Inicio / Predicas Cristianas / Llamados a… Predicacion

Llamados a… Predicacion

 Llamados a compartir nuestra fe

Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierraHechos 1:8

Quiero que recuerde que estamos dictando una serie de sermones titulada “Ser y hacer Discípulos”, ¿Quién es un discípulo de Cristo? En las semanas pasadas aprendimos que un discípulo de Cristo es uno que celebra la grandeza de Dios y guarda su Palabra. Hoy aprenderemos que un discípulo de Cristo es uno que comparte su fe. Quiero que note la secuencia encadenada; Un discípulo de Cristo glorifica a Dios y disfruta de él en la adoración como una parte integral de cada cosa que hace, al hacer esto quiere conocer más de Él y la única forma segura de conocer más de él es guardando su Palabra, al guardar su palabra y conocerlo más lo amará más y amándolo más querrá como consecuencia obedecerlo y esto incluye por supuesto darlo a conocer a otros.

Anuncios

Crecí en una familia cristiana y siempre me ha gustado en general ir a la iglesia, “pero no siempre me gozaba en ir ala iglesia por una sencilla razón, ya sabía lo que el Pastor iba a decir en su predicación; es decir, sabía en resumen, no sabía exactamente que pasaje iba a leer ó que tema. Pero si sabía que en e fondo el pastor de una forma u de otra iba a decir: “Esaú, pórtate bien”. Esas no eran buenas noticias. El Evangelio son buenas noticias, pero “Esaú pórtate bien” para mí no eran buenas noticias por dos razones: la primera es que siempre me gustaba portarme bien. Cuando escuchaba “Esaú pórtate bien” no era buenas noticias para mí. En segundo lugar, a medida que iba entendiendo la Palabra de Dios supe que el resumen de la ley es: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu mente, con todas tus fuerzas, con todo tu ser. Amar a Dios como el se merece ser amado y amar a todos tus prójimos como a ti mismo, ¿Esas son buenas noticias?

Para mí no lo eran, a mi me sonaba un poco como a que el pastor quería decirme: Esaú no solamente pórtate bien sino que decía se perfecto. Salía con la cabeza agachada y decía: es imposible ser perfecto. Por mucho que lo intente, por mucho que me esforcé, yo no voy a poder amar a Dios como Él se merece, ni como él me lo pide. Entendí que eso es solo un resumen. Es realmente lo mínimo, lo más mínimo de lo que la ley me pedía. El Evangelio por otro lado es muy diferente a “Esaú pórtate bien” es lo opuesto ” y no quiero que me mal entienda no estoy diciendo que el Evangelio es “Esaú pórtate mal”

“El mensaje del Evangelio es que Dios me acepta tal cual soy y me transforma. El Evangelio no es que tengo que esforzarme para agradar a Dios, que tengo que esforzarme para obedecer a Dios, porque la reacción de Dios depende de lo que haga ” El Evangelio no es algo que depende de lo que usted y yo podemos hacer, decir ó ganar.

“Cristo en la cruz declaro “consumado es” que significa completo, pagado por completo, ya no se debe nada. Cristo ahí en la cruz compro nuestra Redención, consumo de tal manera nuestra redención que nosotros la recibimos por fe como un regalo.. Nosotros no podríamos amar a Dios lo suficiente si dependiera su amor ” de lo que nosotros le amamos, gracias a Dios no depende de nosotros, sino de su propia naturaleza que es amor. Cristo consumo la Rendición y la ofrece en gracia y amor a todos nosotros. Es Evangelio no es sólo recibir este regalo de vida, sino vivir esta vida en su gracia, tratando a los demás con la compasión que Cristo tiene por nosotros, sin juzgar, amando a los demás no por nuestros esfuerzos, sino en Cristo, sobrellevando las cargas los unos por los otros, no es una forma altruista, sino en el poder de Cristo. Esto es lo que trata Lucas de explicar a los lectores cuando esta hablando de la ascensión de Cristo. ¡La Redención ha sido consumada! ¡La Gracia de Dios es ofrecida por los meritos de Cristo! y es nuestra labor compartir a aquellos por quienes Cristo murió.

Anuncios

Porque nuestro llamado a ser discípulo es a compartir a otros esta Gracia Redentora, nosotros debemos hacerlo no es nuestras fuerzas, sino en la Gracia de Cristo.

Compartir no en nuestras fuerzas es hacerlo bajo:

1. El Poder de Dios. Hechos 1:8 “Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra” Por favor subraye “recibirán poder”. Es de notar que la palabra poder es “dunamis” de la misma raíz de la palabra dinamita. Y aunque para esa época ya existía la dinamita como tal, no se esta diciendo que este poder es un poder “explosivo destructivo”. Tenemos que recordar que el uso de la palabra tiene sus raíces en el concepto poder en el A. T. Para los Salmos sólo Dios tiene la capacidad de ejercer autoridad y poder correctamente, este poder se manifiesta es su capacidad creadora y sustentadora de toda su obra. “Los antiguos nombres hebreos aplicados al Dios de Israel, tales como “el Fuerte de Jacob” (Génesis 49.24), “el Fuerte de Israel” (Isaías 1.24), “El Shadai” (Éxodo 6.3) y “Él” (Génesis 33.20), revelan un alto concepto del poder de Dios”. El Poder de Dios proviene de Él mismo y no radica en eventos ó manifestaciones espectaculares como a la mayoría de nosotros nos gustaría.

Pablo nos explica con más claridad en que consiste este PODER DE Dios. Romanos 1:16-17 “A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles. De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin,* tal como está escrito: El justo vivirá por la fe” Por favor circule EVANGELIO. Pablo afirma categóricamente que el Evangelio es PODER DE Dios, para salvación. ¿Por qué es evangelio? Pablo responde: “De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios”. Es Evangelio es sencillo y claro, note como lo explica el mismo Pablo al inicio de la carta a los Romanos 1:3-6 “Este evangelio habla de su Hijo, que según la naturaleza humana descendía de David, pero que según el Espíritu de santidad fue designado con poder Hijo de Dios* por la resurrección. Él es Jesucristo nuestro Señor. Por medio de él, y en honor a su nombre, recibimos el don apostólico para persuadir a todas las naciones que obedezcan a la fe. Entre ellas están incluidos también ustedes, a quienes Jesucristo ha llamado”

Así que cuando Jesús encomienda a sus discípulos el mandato de ir a las naciones, les explica que recibirán PODER. Quiero que recuerde que Jesús antes de su crucifixión explico a ellos la venida del Espíritu Santo y las funciones que este realizaría y una de ella era, Juan 14:26 “Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho”

Anuncios

La promesa de la unción de Espíritu Santo esta ligada poderosamente al Evangelio de la Gracia. La Palabra no es Palabra si el Espíritu Santo no la enseña y la recuerda. Sólo tiene que recordar que pasa al inicio de Hechos 2, estos hombres empiezan a “hablar en el idioma de otros”, no hablan incoherencia, no hablan lenguajes que nadie entiende, hablan y ellos entienden ¿Qué están entendiendo? El mensaje de poder, el EVANGELIO y este es PODER DE Dios.

Porque nuestro llamado a ser discípulo es a compartir a otros esta Gracia Redentora, nosotros debemos hacerlo no es nuestras fuerzas, sino en la Gracia de Cristo.

Compartir no en nuestras fuerzas es hacerlo como:

Acerca Esaú Reyes De La Cruz

Revise también

Predicas Cristianas... Más allá de lo que ves

Más allá de lo que ves

Predicas Cristianas.. ¿Qué sucede cuando vivimos las circunstancias desde nuestro espíritu? Mares se abren en dos para que pasemos intacto. Una columna de fuego..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *