Inicio / Predicas Cristianas / En la gloria de Dios

En la gloria de Dios

Predicas Cristianas

Se han preguntado alguna vez por qué le cantamos al Señor, por qué leemos su Palabra, por qué vamos a la iglesia a escuchar la predicación y a orar por otros y les hablamos a otros acerca de Cristo?, la respuesta debería ser: Para glorificar a Dios, ya que en 1 Pedro 4:10-11 dice:

Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios. Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén”, y si predico por cualquier otra motivación que no sea la de llevar gloria a Dios, no tengo derecho a predicar.

Lo que hagamos, nuestro servicio debe ser motivado por el deseo de darle gloria a Dios, aun “si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios1 Corintios 10:31; tenemos un mandamiento de ir y predicar el evangelio para mostrar la salvación de Dios a toda criatura, pero nunca haremos la obra que Dios desea hasta que nuestros corazones sean motivados por la pasión de glorificar a Dios.

Anuncios

Leamos la palabra de Dios en Éxodo 16:7-10Y a la mañana veréis la gloria de Jehová; porque él ha oído vuestras murmuraciones contra Jehová; porque nosotros, ¿qué somos, para que vosotros murmuréis contra nosotros? Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová ha oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros, ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová. Y dijo Moisés a Aarón: Di a toda la congregación de los hijos de Israel: Acercaos a la presencia de Jehová, porque él ha oído vuestras murmuraciones. Y hablando Aarón a toda la congregación de los hijos de Israel, miraron hacia el desierto, y he aquí la gloria de Jehová apareció en la nube”.

La Biblia, hablando de la gloria de Dios más de cuatrocientas veces demuestra que Su gloria es un tema importante en la Palabra de Dios y es lo que entrelaza todo el texto, a lo que el apóstol Pablo concluye diciendo: “33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! 34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero?…… 36 Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. AménRomanos 11:33-34, 36.

Y aunque el impío se enfurece, se imagina cosas vanas, y el hombre trata de romper las cadenas de Dios para proclamarse independiente de quien lo hizo, Dios no es solo el Creador, sino que también es el Sustentador del hombre, pues a través de Jesucristo, “el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poderHebreos 1:3.

Cuando predicamos el mensaje de la salvación, estamos declarando la gloria de Dios, “pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios 2 Corintios 4:3-4. Es decir que predicamos la gloria de nuestro Señor Jesucristo, y Dios revela su persona en la gloria de su Hijo, quien fue al Calvario llevando la carga de nuestro pecado, para proveer un Salvador para la humanidad y luz a los ojos entenebrecidos por el pecado pues Él es el resplandor de la gloria de Dios.

Anuncios

Es así que el propósito del hombre es glorificar a Dios y regocijarse en Él para siempre, de eso es de lo que se trata la vida, pero… ¿Cómo hace una persona para glorificar a Dios?, bueno, glorificar a Dios es el resultado final de la vida cristiana, es haber alcanzado la madurez espiritual para lo cual es necesario concentrar y enfocar nuestra vida en Dios hasta que estamos sumergidos en Su majestad y Su gloria.

Por ejemplo, la confesión del pecado glorifica a Dios pues Dios nunca tiene la culpa cuando pecamos, confesar significa estar de acuerdo con Dios que el pecado es nuestra culpa y esto glorifica a Dios, mientras que aquellos que tratan de evadir la responsabilidad de su pecado cometen un grave pecado contra la gloria de Dios.

También glorificamos a Dios con nuestros frutos y siendo obedientes a lo que nos manda pues Jesús dijo: “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulosJuan 15:8, y glorificamos a Dios porque en nuestro testimonio el mundo puede ver los resultados de una vida vivida en la gloria de Dios y llena del Espíritu andando “como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios; fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia de su gloria, para toda paciencia y longanimidadColosenses 1:10-11.

Vivir la gloria de Dios es también vivir en la alabanza, pues “Yo Jehová; este es mi nombre; y a otro no daré mi gloria, ni mi alabanza a esculturas. He aquí se cumplieron las cosas primeras, y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré notorias. Cantad a Jehová un nuevo cántico, su alabanza desde el fin de la tierraIsaías 42:8-10

Dios nos hizo y sólo él es digno de nuestra alabanza; de manera que la peor cosa que podemos hacer es estar en la obra del Señor para alabarnos a nosotros mismos ya que nuestro servicio debe ser motivado por la pasión de alabar al glorioso Dios.

Anuncios

Como también vivimos la Gloria de Dios cuando cumplimos fielmente con sus mandamientos y estatutos, por eso, “traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Y todas las naciones os dirán bienaventuradosMalaquías 3:10-12, porque el dar glorifica a Dios, “dad a Jehová la honra debida a su nombre; Traed ofrendas, y venid a sus atrios. Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; Temed delante de élSalmos 96:8.

Muchas veces los cristianos buscan un toque de Dios porque no han entendido que Dios tiene algo mejor para ellos, la provisión para que vivamos en Su Gloria y ser una fuente del toque de Dios y para esto debemos cambiar nuestra mentalidad religiosa pues el Espíritu Santo no puede habitar en medio de conceptos errados y contrarios a la verdad.

Por otra parte, el enemigo trata de hacer sentir a los cristianos que no está en condiciones de vivir en lo sobrenatural, pero satanás es ladrón y mentiroso, por lo que la realidad es que vivir en lo sobrenatural debe ser parte normal de nuestras vidas ya que son manifestaciones de la Gloria de Dios, y mientras habitemos en la gloria del Señor seremos “nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor2 Corintios 3:18, y nos presenta “sin mancha delante de su gloria con gran alegríaJudas 1:24.

Pensemos que muchos avivamientos se apagaron por un espíritu religioso, vasos honrosos y la gloria de Dios que fluye, después de un tiempo comienzan a ver cómo la gente responde al Espíritu, y si no lo hacen como piensan que debe ser, bajan los brazos y algunos hasta abandonan el Señor.

Nuestra responsabilidad es hacer lo que Él nos llamó a hacer, decir lo que nos llamó a decir, e ir donde nos llamó a ir, y haciendo esto mantendremos nuestro gozo ya que no podemos cambiar a nadie ni que hagan lo que no quieren hacer.

Sólo necesitamos rendirnos al Espíritu, y cuando cae la unción sobre nosotros debemos recordar que no somos nosotros, es la unción que viene del Cielo ya que los pensamientos afectan el mover del Espíritu y por eso viene y va afectando a la gente que se gozó con ese mover del Espíritu Santo y la presencia de la Gloria Señor.

Cuando vivimos para glorificar a Dios, Él responde dándonos gozo, pero el gozo no necesariamente siempre hace que la tristeza, el dolor y el fracaso se alejen, sino que permite que los cristianos puedan experimentar el gozo sobrenatural, incluso en medio de esas situaciones, de manera que el pecado, o la incredulidad, es la única cosa que puede robar el gozo de los cristianos; de manera que cuando el gozo comienza a desaparecer debemos ponernos de rodillas y confesar el pecado de nuestras vidas, y con David orar diciendo: “Vuélveme el gozo de tu salvación, Y espíritu noble me sustenteSalmo 51:12, y al sometemos nuevamente al Espíritu Santo el gozo vuelve.

© Luis Coria. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicaciones Cristianas

Acerca Luis Coria

Mi nombre es Luis Alberto Coria, estoy casado con Nora Griselda Correa y tenemos cuatro hijos; llegué a los pies de Cristo en el año 1996.

Revise también

Predicas Cristianas.. El Dios que cuenta tus cabellos

El Dios que cuenta tus cabellos

Predicas Cristianas.. Uno de los pasajes donde vemos a Jesús fungiendo como el gran Consolador antes que llegara el Espíritu Santo. La vida está llena de muchos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *