomio 24:5), no de participar de actividades sociales, además de que generalmente, los hombres asistían solos a estas cenas.

Quiénes son los “pobres, los mancos, los cojos y los ciegos” (Lucas 14:21), representan a la parte del pueblo judío que eran marginados y excluidos de las bendiciones de Dios por diferentes motivos o causas. A “ellos fue anunciado el evangelio” por Cristo (Lucas 7:22). Judíos arrepentidos que aceptaron a Cristo y a su evangelio.

“Los de los caminos y por los vallados” (Lucas 14:23), estos representan a los gentiles (no judíos) que fuimos insertados en el programa de redención (Efesios 2:12-13).

PARA LA IGLESIA DE HOY…

Por un lado, el cristianismo es la religión más exclusiva, porque insiste en que Jesucristo es el único camino al Dios verdadero. Jesús es el único Salvador.

Por otro lado, el cristianismo es la religión más inclusiva de todas, porque predica que la salvación en Cristo está al alcance de todos. No existen criterios raciales, sociales, intelectuales o económicos que impidan que alguien se una a la familia de Dios. En este sentido, el programa de la iglesia tiene que ser inclusivo. Un evangelio al alcance de todos. Sin acepción de personas.

La orden del Señor fue: “Ve pronto por las plazas y las calles de la ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos… Ve por los caminos y por los vallados, y fuérzalos a entrar, para que se llene mi casa.” (Lucas 14:21-23).

En cuanto a “oportunidades” se refiere, esta parábola insiste en que debemos tener una visión de cuadro completo como familia de la fe.

No importa la condición física o la posición social y/o económica, todos tenemos posibilidades de ser útiles en el servicio al Señor, a su iglesia y a la comunidad.

En el programa de Dios se incluyen niños, adolescentes, jóvenes y adultos. El siervo le dijo al Señor de la fiesta “y aún hay lugar.” (Lucas 14:22). Hay espacio para todos. (1 Corintios 14:12-21).

Todos somos necesarios en la viña del Señor.

II. QUE SE LLENE MI CASA DE LA GLORIA DE DIOS.

La expresión “la gloria de Jehová” se utiliza para indicar una manifestación visible de Dios. La gloria de Dios es el peso, el valor de Dios, la presencia de Dios en la plenitud de sus atributos manifestada en algún lugar o por todas partes.

Por ejemplo:

  • “En la nube” que guió a los israelitas por el desierto estaba la gloria de Dios (Éxodo 16:7-10).
  • En el monte Sinaí, cuando fue dada la ley, Dios mostró “su gloria y su grandeza” (Deuteronomio 5:24) mediante “truenos y relámpagos, y espesa nube sobre el monte, y sonido de bocina muy fuerte” (Éxodo 19:16).
  • También “la gloria de Jehová apareció a todo el pueblo” tras la santificación del tabernáculo (Levítico 9:23).
  • En la inauguración del templo, “cuando los sacerdotes salieron del santuario, la nube llenó la casa de Jehová”. Eso fue señalado diciendo que “la gloria de Jehová había llenado la casa” (1 Reyes 8:10-11; 2 Crónicas 7:1).

Cuando hablamos de que la iglesia sea llena de la gloria de Dios, estamos queriendo significar que la presencia de Dios se haga real y visible en nuestra iglesia. Que manifieste su poder y majestad.

  • Que esa gloria divina se manifieste en sanidades, liberaciones y renovación de dones y ministerios.
  • Que esa gloria de Dios nos lleve a alcanzar nuevos niveles en nuestra vida espiritual y en nuestra relación personal con Cristo.
  • Que esa gloria de Dios se muestre a través de nosotros como testigos de primera mano del poder de Dios.
  • Que esa gloria de Dios nos una cada vez más en un amor genuino y sincero, que “todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.” (1 Corintios 13:7).

GLORIFICAR A DIOS…

Que nuestra reacción ante la manifestación de la gloria de Dios, se darle la gloria a Dios en alabanza, honra, exaltación y celebración de sus perfecciones. Reconociendo su riqueza, su esplendor, su honor, su belleza, su grandeza, su santidad, en una actitud de obediencia, admiración y sumisión. Así, el salmista dice: “Tributad a Jehová, oh hijos de los poderosos, dad a Jehová la gloria y el poder” (Salmos 29:1; 96:7).

CONCLUSIONES

“Que se llene mi casa” es un reto evangelístico para la Iglesia Misionera. Todos los ministerios debemos trabajar para que mucha gente conozca a Jesucristo y la verdad del evangelio.

“Que se llene mi casa” es un reto de clamor y ruego para la Iglesia Misionera. No nos cansemos de pedirle al Señor que su gloria se manifieste y se revele entre nosotros. Que el Señor avive su obra en medio de estos tiempos y que en medio de estos tiempos manifieste su poder y gloria.

“Que se llene mi casa”, es el deseo de Dios de que su iglesia se convierta en una iglesia que sane al herido, que rompa cadenas y liberte al cautivo, que aclare la mente al que está confundido y que hable de verdad.

© Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicaciones Cristianas

Acerca Pastor David N. Zamora

Ministro Ordenado de las Asambleas de Dios, Pastor Principal de la Iglesia Misionera, A.D.,Inc., Tampa, Florida, EUA. Siendo muy joven comienza a servir al Señor en la Iglesia Evangélica Pentecostal de Cuba (Asambleas de Dios), de Las Tunas, donde se desempeña como maestro bíblico desde el año 1978. Su intensa y activa labor Pastoral en Cuba comienza en Enero de 1991. En abril de 1996 se gradúa de Bachiller en Teología y Biblia, por los Estudios Dirigidos de Superación Bíblica (EDISUB) de las Asambleas de Dios en Cuba. Obtiene su Licenciatura en Teología por medio del Instituto de Superación Ministerial de las Asambleas de Dios de América Latina (ISUM). El Pastor Zamora lleva 41 años de casado con su esposa Raquel González. De esta unión matrimonial nacieron dos hijos: Merlyn David y Otoniel Zamora, quienes se desempeñan activamente, como Ministros de Música y Predicadores del evangelio de Jesucristo. http://www.ministeriodavidzamora.com/Biografia.html

Revise también

Predicas Cristianas - El hombre vs. la gracia de Dios

La gracia visible en la iglesia

Predicas Cristianas Escritas.. Una cosa es hablar de la gracia de Dios y otra muy distinta es ver la gracia manifestada en la vida de otros. Lo primero puede..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *