Inicio / Predicas Cristianas / Amando hasta el final

Amando hasta el final

Predicas Cristianas

Juan 13:1-14

INTRODUCCIÓN:

Anuncios


A Juan se le conoce en el Nuevo Testamento como el discípulo del amor. Esto nos hace pensar que quien siempre tuvo un mal carácter de los discípulos fue Pedro. Sin embargo, Jesús tuvo que moldear el carácter de Juan para usarlo. Vea esto, Jesús llamó a Juan y a Jacobo, Boanerges, que significa: “los hijos del trueno” (Marcos 3:17). ¿Por qué esa manera de llamarlos?

En una ocasión ellos vieron a algunos que estaban echando fuera demonios, pero que no seguían a Jesús. A esto el Señor le exhortó, diciendo: “No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí” (Marcos 9:38-41). En otra ocasión vinieron Jesús y le dijeron que les hiciera el favor de sentarlos uno a la derecha y otro a la izquierda cuando él reinara (Marcos 10:35-37).

Jesús reprendió esa actitud, diciendo: “No sabéis lo que pedís… el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado…”. Y el otro incidente tuvo que ver cuando Jesús iba a Jerusalén para ser sacrificado y mandó a una aldea de los samaritanos para hacerle los preparativos, y por cuanto ellos no le recibieron, Juan y Jacobo le dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma? (Lucas 9:51-56).

La reprimenda de Jesús no se hizo esperar: “Vosotros no sabéis de qué espíritu sois…”. Ahora vemos a Juan narrando esta experiencia, por cuanto él fue un testigo muy cercano. Escribir: …como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin, son palabras que reflejan la grandeza del amor que persevera y que logra quebrantar toda clase de carácter.

Ver a Jesús de rodillas lavándole los pies a todos ellos tuvo que quebrantar su corazón. Hay un amor que es hasta el final, contrario a muchos amores terrenales que no llegan a la esquina. ¿Cuál es esa clase de amor hasta el final?

Anuncios


I. AMAR HASTA EL FINAL TIENE SU ORIGEN EN EL SACRIFICIO

1. El simbolismo de la pascua (vers. 1ª).

El pueblo de Israel celebraba la pascua recordando siempre el día cuando Dios les sacó con poder de Egipto, matando a todos los primogénitos. La señal de la sangre sobre el dintel de cada casa (Éxodo 12:7) era la manera como el ángel destructor pasaría y los que estaban dentro de la casa serían salvados. Pero esa señal era profética.

El día llegaría cuando Dios cumpliría el simbolismo de aquella noche y la sangre de su Hijo sería la señal más grande y completa, pues, así como la sangre en el dintel de las casas salvó al pueblo de Israel, ahora esa sangre derramada por amor nos salva a todos. El sacrificio del cordero y la sangre estaban directamente relacionados con la salvación de la gente.

Anuncios


En esto consistió el amor del cielo para nosotros. El amor sin límites de parte de Dios es que Jesucristo es el cordero de la pascua, sacrificado, inmolado y entregado por todos nosotros (Juan 3:16). Se nos dice que a la misma hora que el sacerdote soplaría el shofar (cuerno de cordero) a las 3:00 PM, anunciando el sacrificio del cordero, y donde la gente se pasaría para ver el sacrificio, a esa misma hora Jesús dijo: “Consumado es”.

2. La hora más oscura del cielo (vers. 1b).

Por supuesto que no es lo mismo cuando un padre envía a su hijo hacer algunos estudios de los cuales se gradúa con honores y regresa a ellos con su certifica, que el regreso de Jesús al Padre. Dios envió a su Hijo al mundo y ahora se plantea su regreso a su seno (vers. 3). Sin embargo, hay una hora de prueba que tiene que pasar.

Eso es lo que se conoce como la “la hora más oscura del cielo”; la hora cuando Dios y sus ángeles guardaron silencio. Pero esa hora de terribles padecimientos no impidieron que Jesús amara a “los suyos”, haciéndolo hasta el final.

El amor ilimitado de Dios ha pasado la prueba del más inenarrable sacrificio.

Para nosotros leer que la hora del Padre había llegado, pudiera verse como algo sencillo y natural, pero esa hora en el reloj del cielo ha sido la más decisiva de todas las que se conozcan en la tierra. Aquella hora fue la que marcó el Padre para redimir a esta humanidad inmerecida. Pero lo sorprendente de esto, mis hermanos, es que ese amor ilimitado de Jesús lo llevó a sufrir no solo una hora, de acuerdo con lo que aquí hablamos, sino que fueron seis horas que él duró colgado. En esto consistió su a amor ilimitado.

II. AMAR HASTA EL FINAL ENFRENTA EL DOLOR DE LA TRAICIÓN

1. Satanás trabaja también hasta el final (vers. 3).

Hay cosas que son sorprendentes de este pasaje. Hay preguntas que desafían nuestro entendimiento en esta historia. Por ejemplo, ¿cómo es que Satanás entró en el corazón de Judas quien anduvo tan cerca del Señor? ¿No se suponía que estaba salvado en esos tres años que estuvo con él? ¿No era Judas aquel de “quien mi pan comía” como dice la profecía del Salmo 41:9?

Anuncios


¿No era él el tesorero del grupo lo cual planteaba una gran confianza con su Señor? Bueno, este es uno de esos misterios bíblicos que al final será develado al ver la actitud del traidor. Judas Iscaoriote siguió a Jesús porque vio en él al hombre del nacionalismo; al judío defensor y conquistador político que los libraría del yugo romano. Pero ¿por qué Jesús lo amó hasta el final?

¿No sabía él que Judas lo iba a traicionar? Es acá donde este pasaje tiene su grandeza. Cuando Juan habló que Jesús había amado a los suyos, Judas estaba incluido en el paquete. Jesús no le disminuyó el amor a Judas. Es más, yo creo que Jesús tuvo por Judas un amor especial, porque si él fue quien creo el infierno para el diablo y sus ángeles, lo último que él deseaba era que Judas le hiciera compañía eterna a Satanás y sus demonios (Juan 17:12).

2. Jesús le lavó los pies a su traidor (vers. 5).

Hemos dicho que este es un pasaje extraordinario. Lo que Jesús hizo acá no tiene ningún similar hasta ahora. Considere la frase “los amó hasta el final”. En aquel lugar estaban los doce discípulos. Allí estaban Juan y Jacobo, los llamados “hijos del trueno”.

Allí también estaba Pedro, el impetuoso discípulo que reaccionara a este gesto de una manera muy propia de su temperamento sanguíneo. Pero, sobre todo, allí está Judas, el traidor, y Jesús también les levará a sus pies. ¿Cómo sería la mirada de Jesús en ese momento? ¿Cómo sería la mirada de Judas? Cuán solemne tuvo que ser aquella escena.

El Hijo eterno de Dios está de rodillas y está lavándole los pies al hombre que ya había planificado y negociado su entrega. Jesús va a decir más adelante que el resto de los discípulos ya estaban lavados, refiriéndose a sus pecados, pero fue enfático al decir que no todos, pues, aunque ahora le lava los pies a Judas, él nunca le conoció como su salvador y Señor.

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Mensajes Cristianos... La uncion

Busca la uncion

Predicas Cristianas. busca esa unción que desciende de cielo; mientras adoras deja que esta vez el llene el templo, tu templo, el templo donde el Espíritu Santo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *