Inicio / Predicas Cristianas / El poder del testimonio

El poder del testimonio

Predicas Cristianas

1 Tesalonicenses 1:1-10

INTRODUCCIÓN:

Hace muchos años conversaban tres mujeres en el portal de una casa de cierta calle de Bedford, Inglaterra. Hablaban de Dios y de cómo él las había salvado por medio de nuestro Señor Jesucristo, de cómo gozaban ahora de dicha y paz, de cómo él contestaba sus oraciones y cuán maravilloso era su Señor. Tan embebecidas estaban en la plática contándose de Dios y de su Salvador, que no se dieron cuenta de que un hombre se aproximaba más y más hasta poder oír cuanto ellas estaban diciendo.

Anuncios


El vio que estas humildes mujeres poseían algo real y sublime que él no tenía, algo que nunca había sabido y experimentado. Jamás olvidó lo que había oído. Abandonó desde ese día sus antiguas compañías de gente impía y se dio a buscar el tesoro espiritual que aquellas sencillas señoras poseían.

Aquel hombre era Bunyan, que más tarde sería el autor de “El Peregrino” (1678), interesante alegoría de la vida cristiana. ¿Quiénes eran aquellas mujeres? Nadie sabe sus nombres. Simplemente eran mujeres cristianas que estaban dando testimonio, que estaban dejando brillar su luz ante el mundo (Ilustraciones Cristianas Web de Recursos).

El testimonio cristiano es un poder indetenible y es lo más fiable ante aquellos que no creen. Consideremos la naturaleza del poder de un testimonio cristiano teniendo como referencia a la iglesia de los tesalonicenses. Cuanto impacto produce el testimonio cristiano.

I. EL PODER DEL TESTIMONIO SE ORIGINA EN LO QUE OÍMOS

1. Un poder más allá de las palabras (vers. 5)

Anuncios


Estamos asistiendo un tiempo donde el evangelio que está recibiendo la gente es un “evangelio de palabras”, mas no de la Palabra. Pablo tenía mucho conocimiento que podía esgrimir para impresionar a los hermanos de Tesalónica. Eso lo hizo cuando estuvo en Atenas y los resultados no fueron muchos.

Cuando tuvo que hacerlo con los Corintios nos dice que lo hizo, no con excelencia de palabras, sino que estuvo con ellos con mucho temor y temblor. Ahora les dice a sus hermanos que el evangelio que ellos recibieron estuvo muy lejos de ser solo palabra de hombres. Creo que este es un aspecto que debe ser tocado más detenidamente.

En un articulo titulado: “¿Por qué es poco probable que la iglesia norteamericana experimente un avivamiento?” el autor dice en uno de sus puntos que algunas iglesias podían estar creciendo, pero sin el poder de Dios, y la razón es porque la mayoría del tiempo las iglesias no están dispuestas a pagar el precio. Las palabras de los hombres podían endulzar la mente, y el ego de las personas, pero eso no significa necesariamente que se está llegando al corazón. Esto es lo que Pablo dice en este texto.

2. Un poder que viene del cielo (vers. 5b).

Anuncios


¿Cuál es ese poder? Pablo les dice a sus hermanos que el evangelio que ellos recibieron fue “en poder, en el Espíritu Santo y en plena certidumbre…”. Es un poder de arriba, de Dios, a través del Espíritu Santo. El corazón que no es tocado por el Espíritu Santo puede producir decisiones, pero no conversiones. Cuando el texto dice en plena certidumbre se refiere a lo mismo.

Jesucristo había dicho que cuando llegara el otro Consolador convencería a la persona de pecado, de justicia y de juicio (Juan 16:8). “Certidumbre” es una palabra que determina la seguridad de nuestra salvación. Mientras que la incertidumbre es lo que genera temor, ansiedad e inseguridad, si somos o no salvos.

La palabra “certidumbre” fue la misma que usó Lucas para hablar del primer tratado, lo primero que escribió. Él dedica su libro a un tal Teófilo y le dice de las cosas “ciertísimas” que habían sucedido entre ellos. Así, pues, la experiencia de nuestra conversión que da origen a nuestro testimonio tiene que estar basado en la declaración de este texto. El evangelio que llegó a nosotros tiene que ir de las palabras de los hombres al poder del Espíritu Santo.

II. EL PODER DEL TESTIMONIO SE CONFIRMA POR LOS HECHOS

1. A través de la obra de la fe (vers. 3ª).

La fe de un creyente no puede ser pasiva, debe tener su obra. Esto fue lo que Pablo vio en aquella pujante y transformadora iglesia. El evangelio llegó a ellos en poder y la fe que habían depositado en Dios los llevó a obrar delante de los hombres.

Fue la obra de la fe la que hacía que la gente viera en ellos un cambio de corazón y a su vez aquel ejemplo de fe los llevaba a creer y a buscar lo que ellos habían encontrado. Y ciertamente que la fe nos da testimonio de lo que hablamos, pero la obra de la fe habla de una fe puesta en acción. Esto tiene que ver con ser hacedores de la palabra. Santiago nos ha dicho que la fe sin obras está muerte (Santiago 2:17). La fe debe tener su fruto, eso es su evidencia.

2. Por medio del trabajo de amor (vers. 3b).

Parecido a la fe, si el amor no va a la acción es solo un sentimiento. Los hermanos de Tesalónica habían experimentado un profundo amor entre ellos, y por sus padres espirituales, entre ellos el apóstol Pablo.

Anuncios


Su dedicación al Señor y la respuesta en obediencia hacia los que los formaron era notoria. Por esta razón fue que Pablo escribió de ellos este hermoso reconocimiento: “acordándonos sin cesar delante del Dios y Padre …”. Mis hermanos, el amor tiene que ser demostrado. Debe tener trabajo. Una señal distintiva de haber conocido a Cristo es la clase de amor que ahora tenemos. Esto tiene que ser nuestra carta de presentación. Si no se ve esto, no hay testimonio real.

3. En la constancia de la esperanza (vers. 3c)

Nos sorprende cómo Pablo encontró en los hermanos de Tesalónica lo que les falta a los hermanos de Corintios, a quienes escribió su célebre capítulo 13 sobre el amor verdadero. Esas tres joyas imperecederas: La fe, la esperanza y el amor, eran notorias en ellos. No solo tenían una fe llena de obras, un amor demostrado en el trabajo, sino que además tenían una constancia en la esperanza.

Me gusta esto que Pablo resalta acá. Con mucha frecuencia perdemos la esperanza de ver que sucedan las cosas que más anhelamos. La falta de constancia retrasa la obra del Señor. La falta de constancia en la esperanza nos hace creyentes fríos y sin entusiasmo. Que el modelo de estos hermanos nos cautive. Nuestro testimonio debe ser reflejado en la fe, la esperanza y el amor.

III. EL PODER DEL TESTIMONIO SE FORTALECE DEL EJEMPLO

1. Imitando a los que le alcanzaron (vers. 6).

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Estudios Biblicos - Sello del Espiritu Santo

Marca registrada

Predicas Cristianas - Un sello es un elemento que se utiliza para marcar un documento como propio. Esta expresión en la Biblia connota que somos Sello de Propiedad de Dios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *