Armas de guerra espiritual

2 Corintios 10:3-4 – Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.

A través de toda la Biblia, vemos la insistencia de Dios en decirnos que tenemos una batalla y al mismo tiempo en declarar sobre nosotros Su victoria, desafortunadamente, esta no es la experiencia de la mayoría de los seguidores de nuestro Señor Jesucristo, o sus discípulos, pues encontramos que se hallan en diversos conflictos, en situaciones difíciles y parece que no tuvieran esperanza, al mismo tiempo que luchan y batallan contra las adversidades y como que no encuentran la respuesta a sus inquietudes, problemas y dificultades.

Primero que todo, debemos ser conscientes que estamos en una batalla espiritual, es una guerra de confrontación contra las fuerzas del mal, contra un enemigo que si lo repelemos en nuestras fuerzas, es más fuerte que nosotros. El apóstol Pablo, quien tenía una revelación especial acerca de esta confrontación, empieza diciéndonos: «aunque andamos en la carne, no militamos según la carne».

Anuncios

La primera batalla que debemos librar es contra nosotros mismos, no podemos pretender ganar una batalla en territorio ajeno, si no hemos ganado la batalla contra nosotros mismos, los teólogos dicen que tenemos 3 enemigos: el mundo, el demonio y la carne, pero si ganamos la batalla a la carne, creo que los otros dos no tienen poder sobre nosotros; el mismo apóstol nos dice en Gálatas 5:17: «porque el deseo de la carne es contra el espíritu y el del espíritu es contra la carne y estos dos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.» Esto es guerra espiritual, conquistando nuestro propio territorio, que es nuestra vida, (léase pasiones, deseos, obras de la carne, etc), entonces estaremos preparados para presentar batalla contra las fuerzas del mal, no pretendamos conquistar otros territorios, sino hemos conquistado nuestro propio territorio. El señor Jesús dijo: si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz.

En segundo lugar, él dice: las armas no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. Hay por lo menos, 5 ó 6 armas espirituales que Dios nos ha dado para vencer, tal vez solo enumeremos algunas, pero veremos las más importantes:

El Espíritu Santo. Si podemos llamarle como tal, es el arma más letal del cristiano, el Espíritu Santo nos ha sido dado para recibir poder «y recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo» (Hechos 1:8). El apóstol dice «poderosas en DIOS, para la destrucción de fortalezas» el poder que Dios nos otorga es para destruir las fortalezas del enemigo, llámense como se llamen, pero para esto necesitamos el poder de Dios y ese poder nos lo da el Espíritu Santo.

Acerca Central de Sermones

Central de Sermones; colección de predicas cristianas, mensajes cristianos, estudios biblicos, y bosquejos biblicos.

También Revise

Predicas Cristianas | La acción del hijo pródigo

La acción del hijo pródigo

Predicas Cristianas. Esta historia del hijo pródigo no se limita a una parábola de Jesús a quienes le escuchaban, es una historia que se repite en cada..

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.