Inicio / Predicas Cristianas / No hay victoria sin batalla

No hay victoria sin batalla

Predicas Cristianas

De las predicas cristianas y mensajes cristianos aprendemos que para que la vida cristiana vaya de victoria en victoria, y de gloria en gloria, es necesario que también vaya de prueba en prueba, o lo que sería decir lo mismo, debe ir de batalla en batalla.

Está claro que no hay victoria sin batalla, pues cada prueba, o batalla, que superamos se convierte en una gran victoria para nuestra carrera cristiana, es por eso que en las predicas cristianas y mensajes cristianos aprendemos que el apóstol Pablo dijo:

yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo JesúsFilipenses 3:13-14, donde el llamamiento supremo es a la vida eterna junto a Él.

Anuncios

Leamos la palabra de Dios en 2 Timoteo 4:1-8Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida”.

De las predicas cristianas y mensajes cristianos aprendemos que el apóstol nos recomienda armarnos para vencer en la lucha espiritual que tenemos, diciéndonos: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de DiosEfesios 6:11-17, pues de la única manera que saldremos victoriosos es ganando la batalla.

Y a través de las predicas cristianas y mensajes cristianos aprendemos que el Señor nos dice:

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundoJuan 16:33

Anuncios

Esa es nuestra esperanza y fortaleza, nuestro Dios es el vencedor, y es cierto que tendremos luchas, es cierto que tendremos batallas, es cierto que tendremos aflicciones, es cierto que tendremos pruebas, es cierto tendremos tentaciones, pero también es más cierto que tenemos el mejor armamento para lograr la victoria, tenemos el favor de Dios sobre nuestras vidas, pues:

en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amóRomanos 8:37.

De las predicas cristianas y mensajes cristianos aprendemos que lo importante que un cristiano debe tener claro es que debemos poner nuestra mirada en Jesús, el autor y consumador de la fe, pues Él ya ganó la victoria a favor nuestro, “porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe1 Juan 5:4

Hoy quiero darte gracias, Señor Todopoderoso por la vida que me has dado, y por la que le has dado a esta congregación, porque siempre has estado con nosotros protegiéndonos, y preparándonos para vencer nuestras batallas cuando tenemos que luchar contra nuestras adversidades y problemas.

A través de las predicas cristianas aprendemos que el Señor quiere que desarrollemos nuestra fe, logrando la victoria sobre toda circunstancia de la vida, armándonos con sus armas para no caer derrotado, y por eso le entregamos todos los problemas por los que estamos pasando, venciendo junto a Él toda adversidad que se haya levantado contra nosotros, pues si bien sabemos que tenemos un Dios que vence y salva, también debemos saber que debemos estar en la batalla.

Anuncios

Muchos niegan la existencia de pecados ocultos por las malas enseñanzas, pero el enemigo nos sorprende con su ingenio, y mientras esos muchos cierran los ojos a la realidad, se abren a pensamiento que encierran maldad, y sutilmente la perversidad va tomando fuerza en sus vidas, pero los cristianos debemos estar siempre alertas, teniendo claro que:

no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestesEfesios 6:12.

Es probable que sean conscientes de la necesidad de luchar contra la maldad, pero sienten que les falta algo, se sienten sin armas enfrentando una batalla, no se dan cuenta que lo que necesitan es más Jesucristo en su corazón, necesitan más comunión, más lectura de la Palabra, pues todo eso es lo que fortalece la fe y nos brinda la seguridad de que nuestro Dios es Todopoderoso.

Debemos entender que con oración y una comunión íntima con el Señor tenemos asegurada la victoria, porque estaremos llenos del poder de Dios, entonces:

someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazonesSantiago 4:7-8.

Acerca Jose Hernandez

Obispo José R. Hernández; educación cristiana: Maestría en Teología. El Obispo Hernández y su esposa nacieron en Cuba, y son ciudadanos de los Estados Unidos de América. El Obispo Hernández y su esposa conocieron a Jesucristo en el año 1994, se integraron a una iglesia cristiana, y fueron bautizados. En el año 1999 fundaron el ministerio El Nuevo Pacto e iniciaron la obra del Señor.

Revise también

Predicas Cristianas... Con compromiso

Con compromiso

Predicas Cristianas... Para crecer y desarrollarnos en la vida cristiana, y como congregación, necesitamos ser personas comprometidas y con la fe puesta en..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *