Inicio / Predicas Cristianas / Amando hasta el final

Amando hasta el final

Bien pudo Jesús detener a Judas. ¿Dejaría usted hasta el final a un miembro de su equipo si sabe que lo va a traicionar? ¡No! Nosotros no lo haríamos. Sin embargo, Jesús no solo lo dejó hasta el final, sino que lo amó hasta el final. En esto consiste el real amor.

III. AMAR HASTA EL FINAL TIENE EL SELLO DEL SERVICIO

1. La toalla en lugar de la espada (vers. 4; Juan 18:10).

Esta historia nos revela un hecho asombroso: ver al creador y salvador arrodillado frente a doce hombres, todos ellos con sus debilidades y sus fracasos. Y si bien es cierto que muy pronto estaría entregando su vida por sus amigos, antes que eso llegue, Jesús se asegura en dejar para su eterno recuerdo y la consideración del futuro ministerio de cada uno de ellos, su más grande acto de humildad en lo que respecta al servicio. Y es que no hay amor verdadero sin una auténtica demostración de servicio.

En esta actitud de Jesús, tres de sus discípulos van a recibir las más grandes lecciones. Por un lado, está Juan y su hermano Jacobo con actitudes de prepotencia, egoísmo y hasta de querer estar por encima de sus compañeros. El otro fue Pedro mismo, quien tomará una espada para defender a Cristo, lo cual va a contrastar con lo que aquí él está haciendo.

La toalla de Jesús nos presenta un amor sin límites con la más hermosa figura que se conozca hasta ahora del servicio. El que dice que ama y no sirve, no sirve para amar. No hay amor sin servicio. El reino de Cristo no es de fuerza sino de amor y de servicio.

2. El orgullo frente a la humildad (vers. 5)

Hoy día la costumbre de lavar los pies nos parece extraña, pero no lo era la Palestina de Jesús. Las calles eran polvorientas y la gente usaba sandalias sin medias. Era pues un deber de cada anfitrión hacer este trabajo de lavarle los pies a los caminantes como prueba de su hospitalidad, pero también como una demostración de amor.

Sin embargo, no siempre era el dueño de la casa que hacía esto, sino un siervo o esclavo a quien le asignaban esa tarea. Veamos, pues, la escena con ese telón de fondo. Ahora es tiempo de ocuparnos de Pedro. Él sabía exactamente de esa costumbre. Al principio le pareció un bochorno que su Maestro se rebajara a la categoría de un siervo o esclavo para hacer esto, de manera que su reacción pareciera razonable.

Así que la actitud de Jesús y la reacción de Pedro nos muestran el contraste que existe entre el orgullo y la humildad. Es el más claro reflejo que los hombres prefieren la apariencia, que es la cara del orgullo, que el quitarse el manto, tomar una toalla y buscar un lebrillo para lavarle los pies a este reaccionario apóstol. Jesús nos da la lección de amor a través del servicio.

IV. AMAR HASTA EL FINAL DEJA EL MOLDE DEL EJEMPLO

1. “Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado…” (vers. 14)

La pregunta de Jesús “¿Sabéis lo que os he hecho? tuvo la intención de crear en los discípulos la imagen ser imitado por el ejemplo. Los maestros fariseos no eran modelos para imitar. De hecho Jesús los cuestió, diciendo: “Haced como ellos dicen, pero no como ellos hacen”.

No es fácil ser un modelo de vida para aquellos que están tan cercanos a nosotros. Jesús amó a los suyos hasta el final y para demostrar ese amor les dejó este ejemplo supremo. No sabemos si entre ellos se perpetuó la costumbre de lavarse los pies, pero lo que realmente Jesús pretendía era que ellos aprendieran la lección de la humildad.

Jesús no tenía que hacer esto, sus grandes títulos “Señor y Maestro” lo podían eximir de hacer lo que hizo, porque con esto Jesús estaba en un nivel más elevado que ellos. Sin embargo, él estaba formando a los hombres que transformarían al mundo y ellos deberían vivir para el sacrificio de servir y cuidar a los demás, y no vivir para ellos mismos. Que nadie busque su propio bien. Los hombres creerían en Jesús no tanto por lo que ellos dijeran, sino por la forma como vivían amando a los demás.

2. “Porque ejemplo os he dado…” (vers. 15).

Los discípulos son presentados en esta historia como siervos (vers. 16). Y la obediencia a lo que ve hacer al amo es su mayor demanda. Cuánto cuesta hoy entender estas palabras y este ejemplo de Jesús. Cuando Juan nos dice que Jesús “los amó hasta el final”, se colocó en todos los niveles como un ejemplo a seguir.

Más adelante Pedro escribiría unas palabras que seguramente le recordaron aquella noche cuando rehusaba dejarse lavar los pies del Señor, al decir: “Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas…” (1 Pedro 2:21). Cuánto hacen falta estas palabras en este tiempo. No somos siempre los mejores ejemplos.

Los padres luchamos para ser un modelo a nuestros hijos. Los esposos sabemos la importancia de dar un buen ejemplo, pero eso no siempre sucede. Hay hijos que no dan un buen ejemplo y muchas veces se debe al mal ejemplo que vieron en sus hogares. La manera de convertir nuestras vidas en un ejemplo permanente es amando sin límites a todos aquellos que toquemos “lavando sus pies”. No es cuanto hacemos, sino cuanto somos.

CONCLUSIÓN:

Un caballero que pensaba que el cristianismo no era más que una colección de problemas difíciles, dijo en cierta ocasión a un anciano ministro: -Es una declaración sumamente extraña: “a Jacob amé, mas a Esaú aborrecí”. -Muy extraña-replicó el ministro, pero dígame, ¿qué es lo que en ella le parece más extraño? –Oh- replicó -, eso de que aborreció a Esaú. -Vea usted- respondió el ministro-, cómo son las cosas, y cuán diferentemente estamos constituidos.

Lo que a mí me parece más extraño es que haya podido amar a Jacob. No hay misterio más glorioso que el del amor de Dios.”. Muchas veces el amor del hombre es como “metal que resuena, que hace ruido y nada más”.

Pero el amor sin límites, el amor de Cristo por nosotros, y el que debemos encarnar dice: “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser…” (1 Corintios 13:4-8). No siempre es así nuestro amor. ¿Amamos hasta el final?

© José R. Hernández. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas Escritas

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Mensajes Cristianos... La uncion

Busca la uncion

Predicas Cristianas. busca esa unción que desciende de cielo; mientras adoras deja que esta vez el llene el templo, tu templo, el templo donde el Espíritu Santo...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *