Inicio / Predicas Cristianas / El poder del testimonio

El poder del testimonio

El testimonio de los hermanos de Tesalónica era el resultado de una imitación cercana a quienes se constituían sus padres espirituales. Todo discípulo imita a su maestro y esto es lo que vemos acá. Nada nos da más seguridad en el testimonio como el saber que hombres y mujeres pasaron por la experiencia del encuentro con el salvador y al predicárnoslo hemos comprobado la eficacia y la bendición de imitar el bueno ejemplo que produce el evangelio en el corazón del que lo recibe.

Pero, si bien es cierto que Pablo habla primero que ellos habían imitado a él y sus compañeros, lo más importante es que ellos habían imitado al Señor. El creyente que sigue un proceso de madurez va descubriendo que aun sus maestros tienen fallas, pero que su Señor será su modelo por excelencia. Y los hermanos de Tesalónica habían formado su testimonio bajo el fragor de las pruebas y las dificultades.

Pablo sabía de una gran tribulación que pasaron, pero fue en medio de eso que ellos recibieron la palabra y con gozo en el Espíritu. La experiencia de cómo recibimos al Señor marca nuestras vidas y con ello nuestro testimonio.

2. Siendo ejemplo para los demás (vers. 7).

Me gusta lo que dijo Spurgeon sobre los hermanos de Tesalónica y el cambio que dieron de tal manera que fueron ejemplos a otros. Esto dijo: “Todo el mundo preguntaba, “¿Qué le ha sucedido a estos Tesalonicenses? Estas personas han quebrado sus ídolos: adoran al único Dios; confían en Jesús. Ya no son borrachos, deshonestos, impuros, contenciosos”.

Ellos pasaron de ser imitadores de sus maestros a ser imitados por la gente donde vivían. El testimonio de ellos brillaba más allá de sus casas. Era un testimonio que era visto para todos los de Macedonia, y aun más allá, hasta los que vivían en Acaya, la provincia vecina.

Mis hermanos, no solo es la iglesia la que califica nuestro testimonio, es la gente donde nos movemos. Si tuviéramos que ser ejemplos para ellos, ¿cómo nos calificarían?

Los hermanos de Tesalónica fueron tan distinguidos por Pablo que cuando escribió a los corintios, señaló que los macedonios eran un ejemplo. Y ¿en qué consistió su ejemplo? En que siendo extremadamente pobres eso no les quitó el gozo de dar para ayudar los hermanos de Jerusalén (2 Corintios 8). Nuestro testimonio predica muy claro.

IV. EL PODER DEL TESTIMONIO IMPACTA A LOS DE AFUERA

1. Para la divulgación del evangelio (vers. 8)

Este texto revela que una iglesia modelo tiene como prioridad la evangelización del perdido. Observe la forma tan explícita como Pablo sigue hablando bien de esos hermanos de Tesalónica. ¿Por qué fue importante resaltar esto? Tesalónica era un puerto de mar, pero a su vez era una ciudad muy importante de Macedonia.

Esto ponía delante de la historia del cristianismo que, cualquier cosa que se hiciera en Tesalónica era muy seguro que se supiera en toda Macedonia y el resto de Grecia. Por lo tanto, fue necesario que esta iglesia llegara a ser modelo e inspiración a través de la obra de su fe, del trabajo de amor y de la constancia en la esperanza para impactar al mundo de su tiempo.

Cuando la gente llegaba allí, procedente de tantas partes, se encontraron con una iglesia dinámica y totalmente trabajadora. Todos hablan bien de lo que había pasado entre ellos. Hermanos, el testimonio de una iglesia se ve cuando ella está comprometida en divulgar solo palabra de Dios.

Que triste es cuando las iglesias divulgan todo menos la palabra de Dios. Que grandioso es oír esto: “Partiendo de vosotros…”. Somos nosotros los responsables.

2. Para que sean los demás que hablen de la conversión (vers. 9)

A Pablo le llevaron el buen “chisme” de lo que estaban diciendo otros de los hermanos de aquel lugar. Era tal el testimonio que ellos estaban dando que Pablo dijo anteriormente “de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada”. Esos hermanos eran cosa seria, hasta le habían quitado el trabajo a Pablo. ¿Y qué era lo que se decía de ellos?

Que se habían convertido de los ídolos a Dios. La más clara evidencia de la salvación es cuando vemos que alguien deja los ídolos (sean materiales o emocionales) y se rinden a Dios.

Mis hermanos, esto es lo que la gente necesita ver para que hablen bien de nosotros. Los frutos de la conversión tienen que ser el cambio en lo que éramos y en lo que somos ahora.

El fruto visible del testimonio de mi conversión es que tan pronto conozco a mi salvador, comienzo a servirle como mi Dios vivo y verdadero. Los ídolos son muertos y no son verdaderos.

Y la señal de esa conversión es la esperanza que tenemos acerca de la segunda venida de Cristo. Esto hace a nuestro testimonio creíble. Mi salvación me lleva a hablar de esta esperanza y del juicio que vendrá al mundo.

CONCLUSIÓN:

Uno de los textos hermosos de esta carta es el (vers. 4). No había dudas del testimonio de esta iglesia. Hay iglesias que se constituyen en modelo en su testimonio y esta es una ellas. Pablo no objetó en ningún momento la salvación de esta iglesia.

La llama “hermanos” para ponerse igual que ellos, y para que sepan que todos tienen un solo Dios, el Dios vivo y el verdadero. Pero también los llama “amados de Dios”. Pablo los amaba mucho, pero nada iguala el amor de Dios como padre.

Y, además, Pablo dice que ellos fueron elegidos. La prueba del amor de Dios para aquellos a quienes llama sus hijos es la elección que Dios ha hecho. Cuando todo esto lo ponemos junto se convierte en el gran testimonio que damos al mundo.

Son estas características lo que hace que nuestro testimonio sea efectivo, creíble. Los hombres creerán en Dios en la medida que vean que algo distinto ocurrió en nosotros. ¿Qué tanto impacto está produciendo nuestro testimonio en los demás?

© Julio Ruiz. Todos los derechos reservados.

Central de Sermones… Predicas Cristianas Escritas

Acerca Julio Ruiz

Pastor en Virginia en los Estados Unidos, con 42 años de experiencia de los cuales 22 los dedicó en Venezuela, su país de origen. Otros 9 años los dedicó a pastorear en Vancouver, Canadá y los últimos 9 años en Columbia Baptist Church en su ministerio hispano, donde estuvo hasta agosto del (2015). A partir de octubre del mismo año (2015) comenzó una nueva obra que llegó a constituirse en iglesia el 22 de mayo de 2016 bajo el nombre de Iglesia Bautista Ambiente de Gracia en la ciudad de Burke, Virginia. El pastor Julio es Licenciado en Teología y ha estudiado algunas cursos para su maestría en Canadá. Además de haber sido presidente de la convención bautista venezolana en tres ocasiones, también fue profesor del seminario teológico bautista. El pastor Julio por espacio de unos 18 años publica sus sermones y artículos por estos medios. Es casado con Carmen Almera Ruiz y tiene tres hijas y una nieta: Laura, Oly, Sara e Isabella. Si usted quiere comunicarse con el pastor Julio, llámelo al (571) 251-6590.

Revise también

Predicas Cristianas - Conformados o transformados

Un corazón transformado

Las predicas cristianas y mensajes cristianos nos enseñan que un corazón transformado por la Palabra de Dios tiene gran poder para sanar y restaurar por medio..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *