Inicio / Predicas Cristianas / La medida de todas las cosas

La medida de todas las cosas

“Entonces me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate, y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él.”  (Apocalipsis 11:1)    

  Introducción

Según Pitágoras con su visión humanista del mundo dice que el hombre es la medida de todas las cosas,  porque es el único animal que hace juicios a cerca de lo bueno lo malo, lo bonito, lo feo, lo justo e injusto etc. No comparto esta visión. El Creador del universo diseño y puso medidas a todas las cosas aún antes de que el hombre apareciera en el Edén. (Jeremías 10:23) Conozco, oh Jehová, que el hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos.

Anuncios

Medir es establecer las dimensiones, magnitud tamaño o intensidad de algo o alguien con respecto a una unidad preestablecida.

La necesidad de las medidas.  El hombre reconoce la necesidad de la métrica en todos los ámbitos de la vida, sin embargo, cuando se trata del ámbito espiritual fracasa diametralmente en reconocer esta necesidad. Las refacciones automotrices deben tener una precisión milimétrica, más aún micrométrica. Sin esta exactitud en las medidas los esfuerzos del mecánico para reparar nuestro auto serían por  lo general inútiles. Hace unos días compre un tapón para el fregadero de mi cocina y al probarlo grande fue mi frustración al ver que el tapón no retenía el agua del fregadero porque el diámetro del tapón era solamente un milímetro más grande, lo cual le impedía tener el ajuste necesario para llegar hasta el fondo del orificio. Si yo le pregunto a usted,” hermano, ¿Cuánto mide de alto y largo la puerta de su recamara? Usted tal vez diga: 1.90 por .60 metros.” Pero otro tal vez diga:”1.85 m. por .65 m.”

La medición precisa acaba con toda ambigüedad. La forma más sencilla de acabar con imprecisiones y dudas es midiendo la puerta con una cinta métrica. La Palabra de Nuestro Señor es el canon o regla que debe medir todas nuestras acciones y pensamientos. Cuando hablamos de medidas podemos referirnos a diversas clases de medición, a saber: Peso, Volumen, Longitud, Área y Tiempo..

En cuestiones espirituales es también indispensable establecer una medición exacta para de este modo acabar con las interpretaciones humanas. La ignorancia de contar con una medida espiritual (el canon de las Sagradas Escrituras) ha provocado la confusión y proliferación babilónica de diversos grupos religiosos.

Anuncios

El Creador es un Dios de medidas

Por toda la Palabra de Dios vemos que el Creador habla de las medidas del, arca de Noé, el tabernáculo, el templo, etc.

Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura. Una ventana harás al arca, y la acabarás a un codo de elevación por la parte de arriba; y pondrás la puerta del arca a su lado; y le harás piso bajo, segundo y tercero.(Génesis 6:14-16)

¿Por qué trescientos codos y no doscientos? El Creador sabía perfectamente la longitud necesaria para albergar a los animales y también sabía cuántos pisos se requerirían. Cuatrocientos codos serían demasiado peso para que el arca tuviera la estabilidad apropiada. Entonces vemos que Yahweh es un ser de medidas y pesos. Él fue quien precisó el tipo de madera del arca, esto nos muestra que él sabía perfectamente la densidad necesaria de los materiales para que el arca fuera perfecta para el propósito que se le daría.

Las medidas del Creador revelan la honestidad y veracidad de los individuos

Anuncios

Cuando era un niño me gustaba ir a comprar las tortillas porque era la oportunidad para probar un par de tortillas con una deliciosa salsa que se ponía al alcance de los clientes de forma gratuita. Sin embargo no deje de notar lo que algunos han dado en llamar los “kilos de novecientos gramos”. Ahora me explico:, cuando la báscula donde se pesaban las tortillas al llegar a los 900 gramos el que las pesaba golpeaba levemente las tortillas poniendo la última tortilla de este modo la báscula se elevaba artificialmente hasta alcanzar el kilo de tortillas, en este momento el vendedor toma con rapidez los 900 gramos tortillas y cobraba el kilo completo.

Veamos otro ejemplo de la vida real: En las gasolineras de mi localidad algunas ofrecen la prueba de la probeta que consiste en vaciar en una probeta de un litro la cantidad de un litro de gasolina a la vista del cliente puede está seguro de que se le dan litros de 1000 mililitros y no de menos.

Los ejemplos ante expuestos ponen de manifiesto la deshonestidad y falta de honradez de algunas personas. Por esta razón nuestro Hacedor dice:

El peso falso es abominación a Jehová; Mas la pesa cabal le agrada. (Proverbios 11:1)

Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los espíritus. (Proverbios 16:2)

Las medidas también proveen de  conocimientos

Por la falta de conocimiento escritural muchos neófitos en la Biblia dicen que los patriarcas no vivían tanto como la Biblia dice. Según ellos los años registrados en el génesis eran mucho más pequeños. Pero nada podía estar más lejos de la verdad. El Génesis se nos dice que en el tiempo de Noé los meses eran meses lunares y que eran doce y por tanto equivalentes a los años actuales. Gracias a que nuestro Hacedor sabemos esto, porque Él lo registró en el Génesis.

Algunos por su ignorancia escritural dicen que los gigantes tales como Goliat y algunos filisteos no eran realmente gigantes sino hombres muy altos tal como un jugador profesional de basquetbol. La Escritura es clara.

Salió entonces del campamento de los filisteos un paladín, el cual se llamaba Goliat, de Gat, y tenía de altura seis codos y un palmo. (1 Samuel 17:4)

Las medidas también nos ayudan a distribuir y equilibrar desavenencias.

El Altísimo mandó a su pueblo que tomara del pan  del cielo por medida un gomer por persona cada día. Esto nos revela que diariamente debemos de alimentarnos materialmente, semejantemente debemos alimentarnos diariamente. En el siguiente texto encontramos dos medidas: una de volúmenes, el gomer y otra de tiempo: cada día.

Esto es lo que Jehová ha mandado: Recoged de él cada uno según lo que pudiere comer; un gomer por cabeza, conforme al número de vuestras personas, tomaréis cada uno para los que están en su tienda. Y los hijos de Israel lo hicieron así; y recogieron unos más, otros menos; y lo medían por gomer, y no sobró al que había recogido mucho, ni faltó al que había recogido poco; cada uno recogió conforme a lo que había de comer. (Éxodo 16:16-18)

Las medidas también nos hablan de las limitaciones.

La palabra del Señor, es la medida que pone límites lo que hacemos o creemos. El Apóstol Pablo exhortó a los corintios a no ir más allá de la medida escritural.

Pero esto, hermanos, lo he presentado como ejemplo en mí y en Apolos por amor de vosotros, para que en nosotros aprendáis a no pensar más de lo que está escrito, no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros.  (1 Corintios 4:6)

Acerca Pablo Ortega

Revise también

Predicas Cristianas.. Un corazón transformado por Dios

Un corazón transformado por Dios

Predicas Cristianas Escritas.. Hoy se festeja el día del padre, por lo tanto hoy en este mensaje estaremos hablando del hombre, siervo y sacerdote de Dios..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *